20.4.11

Las torrijas de mamá.

En realidad las torrijas llegaron a mi casa de la mano de mi amiguita "Susana, la de la plazoleta" (había dos Susanas). A la tierna edad de 11 añitos, en unas vacaciones del cole, me pasé el día en casa de Susana haciendo torrijas, que su madre le había encargado. Si, los niños de antes nos quedábamos solos en casa y además hacíamos el postre (y la compra).

Yo no conocía semejante manjar. A mi casa sólo llegaban las rosquillas y los buñuelos de la abuela por Semana Santa, o ese es el recuerdo que tengo. Debe ser que en el Albacete de antaño (procedencia de mi familia materna) no había tanta tradición torrijera cómo rosquillera.

El caso es que aprendí a hacerlas y me llevé la receta a casa. Gustó y, durante años, mamá y yo hacíamos las torrijas para tiempo de cuaresma. Hasta que la tontuna de la pubertad me apartó de los fogones y casi de la vida familiar. Tiempo durante el cual mamá se encargó de modificar la receta a su antojo. Ahora ya hemos recuperado la tradición de hacerlas juntas.

Con el tiempo he ido comprobando el arraigo y extensión de este delicioso postre por todo el territorio español, y me dio por "investigar". Aunque como todas mis pseudo-investigaciones, el resultado es confuso. Pero claro, tratándose de tan básicos ingredientes; pan, leche y miel, es fácil encontrarle múltiples cunas.

Algunos recogen la semilla de los romanos, y su antigua tradición del "panis cum lacte" (pan empapado en leche y horneado) que germinaría en sus asentamientos salmantinos.

Otros en cambio, le atribuye un origen andalusí, atendiendo a un dulce llamado "zalabiyya", que era un bizcocho, que una vez asentado se freía en aceite y se rociaba con miel. Aunque también se hace referencia a un posible origen mudéjar, atendiendo a los llamados "buñuelos de agua miel", dulce moruno que llevaría básicamente los mismos ingredientes que nuestras afamadas torrijas.

2-1 Ganan moros contra romanos. Pero yo, desde que me enteré que la paella es descendiente directo de un plato musulmán (lo siento valencianos, pero es lo que hay), me declino más por la cuna moruna, raíz indudable de nuestra renombrada dieta mediterránea. Aunque por épocas, me parecen orígenes perfectamente compatibles, ya que los moros pudieron aprender de los romanos.

Independientemente, y ya más avanzaditos en la historia, algunos ubican su origen en la imaginación de las monjas del siglo XV, para dar salida al pan duro sobrante de los días de cuaresma que, al no consumir carnes, se producía un excedente estupendo de pan. Así "idearon" unos dulces baratos y sumamente saciantes, para aliviar el déficit proteínico del ayuno cárnico.

Y cuentan la malas lenguas que las torrijas se relacionan directamente con la Semana Santa porque vienen a representar la vida, muerte y resurrección de Jesús -toma ya!!-. "Según el culto católico, el pan representa el cuerpo de Cristo que muere en este tiempo, de la misma manera que el pan duro que utilizamos es pan muerto. La leche y los huevos serían los baños necesarios para que el cuerpo resucite. La fritura, revela el sufrimiento del Señor y la torrija representa la resurrección del pan muerto, convirtiéndose en un postre glorioso." Ahí queda eso. Mi conclusión es que al "pobre" Jesús nos lo merendamos en cualquier formato.

Y por si todo esto fuese poco, es tan dilatada la historia torrijil que los amigos de convertir tradición en rutina, y detractores de ésta última, se han afanado desde siempre en "innovar" ideando nuevas formas, texturas y sabores a un plato ya de por sí exquisito. Así encontramos bien asentadas variables, a parte de la clásica de azucar, cómo: torrijas con miel, con vino (algunos las llaman "obispos") y un largo etc. que no tardando mucho, si es que no existe ya, derivará en "deconstrucción de torrija", "confit de pan marinado en jugo vacuno" o "magma de trigo, embebido en leche, al aroma de azahar". Que digo yo, si algo es bueno ¿por qué cambiarlo? En definitiva, cada uno que las haga y llame como quiera, para mi, la torrija siempre será torrija y es una exquisitez que cumple las 3B (Bueno, Bonito y Barato). No encuentro motivo alguno para darle más vueltas.

Y ahora si, sin más dilación, vamos con la receta que hacemos en casa, previa ADVERTENCIA: Hacemos torrijas para Dios y María Santísima, unas 70, de modo que, si piensas seguir la receta para pocos, tendrás que dividir las cantidades.

Y ADVERTENCIA 2: Lo ideal es empezar a prepararlas DOS días antes de su consumo, luego veremos el por qué.

INGREDIENTES:

- 5 barras de pan. Nosotras ya usamos las especiales de torrija, por aquello de que la corteza es más fina, y vienen con el corte preparado para sacar unas 12-14 por barra. Pero en principio ya has leído, el pan duro sobrante de días anteriores.
- 4 naranjas hermosas.
- 2 limones, también hermosos.
- 4 ramitas de canela.
- 1/2 litro de leche condensada. Esto es para el truco del almendruco, jeje.
- 9 litros de leche, al gusto, pero mejor si es entera.
- 2 docenas de huevos.
- 4 litros de aceite de oliva.
- 2 kg. de azucar.
- 1 tarro de canela en polvo. De los pequeños de especias.

ELABORACIÓN:

1. La noche anterior ponemos, en medio litro de agua, la ralladura de piel de las 4 naranjas, la ralladura de los 2 limones y las 4 ramitas de canela. Lo ponemos en agua porque es mejor "vehículo", es decir, absorbe mejor las sustancias. Lo dejamos macerar toda la noche, para evitar someter la leche a calor, lo que haría perder las propiedades de los ingredientes. Las ralladuras deben ser SÓLO de las partes naranja y amarilla de las frutas, sin llegar a lo blanco, porque amargaría. Y las ramitas las echamos partidas por la mitad (mayor superficie de contacto con el agua).

2. Por la mañana juntamos, la mezcla de anoche con el 1/2 litro de leche condensada. Removemos bien y lo juntamos, en un recipiente enoooooorme, con los 9 litros de leche. Removemos, para que se mezcle todo bien, y el "clado" coja el sabor y aroma de los ingredientes sólidos. Añadimos 1 kg. de azucar y removemos hasta que se disuelva por completo.

3. Cortamos las rodajas del pan, que habremos comprado 2 ó 3 días antes, y las vamos metiendo en la leche para que se empapen. Cuánto más tiempo estén, más se empaparán, más difícil será el resto del proceso y más jugosas quedarán al final. A mi me gustan bien jugosas sin extremismos. El tiempo de empape dependerá de lo duro que esté el pan y de lo jugosas que las queramos al final, versus la dificultad de acción que conlleva.

4. Una vez bien empapadas las pasamos a un escurridor para que suelten es exceso de leche.

5. Mientras escurren, batimos los huevos (nosotras lo hacemos en dos tandas de docena cada vez). Y ponemos a calentar el aceite, al que ponemos un trocito de pan duro para que absorba el exceso de aroma/sabor propio del aceite de oliva, ya que le daría un gusto diferente y excesivo a la torrija.

5. Pasamos las rodajas de pan empapadas, de una en una, por el huevo. Que se reboce bien completa, y directa a la sartén, con el aceite ya caliente (y el pan duro que metimos ya sacado). Dejamos que se dore bien.




6. Sacamos de la sartén con una espumadera para que escurra bien el aceite. Incluso podemos ponerlas en una rejilla para que escurran bien, pero con la espumadera y un poquito de paciencia es suficiente. Y directas a la bandeja.



7. Dejamos enfriar en la bandeja, mientras preparamos una mezcla con 1 kg. de azucar y el tarro completo de canela en polvo. Mezclarlo bien para que luego tenga un reparto homogéneo.



8. Cuando las torrijas estén "del tiempo", las rebozamos generosamente en la mezcla de azúcar con canela, y las disponemos en las tarteras (tapper), donde permanecerán hasta servirlas. Lo ideal es que permanezcan en las tarteras/bandeja final, un mínimo de 12 horas (yo prefiero que sean 24h), para que "suden" y se forme ese almíbar delicioso que además decora el plato.



¡¡¡Que aproveche!!!

La foto 2, la de los "obispos" es de La Cocina de Cabriola.

1 comentario:

  1. Que buena pinta!!!! Probaré ha hacerlas aunque ahora en esta época del año toquen más otros dulces típicos como los mantecados. De todas formas estoy haciendo un curso de nutrición, para bajar esos kilos de mas navideños. Dejo enlace para los interesados.
    https://www.euroinnova.edu.es/Master-En-Dietetica-Nutricion

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos