13.7.11

Cómo extraer esencias naturales.

Tenía yo la intención de hacer el jabón de la abuela, de toda la vida, y ya que... pues pretendía darle un toque personal con colores y aromas. Ya veremos porqué no pudo ser, y he tenido que dar otros usos a las esencias.

Quiero dejar claro que lo que vamos a hacer es "agua de...", es decir agua aromatizada con la hierba que usemos. Que hay que distinguirlo del aceite esencial, que no es.

Yo las uso como ambientador, bien relleno los frasquitos de los ambientadores de enchufe, o bien, cierro el frasco con un tapón de corcho, al que he hecho 3 agujeritos por los que introduzco varillas de madera, de las de pinchos de comida. Las varillas se impregnan y el aroma sale y se dispersa por evaporación. Esto último es más propio para el verano, y los de enchufe para el invierno.

A falta de un alambique con el se debería hacer el proceso, y buscando información en Google, encontré este vídeo* que me facilitó el trabajo. Ya veis que sencillo, vamos con ello.


MATERIALES:

- Hierba aromática de la que queramos extraer la esencia. Yo hice de hierbabuena, de menta y de romero (la más duradera).

- Agua.

- Una olla más bien grandota, depende de la cantidad que pretendamos, con su tapa.

- Un escurridor de alimentos metálico. Que entre bien en la olla, si se ajusta al borde superior mejor. Si no se ajusta necesitaremos un trípode, como el que trae la olla rápida para cocer al vapor (que se pone debajo del cestillo escurridor)

- Un bol o cuenco más pequeño, para poner en el centro del escurridor.

- Tijera o batidora para picar bien la hierba.

- Hielo. Que podemos preparar el día anterior poniendo un tupper/tartera o varios, con agua al congelador. Yo lo hago con los tetra-briks o con botellas de plástico. Les corto la parte de arriba y se convierten en mega-cubiteras estupendas.

- Unas gotas de aceite vegetal, o de alcohol, que usaremos como conservante.

- Una botella o bote de cristal oscuro. También podemos pintarlo o cubrirlo con papel de plata de cocina.


PROCESO:

1. Meter la tapa de la olla en el congelador.

2. Cortar las hierbas. Debemos tener en cuenta las proporciones, cortaremos tanta como aroma queramos extraer, es decir, a más hierba más aroma, que no más agua. Yo suelo cortar lo que ocupa un tercio de la olla, una vez picado.

3. Picar las hierbas dentro de la olla. Para hierbas finas como la hierbabuena o la menta, uso unas tijeras (asumiendo la consiguiente pérdida de aroma en el proceso, que es poca) y después añado el agua. Pero para el Romero y otras de tallo más leñoso, utilizo una batidora vieja que tengo para estos menesteres y las trituro ya dentro del agua. Así, no hay apenas pérdida de aroma.

4. Añadir el agua, si no lo hicimos antes. Hay que tener en cuenta dos detalles: Uno es que vamos a extraer, aproximadamente un tercio del agua que pongamos; y la otra es que a mayor concentración de hierba, más aromática será nuestra esencia. Yo suelo poner 3 ó 4 veces la cantidad que quiero extraer. La medida la tomo con la misma botella donde luego guardaré la esencia.

5. Introducir en la olla (con la mezcla en el fondo), el trípode si es necesario, el cestillo escurridor, y colocar el bol en el centro del cestillo. Sacar la tapa del congelador y tapar la olla, CON LA TAPA AL REVÉS, es decir, el agarrador de fuera, quedará adentro, justo sobre el bol.



5. Poner al fuego fuerte y bajarlo al mínimo cuando empiece a hervir. Lo suyo es dejarlo a hervor suave sudante el tiempo necesario (que dependerá de las cantidades que hayamos puesto, de la fuente de calor y de la propia olla. En el momento que empieza a hervir, llenaremos la tapa de hielos, para facilitar la condensación del vapor.

Lo que está sucediendo en este momento es que las esencias de la hierba son vehiculizadas hacia arriba por el vapor de agua. Se encuentran con la tapa helada, el vapor se condensa y, dado el formato de la propia tapa, escurre hacia el centro, cayendo dentro del bol las partículas de aroma concentradas en las gotitas de agua.

6. Cuando el bol está lleno se saca, vertiendo su contenido, en caliente, en el bote de cristal, con un embudo.

Yo repito esto hasta que se ha consumido todo el agua del fondo de la olla. He llegado a sacar tres botellitas de esencia, pero eso dependerá de las cantidades de hierbas y agua que hayamos puesto.

7. Añadir a la esencia del bote unas gotas de aceite vegetal (sin aroma) o de alcohol para prolongar su conservación. Yo prefiero el aceite. Y cerrar bien.

8. Arropar el/los tarros bien, en caliente, con una manta, para hacer el vacío. Yo los dejo unas horas.

9. Tapar la botellita con papel de plata, si es de vidrio trasparente, etiquetar y guardar en un lugar oscuro y fresco. Armario/despensa de la cocina (lejos de fuentes de calor) puede valer.




*El título del vídeo es incorrecto, ya que lo que se extrae NO es el aceite esencial, sino agua aromatizada, la esencia, pero no el aceite.

7 comentarios:

  1. Lo tuyo Yola es para un programa de TV

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, Paco, hay que rellenar los tiempos de quietud viajera de otras inquietudes ;)

    ResponderEliminar
  3. carolina3/9/11 20:53

    muy bueno te ayuda

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carolina. Me alegro ;)

    ResponderEliminar
  5. Es un método muyyy ingenioso. Te felicito!!

    ResponderEliminar
  6. no entiendo a que te refieres con un tripode.

    y si esparzo esto en un espacio cuanto pude durar el olor.....

    gracias

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/3/13 19:40

    Si te has quedado con las ganas de hacer esencias de verdad, existe una manera casera de hacerse un alambique (http://chilenos-libres-del-fluor.globered.com/categoria.asp?idcat=102), pero necesitaras mucho material vegetal para conseguir tan solo 5 ml de aceite esencial y te recomiendo que el agua no esté en contacto con el material (metiéndolo en una cesta como la que utilizas para el bol).
    Sigue con tus inquietudes y suerte!
    Manuel.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos