27.8.09

¿Dónde está Yola? 21. Catedral de Notre Dame de Saigón.

Pues si, como bien apuntó Ricardo Lafita esta vez, me encontraba ante la catedral de Notre Dame, en la ciudad de Ho Chi Minh (la antigua Saigón).

Lo cierto es que después de haber "aprendido" en Laos, que el Arco del Triunfo de Vientián es "clavadito" al de París; que el paté se inventó en Laos y los franceses se lo copiaron (eso por si alguien tenía alguna duda de su procedencia), y escuchar en Camboya, que los templos de Angkor son los más antiguos y mejor conservados del mundo (esa para todos los amantes de "las piedras" que nunca hayan oído hablar de Egipto o China, sin ir más lejos), pues ya no llama tanto la atención el comentario de un mal imitador de guía turístico.



Y la respuesta correcta a la preguna ¿qué crees que hizo Yola?

A. Interrumpir al "guía" y corregirle con una magistral lección de arte, ante la expectante mirada de los chinos.
B. Esperar que el grupo de turistas se alejase para explicarle al "guía" lo equivocado que está.
C. Ignorar lo acontecido permitiendo que la corriente de ignorancia atraviese fronteras.

Hay que ver lo poco que me conoce el personal cuando estoy de viaje. Llevaba solo un día en el país y todavía no había aprendido que la educación, si hay que llevarla, pero en la mochila, es decir, no hace falta tenerla muy a mano, porque no hay que usarla, al menos con la frecuencia que nosotros acostumbramos. De modo que, como yo todavía no me había percatado de ese pequeño detalle, fui educada y esperé que los chinos se metieran en el templo, para decirle cuatro cositas al "guia".

Eso si, acto seguido me fui a ver el interior, por si acaso la fachada engañaba, y al comprobar la realidad (es una iglesia normal, tirando a cutre), les conté otras cuatro cositas a los turístas.

Si, ya se que soy más del tipo de respuesta A, pero no tengo el conocimiento necesario para dar "una clase magistral de arte", y tampoco era plan de entrar "a la tremenda" en el país. Pero, por supuesto, no me puedo callar algóo así porque me toca bastante la fibra.

De modo que un anónimo (aunque intuyo que será J.L. (que no se porqué no pones tu nombre si eres tu, o quien seas), fue el único que acertó que la respuesta fue la B.

24.8.09

Museo del Opio

En la localidad de Ban Sop Ruak, por los alrededores de Chiang Saen, en la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia, entre otros lugares de interés turístico, nos encontramos con este instructivo museo.

Este colegio de la droga nos cuenta, desde su procedencia, hasta la mejor postura y pipas para consumirla.

Parece ser que la amapola procede de la isla de Creta, extendiéndose su cultivo hacia el noreste que, pasando por Afganistán, Pakistán, India, Nepal, y China, llegó al sudeste asiático, donde supieron sacarle tanto partido que los medios de comunicación bautizaron como "Triángulo de Oro" a una extensa área en la que están incluidos Myanmar, Tailandia, Laos y Vietnam.

La plantita se cultivaba por las tribus venidas principalmente de Nepal y China, a más de mil metros snm., condición sin la cual parece que el jugo no es lo mismo. Además que la de mejor calidad parece ser la morada, aunque todas lo contienen. Y tres son las leyendas que hay entorno a la amapola, dos de la tribu Akha y otra de los Lua.

La primera de los Akha habla de una bella mocita pretendida por siete mozos que, para no elegir uno, despertando así los celos de los otros seis, resolvió satisfacer a los siete el mismo día. La muchacha muere por agotamiento pero, antes de morir, dijo a la familia que estuvieran atentos porque de su tumba nacería una flor y que quien probase su sabia querría repetir, pero esa sabia llevaría el bien y el mal. Y al enterrarla ¡sorpresa! creció una planta de opio a la altura de su corazón.

La otra de los Akha, es un poco más rancia, dice que había una joven muy hermosa, pero que olía muy mal y nadie se quería acercar a ella, por lo que llevó una vida triste y solitaria y murió desolada. Antes de su muerte pidió un último deseo a los aldeanos, y fue que estos cuidasen su tumba. Y resulta que de su tumba nació una flor, que quien probaba su esencia quería repetir una y otra vez, por el placer que proporcionaba. Pero la esencia de la planta proporcionaba tanto placer como sufrimiento.

La última, de los Lúa, es algo más sosa, una viejilla que muere de vejez, la entierran y hete aquí que le crecen dos plantas de tabaco a la altura del corazón y otra de opio a la altura del útero, casi na. Los aldeanos, al ver las extrañas plantas optaron probarlas. Desde entonces les gustó la mezcla del tabaco con el opio, y lo cultivaron para fumarlo. Y como las plantas de tabaco procedían del pecho de la mujer, aquellos interpretaron que cuando los niños dejan de mamar, pueden cambiar la leche por el tabaco, casi na. Menos mal que no le dieron interpretación similar a la planta de opio que nació a la altura del útero, si no ya veo a todas las embarazadas con "mareos adquiridos".

También se nos muestra la postura ideal para fumar opio, que es tumbado de costado, con los talones pegando a las nalgas. Aquí la foto del maniquí que tienen expuesto.

Continuando encontraremos todo un despliegue de medios explicativos sobre el cultivo y recolección de la planta, hasta el procesamiento para obtener la preciada esencia.

Después una completísima exposición de múltiples instrumentos, tanto de labranza y recolección, como de peso y medida para su compra-venta. Además de una amplia exposición de pipas, datos de su correcta utilización y su evolución histórica.

A esto le siguen carteles y pósters varios, con explicaciones de las propiedades medicinales del opio, de cómo los gobiernos lo fueron transformando en heroina, de las marcas de heroína de cuando ésta era legal, Y la cosa se va endureciendo hasta las leyendas sobre todos los perjuicios que causa no solo a la salud y a las personas, sino también a la cultura y a la sociedad.

Sin duda alguna uno de los museos más interesantes que conozco.

21.8.09

Frutas Asiáticas III: Lichi y Logan.

Lichi, ciruela china, o mamoncillo. Mi preferida. Para mi el rey de reyes entre todas las frutillas nuevas que he probado. Proviene de un árbol tropical perenne de la familia Sapindaceae, y hay un montón de tipos, pero del que hablo es el "Litchi Chinnensis".

El fruto es una drupa de cáscara roja, rugosa y como con granillos. Parece dura, pero es muy fina, por lo que resulta muy fácil de retirar. La pulpa es blanca translúcida, dispuesta como en capas alrededor de una sola semilla como la de los nísperos.

No me preguntéis, porque sabe a lichi y punto. Tiene un sabor muy particular que no se parece a ninguna otra fruta occidental. La textura podría asemejarse a una mezcla entre uva muy madura y ciruela, pero es que tampoco es igual. Es fresco, dulce, en su justa medida y según el grado de maduración (como todas). Para mi EXQUISITA, de 0 a 10 le doy un 15!!

Las propiedades más destacables, a parte de todas las comunes a las frutas, como fibra, agua y demás, son el aporte de vitamina C, potasio y, en menor medida, fósforo, magnesio y calcio.

Hacen todo lo imaginable con ella, yo la he consumido en formatos varios como: refresco de lichi; helado de lichi (delicioso); pastel de lichi; fresca; secada al sol durante un año, o sea, pasa de lichi; gominolas caseras (que poco tienen que ver con las que conocemos nosotros) de lichi; batido de lichi; zumo de lichi natural; vino de lichi; mermelada de lichi; lichis en almíbar....

En España lo podemos encontrar en formato pasa o en almíbar durante todo el año, generalmente en centros de alimentación asiática y algunos herbolarios. En el Corte Inglés y en la calle General Margallo (de Madrid), se puede encontrar fresca en Junio y Julio. Sin duda la buscaré cuando vuelva aunque solo sea como "regalito especial" porque imagino los precios que tendrán.



Logan, también llamado "Ojo de Dragón" por su semejanza con el mismo una vez pelado. Es muy parecido al lichi, de hecho pertenece a la misma familia de árboles. La cáscara es mas lisa y de color entre amarillento (ocre) y marrón clarito. Es algo más pequeño, de pulpa más transparente, que deja entre ver la semilla negra, de ahí lo del ojo de dragón, porque es igual que el globo ocular, pareciendo la semilla una pupila

También es mucho más dulzón que el lichi y, por tanto, da menos sensación refrescante. A mi me empalaga un poco, aunque está bastante rica. De 0 a 10 le doy un 7.

Igualmente hacen pasas de Logan, bueno como con casi todas las frutas, porque también las he visto de rambután y de mangostán. Y las propiedades son muy similares a las del primero y en España la podemos encontrar en pasa o fresco en los mismos sitios.



Fotografía del lichi: Frutos.

PD: ¡¡El "pezote" se llama pedículo!! Lo que aprende una.

18.8.09

¿Dónde está Yola? 21.

Me crucé con un guía que explicaba entusiasmado, a un grupo de chinos: "...este templo se construyó a imagen y semejanza de su homónimo occidental." Pero claro, "al ser una copia posterior a la primera, ha quedado muchíiiiiiiiisimo más bonita y perfeccionada".

Como podéis imaginar los chinos tenían la misma cara que cuando ven una corrida de toros en vivo, por primera vez, con los ojos como platos, tan abiertos como la boca. Y allí que fueron tan crédulos ellos, a explorar el interior.

¿Dónde está Yola?




Y para darle un poco de chispa al asunto: ¿qué crees que hizo Yola?

A. Interrumpir al "guía" y corregirle con una magistral lección de arte, ante la expectante mirada de los chinos.
B. Esperar que el grupo de turistas se alejase para explicarle al "guía" lo equivocado que está.
C. Ignorar lo acontecido permitiendo que la corriente de ignorancia atraviese fronteras.

¿Dónde está Yola? 20. Dentro del túnel.

Ya os dije que yo estaba dentro de la foto, aunque no se me veía, jeje. Estaba en los túneles de la zona de Cu Chi (porque hay más en otras zonas). Testimonio indiscutible del ingenio vietnamita. Nunca dije que yo haya entrado por ahí, hueco de 30x40cm, me habría quedado cual Homer Simpson.

Han ampliado los túneles en una pequeña zona, para que los occidentales los podamos visitar por dentro y, en uno de ellos está la trampilla para hacerse la foto. Y os diré, para los listillos, que la foto que me hicieron (para variar) no me gusta, así que me he montado una con la cara que me gusta, pero JURO que yo estuve ahí dentro.



En una entrada del túnel.

Esta vez, y después de mi segunda pista, Kinshasa nos ubicó en el interior del túnel y Mª Angeles puso la tapita de madera.

Los guerrilleros del Vietcong comenzaron a tejer esta extensa red de túneles para luchar contra la colonización francesa. Pero su concienzudo trabajo de hormigas les llevó a vencer a los Estados Unidos en la guerra de Vietnam.

Aunque es otra turistada más, a mi me resultó muy interesante comprobar in situ cómo se las ingeniaron para sobrevivir "cazando americanos" de las formas más inverosimiles. Se merecerá su post sin duda.


16.8.09

Compañeros de "cole" I. Iván.

Estos días, en este cole de la vida, he hecho un nuevo amiguito que también está en el curso "vuelta al mundo". Me ha picado la curiosidad, y me ha dado por hacerle algunas preguntas (muchas). Creo que esto se puede convertir en una tesina final muy interesante para todos, si sigo encontrando compañeros de cole.

El es Iván, 31 años, asturiano de Oviedo. Tenía un sueño y lo está cumpliendo.

1. ¿Dónde estás ahora mismo? (Como si yo no lo supiera) Estoy Hanoi (Vietnam), esperando un visado para irme China.
¿Cuánto llevas en este "curso"? Desde el 25 de Febrero de 2009, que salí de Oviedo dirección Londres para volar a Delhi (India), o sea, casi seis meses.
¿Cuánto te queda? Espero volver a finales de Abril de 2010.

2. Países en tu mochila, de cursos anteriores. Alemania, Bosnia, Croacia, Escocia, Eslovenia, España, Francia, Hungría, Inglaterra, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Marruecos, Polonia, y Portugal.


Iván discovering the worl (Iván descubriendo el mundo)

3. Por qué vuelta al mundo? Es el sueño de mi vida. Siempre me gusto leer desde crío, y siempre quise hacerlo. Mi vuelta al mundo se ha acoplado a un proyecto innovador, un proyecto de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación tecnología) de búsqueda de ideas, conocimiento, y oportunidades.

4. ¿Alguna "atadura" que te frenase? No, es un deseo desde siempre, algo que sabia que iba a hacer en algún momento.

5. Estarás más de un año. ¿Por qué lo has limitado en el tiempo? Pues 14 meses pueden ser, me gusta sentirme viajero, pero también me gustan cosas de una vida mas normal, es un "gap year" (Año Sabático). Es un año vuelta al mundo, pero siempre seguiré viajando.

6. Planteamiento: Pincelada de tu Ruta. Por qué esas "asignaturas"?. Qué te lleva a descartar los países que no visitas. Mi ruta es abierta aunque sigue unos países: India, Nepal, Tailandia, Camboya, Vietnam, China, Japón, Laos, Malasia, quizá Indonesia y Australia, Nueva Zelanda y EEUU. Lo relacioné con el proyecto de I+D+I, así que seleccione Asia por su crecimiento económico como futuras y nuevas potencias mundiales, y Oceanía y EEUU para aprender en varios sectores.

7. Financiación. Julen Iturbe creyó en mí. Es el profesor de mi master MBA (Master in Business Administration o Maestría en Administración de Negocios) Lo acoplo a un proyecto de Obea, un grupo de investigación de la facultad de ciencias empresariales de la Universidad de Mondragón, y el MIK, Centro tecnológico de innovación. Tengo un sueldo por mes, algo así como un viajero-ingeniero-investigador de mercado, es decir, mi oficina es móvil y es la calle, y no llevo traje, voy de bermudas, con mi mochila.

8. Material Escolar:
- Mochila:
·Por qué mochila y no maleta? Siempre mochila. Siempre he viajado de mochilero, es como mejor se viaja y como mejor me encuentro, es inviable para mi viajar con maleta desde siempre. Por comodidad, libertad, dinamismo, maniobrabilidad.
· Peso / capacidad ¿por qué? Llevo unos 11 kg, en mi mochila grande (75+10 litros), y llevo una pequeña para libros, cámara, libretas, etc.
· Algo imprescindible. Libros y mis libretas Moleskine, además de la cámara.
· Algo prescindible. Imagino que algo de ropa, mis Levis y calcetines, apenas los he puesto hasta la fecha. Y hasta ahora el forro polar.
- El "uniforme".
· Cómo haces para decidir qué llevar? Camisetas, ropa interior, calcetines, una sudadera, una camisa de manga larga, un chubasquero, y un forro polar, además de unos Levis 501 viejos.
· Cargas con toda la ropa para diferentes climas? Apenas tengo ropa de invierno. Me organicé más o menos para viajar por casi todos los países en verano.
· Cómo haces para lavarla? La doy en hoteles o en lavanderías cada 2 semanas.
· Has tirado, perdido, regalado y/o comprado algo de ropa o calzado por el camino? He tirado 2 camisetas rotas y unas chanclas, y he comprado 2 camisetas y unas chanclas, pues las mías eran viejas y también se rompieron. Además aprovechando los precios de Nepal, compré ropa de invierno para mandar a casa, espero que llegue.

- Juguetitos electrónicos:
· ¿Qué llevas y por qué? Llevo un ipod, mi vieja cámara de fotos, un móvil viejo y un lector de libros electrónico Papyre, en el que tengo 500 libros.
· Algo que has echado de menos? Podría ser un portátil por el trabajo, pero me lo voy a comprar en Hong Kong, uno pequeño, porque el mío era muy grande para viajar.
· Algo que te sobra. Llevo muy poco, no me sobra nada porque lo uso todo.

- ¿Usas "libros de texto"? Tu guía favorita y por qué? Tenía la Trotamundos del norte de India, desde entonces tengo las Rough Guides, para mi son las mejores, en mapas, en información y en calidad general. No me gusta el formato ni los mapas de las Lonely Planet a pesar de que son las que suelen llevar muchas personas.

- Alojamientos y transportes: ¿cómo haces para encontrarlos y reservarlos? Suelo ir a ojo a sitios que me gusten, intento buscar el bueno, bonito y barato, me guío por las Rough Guides y por buscadores de internet como Hostels World y la web social de viajeros Travbuddy.
¿El lugar más extraño donde has dormido? El lugar mas pintoresco pueden haber sido las cabañas, tanto en aldeas en el trekking del norte de Tailandia, como en cabañas al lado del mar en Gokharna, en el estado de Karnataka en India, a 2 metros de la arena en la playa. El más cutre sin duda, en la frontera entre India y Nepal.
¿El viaje más largo? Varanasi a Katmandu, en bus, 2 días, con una noche en el medio en la frontera.

9. En el "comedor":
- Una comida realmente asquerosa. La verdad es que no recuerdo, he visto platos y productos con moscas, que me dieron asco, pero no he tenido nunca la sensación de comer algo que no me gustase.
- Una comida realmente deliciosa. He disfrutado mucho los platos del trekking en el norte de Tailandia, el pad thai por ejemplo. Y el pescado de roca en Goa (India). Y mi reencuentro con la gastronomía española en el Bar de Paco, en Sihanoukville, en el sur de Camboya... pollo al ajillo con patatitas caseras y albóndigas... (se le está cayendo la baba).
- Lo que echas de menos de tu alimentación cotidiana en Asturias (España). El aceite de oliva.
- Lo que sabes que echarás de menos cuando vuelvas, porque allí no lo tenemos. Las frutas, zumos y batidos, y la comida barata.

10. Revisión Médica.
- ¿Qué llevas en el botiquín? Pufff, muchísimas cosas.
- ¿Vacunas? Todas, no se. Tuve la sensación típica de ser un colador.
- ¿Tomas profilaxis contra la Malaria? No, llevo Malarone por si enfermo, pero la doctora no me dijo que necesitase profilaxis.
- Has estado pachucho. Nada, una medio gripecilla de dos días en Katmandú, que estuve un poco bajillo, pero nada más.

11. ¿Te consideras un flashpacker? La verdad es que no, sigo viajando igual que con 25 o 27 años, sin diferencia, a pesar de que pueda tener dinero, intento no pasar penalidades pero nunca derrochar ni pasarme, así que viajando como siempre he hecho.

12. Te has sentido en peligro alguna vez? Dónde y porqué? En las carreteras de Nepal, especialmente el viaje de Katmandú a Pukara y el regreso. Y en algún autobús de India y en algún riksaw también. Siempre por la forma de conducir y el estado de las carreteras.

13. Problemas de comunicación? En Vietnam, bastante caótico el servicio en hostelería.

14. Tabúes o ideas del "saber popular" para desmentir? Pues uno es que en España todavía te llaman "loco" por tomarte un año sabático y dedicarlo a viajar. Yo me voy a gastar lo mismo que me costaría un coche normalito, cualquier utilitario. A veces me pregunto quién es más loco, el que se mete en una hipoteca o yo.

Otra cosa es que no se tiene el concepto de India como segundo país musulmán en el mundo (aunque lo es) y que la espiritualidad que se le atribuye no es tal, muchísimas veces está teñida de hipocresía y dinero.

La inseguridad que se inculca en España por miedos diversos. Viajar no es más inseguro que vivir en cualquier lugar, solo hay que hacer uso de la sensatez.

Me ha llamado la atención la cantidad de mujeres viajeras solitarias que me he encontrado por el camino. En España se mete mucho miedo a la mujer, de hecho viajan muchas menos que hombres y he visto que pueden viajar solas.

15. Invítanos a soñar:

- Un olor. El mar sin duda.
- Un color. El azul del mar en India y el color del desierto al amanecer y al atardecer.
- Un sabor. El de las frutas sin duda.
- Un lugar. Diu en India
- Una situación. El atardecer en Goa y la noche en el desierto en Jaisalmer, ambos en India. Además de nadar en playas y en cascadas solo.
- Un momento especial. La visita a la fundación Vicente Ferrer y mi estancia allí.


Iván around the worl (Iván alrededor del mundo)

16. Algún motivo para "echar raíces" en casa? Me encanta la vida que puedo querer hacer, mi desarrollo profesional, y gente que quiero y me quiere, además de que creo que en Spain se vive bien, tenemos buena calidad de vida, así que con buen curro y algo de dinerillo se puede vivir muy bien.
- Un mal olor. Imagino que la suciedad y la continuación en sitios como Phnom Penh.
- Un color que no te ha gustado. El gris de la contaminación que envuelve a ciudades como Katmandú o Phnom Penh.
- Un sabor que no soportas. Demasiado picante.
- El lugar al que nunca irías o volverías y por qué. Creo que el norte de Vietnam, es la primera vez que me pasa, alrededor de la Bahía de Halong, por el trato y la sensación de que te van a timar.
- La peor situación. Un taxista en India que me timo, en Bombay. Y un peluquero que también quería timarme en Varanasi.
- Una mala experiencia. Nos robaron unos 60€ al cambio, metieron mano en la cartera, en el barco de la Bahía de Halong. Y a mi amigo le robaron la cámara de fotos, que llevaba en el bolsillo del pantalón (asomaba la cuerdecita), pero ni nos enteramos hasta que ya estaba hecho.

17. Un adjetivo para cada país visitado, es decir, descripción bajo tu punto de vista, en una sola palabra.

India, increíble.
Nepal, altura.
Tailandia, agradable.
Camboya, Angkor.
Vietnam, caos.

18. Lección aprendida hasta ahora. Que hay gente muy interesante en cualquier lado, además de mucho que aprender de cualquiera.

19. Qué crees que echarás de menos cuando regreses. Creo que echare de menos muchas cosas, la libertad, y personas increíbles que he encontrado, además del sentimiento de estar viviendo mi sueño.

20. Mejor solo o acompañado. SOLO. Viajes más cortos, de uno o dos meses, está bien hacerlos con pareja, amigos u otros viajeros con los que tenga feeling, pero este viaje, para mi, era especial para hacerlo solo. Viajando solo conoces a muchísima gente, especialmente a otros viajeros de todo el mundo, y se llegan a hacer grandes amistades.

21. Algún cambio interior? (que se pueda contar). Me ayuda a conocerme más a mi mismo, quien soy, a valorar de donde vengo, lo que tuve, agradecer las oportunidades que he tenido, una familia unida, la suerte de haber podido estudiar, tener bibliotecas publicas, educación y sanidad gratuita y largo etc. de cosas.

22. Algún consejo para otros viajeros. No me gusta dar consejos, si puedo decir, que si alguien tiene el sueño de dar la vuelta al mundo que vaya a por él.

23. Una palabra para dar el empujoncito a aquellos que lo desean y no se deciden. HAZLO, SOLO TIENES UNA VIDA, HAZ LO MÁXIMO DE ELLA.

El "curriculum vitae" de Iván.













Podéis seguir el viaje de Iván en su blog: Ciudadano en el mundo.

Iván, muchas gracias por la entrevista, tu paciencia y esos ratos de amena conversación. Suerte con tu asignatura de China y con el curso, ya sabes, a disfrutarlo intensamente!!

13.8.09

Triángulo de Oro del Sudeste Asiático

Gracias a los medios de comunicación, que lo bautizarón, y al gobierno de Tailandia, experto nº1 en sacar provecho, se conoce al Triángulo de Oro como la zona de confluencia de los ríos Ruak y Mekong. Que además sirven de frontera entre tres países: Myanmar, Tailandia y Laos.

En la parte tailandesa han hecho un mirador, con letrero incluido, donde llevan a todos los rebaños de turistas. Desde luego las vistas son chulas, y si te toca un día de medio lluvias, medio sol, podrás disfrutar de un lindo arcoiris. Pero vamos...

No deja de ser zona de conflicto. Actualmente Myanmar, al ser "zona franca", ha construido un enorme casino que "estropea las vistas", y Laos quería hacer lo mismo. Pero ahí está Tailandia y su "filón turístico" para intentar impedirlo.

La realidad dista un poco de lo que "se vende". El famoso Triángulo del Oro es un término ideado por los medios de comunicación, para definir una amplia zona montañosa, con forma de triángulo, que incluye parcelas de cuatro países: Myanmar, Tailandia, Laos y Vietnam. Algunos autores incluyen un quinto, la zona de Yunnan, en China.

El Triángulo de Oro, junto con la Media Luna de Oro que forman Afganistán y Paquistán, es el mayor productor de opio, desde la década de los 50. Lamentablemente, el uso medicinal de la preciada amapola se abandonó hace mucho tiempo, y desde entonces toda la producción de Opio, se lleva a refinerías repartidas a lo largo de las fronteras, donde, con una base de morfina, se fabrica la heroina. Esta es distribuida hacia China y Tailandia, cuyas capitales se encargan del comercio internacional, principalmente hacia el este (a través de Hong Kong, a USA).

En un principio esta actividad era legal, pero "gracias a Buda", aparecieron las leyes, la mala publicidad, y las sequías, lo que disminuyó en gran medida (espero que totalmente) esta actividad. Y parece que, actualmente, de todo aquello solo queda su historia, la cual está muy bien expuesta en el Museo del Opio.

Hay una visita incluida en la misma excursión, desde Chiang Rai, que también está relacionada con esta historia. Es Doi Tung Royal Villa. Es una villa real que fue la casita de montaña de la madre del rey Bhumiphol Adulyadej. La mujer, a sus 88 años, trabajó mucho para que los aldeanos tribales abandonasen el cultivo del opio y la venta de sus hijas en prostitución, enseñándoles a sustituirlo por el cultivo de hortalizas. El lugar se llegó a convertir en un distrito, hacia 1992, cuyo nombre fue Mae Fan Luang, que significa Madre del Cielo y proviene de las tribus que habitaban estas montañas.

10.8.09

¿Dónde está Yola? 20.

Avanzamos un poquito en el mapa para encontrarnos de lleno con la historia de un pueblo que se caracteriza por su ingenio, tenacidad y camaradería... incluso a día de hoy, aunque en otro tipo de contienda.

¿Donde está Yola?




Los que han estado es posible que lo tengan bastante fácil, porque es una foto más que típica. Pero entiendo que al que no ha estado o, como yo antes de ir, ni siquiera sabe de su existencia, pues no creo que le aclare mucho un suelo cubierto de hojas secas, en lo que parece un bosque. De modo que como pequeña pista os diré que yo estoy en la foto (segunda versión del juego) aunque no se me vea.

¿Dónde está Yola? 19. Museo Tuol Sleng.

En esta ocasión la primera en acertar dónde estaba Yola, fue Kinshasa. Aunque después Juan Luis nos hizo un explícito resumen que Angeles Juan remató bordándolo. En serio chicos, no hacía falta tanta explicación, con acertar el lugar y ubicarlo es suficiente. Pero desde luego se agradece mucho vuestra completísima participación.



Efectivamente estaba en el Museo del Genocidio Tuol Sleng, en Phnom Penh, Camboya. También conocido como la Prisión u Oficina S-21. Tristemente célebre por las miles de personas que allí fueron brutalmente asesinadas por el régimen Khmer Rouge, después de sufrir crueles torturas como interrogatorio.

Como bien comenta Angeles, otro de esos lugares que mantienen vivas la atrocidades cometidas por el ser humano. Aprenderemos alguna vez de nuestra propia historia?... Es que siempre es lo mismo.

9.8.09

Adiós pataleta!!

Pues si, muchos os disteis cuenta en su momento. Soy una chiquilla (porque quiero), y como buena hija única, estoy suficientemente mimada, para pillarme una buena pataleta cuando las cosas no salen "como a mi me da la gana". Lo reconozco.

De modo que, tras ver frustrado mi tercer intento de India (en dos años) y encontrarme "obligada", porque no me sobra el dinero, a viajar por Tailandia. País que tenía TACHADO de mi lista, de hecho nunca llegó a estar apuntado porque yo NO QUERÍA ir allí. Pues una recapacita y se dice a sí misma: "Algo tendrá Yola, seguro que se le puede sacar el juguillo" "Si el destino (dinero) te trae aquí, por algo será. Abre tus sentidos, déjate llevar y aprende. Esto no es una cosa mala, seguro que lleva su lección."

Así aterricé en Bangkok, autoconvencida y con relativa ilusión, cosa que me vino muy bien para el tema burocrático y para el bolsillo. Como el objetivo seguía siendo India, recorrí algo de Tailandia hacia el norte, con la intención de llegar por tierra, cruzando Myanmar y Bangladesh. Como ya os dije, eso no es posible, pero lo supe una noche antes de partir. Con lo que mi cuarto intento de India se convierte automáticamente en mi sexta frustración, porque no solo tenía una posibilidad cancelada, sino que en mi pasaporte hay dos visados bien caros que de nada me van a servir.

Vale, no pasa nada, estas cosas "hay que saber encajarlas". Como no me gusta nada "desandar" camino, me veo en Laos, país que estaba en mi lista como para "pasar de refilón", por si encontraba algo que me llamase. Creí que sería un poco original, desconocido y bla, bla, bla. Pero me encontré en un barco que yo daba por local y poco turístico, con 70 mochileros "biblia en mano" y el vaso de mi aguante empezaba a llenarse peligrosamente.

Así llegué a Luang Phrabang, ciudad que todo aquél que ha estado en Laos, te recomienda de forma vehemente. Pero, si a mi alta temperatura (vamos que ya llegué calentita) le sumamos una ciudad con mercado nocturno (eso en Asia significa "mercado para turistas"), calle de turistas, restaurantes con comida occidental, timos, robos, extorsiones varias, precios desorbitados y un largo etc., pues como que pierde toda capacidad de encantamiento, siempre atendiendo a mis gustos y lo que buscaba en ese momento. Y el vaso se sigue llenando.

Resulta que Vietnam y Angkor (que no Camboya), SI están en mi lista, con lo que llegados a este punto, valoro dos posibilidades: Llegar a India a través de China (con todo lo que eso, a nivel burocrático, supone) y dejar Vietnam (y posiblemente Angkor) para el final de la etapa asiática. Esta estaba bien, porque Vietnam está más cerca de Sydney (de donde parte mi próximo gran vuelo), pero significa dos vuelos extra, de India a Vietnam y de este a Sydney. O bien, ya que estoy aquí, ver lo más relevante de Laos, Angkor, y hacerme todo Vietnam, y ya veré cómo llego a India, idea que empieza a desvanecerse. El vaso está a punto de desbordar.

Busco info sobre Laos y me encuentro que la ruta te lleva por: Vang Vieng, "la ciudad del Hooligan", como que paso. Parada obligatoria (por el transporte) en la capi, Vientiane, totalmente prescindible. Paré un día para sufrir un nuevo timo y seguir hacia el sur, al menos con mi visado de Camboya. Paksé y Champasak, algo empieza a merecer la pena, las montañitas y las cascadas. Las 4000 Islas, por fin un pequeño remanso de algo parecido a paz, teñida de timos varios.

En este punto el vaso ya chorrea agua y, probablemente, Laos y Camboya pagan el pato del cúmulo de frustraciones que adolecen mi alma.

Pero llego a Vietnam que, como digo, SI estaba en mi lista. Y siendo la que suscribe una niña buena y responsable, soy también consecuente con mis deseos. Por muy mal que se de, "yo lo he querido conocer de primera mano", de modo que apechugo con lo que hay y dejo de "patalear" por lo que no me gusta.

Y, contra todo pronóstico, dada la jartá de rollito chinorri que llevo a mis espaldas, va a ser que este país si tiene algunas cosillas que me han sorprendido y, por suerte, no resulta "más de lo mismo" en todos los aspectos. Empezando por el soberbio ingenio vietnamita y pasando por montañitas muy majas a escasos kilómetros del mar, playas de hasta 30 Km. completamente desiertas, cascadas, cuevas, alguna etnia auténtica (de las que no "fabrican" artesanía para vender al turista), desiertitos, piscinas naturales de agua cristalina, hasta el paisaje kárstico que le hace famoso... Si, definitivamente, cuando el tiempo me regale otra perspectiva. Cuando se borren de mi memoria todas las acciones maquiavélicas que estos personajes tienen preparadas para el extranjero. Cuando todo lo vivido se convierta en mera anécdota. Entonces podré decir que Vietnam merece la pena.

No puedo dejar de deciros, aunque alguno no se lo termine de creer, que cada mañana he salido de casa con una sonrisa (algunos días con cierto esfuerzo), limpia de absurdos despojos (léase rencores) que solo hacen más daño y dispuesta a disfrutar de lo más ínfimo (asumiendo que aquí maravillas maravillosas no hay). Y, lamentablemente, casi cada noche (por suerte no todas), he regresado a casa (especialmente en Vietnam) timada, engañada, dolida y/o indignada (sobre todo indignada, ha sido el sentimiento más frecuente).

En este momento solo necesito SALIR DE AQUÍ, YAAAAAA!!!! No podéis ni imaginar en las situaciones (alguna de auténtica película) que me he visto envuelta, por dejarme llevar. Si es que tengo que reírme.

Al menos estos últimos días tienen un buen aliciente, y es que he conocido en persona, a gente con la que llevo tiempo intercambiando información y experiencias vía mail. Viajeros mundo-vuelteros españolitos todos ellos, con los que he podido disfrutar de horas de conversación, con uno de ellos seguiré haciéndolo durante estos días (también está "atrapado" aquí). Ya hablaremos de ellos. Y también, dado que nos encontramos en plena época vacacional occidental, y que parece que Vietnam está "de moda", pues es relativamente fácil encontrarse con españoles que vienen de vacaciones. Aunque son encuentros más esporádicos y con menos cosillas en común, siempre se agradece una charleta en el idioma patrio.

En fin que, si todo sale "bien", cosa que a estas alturas dudo mucho, me queda aquí una laaaarga semana. Me vendrá de perlas para dejaros unas cuantas cositas escritas y manteneros entretenidos, para que no penséis que os ignoro, durante el tiempo que yo paso buscando mi chocolatina, la cual veo cada vez más inalcanzable, y ahora ya es una cuestión de tiempo. Eso, siempre y cuando a la "mafia" vietnamita le de la real gana de permitirme salir de aquí.

Se llama RESIGNACIÓN.

Aprovecho ahora la genialidad de Quino, para hacerme eco de sus palabras, a través de sus personajes más famosos:





Fotografía: El refugio de los Cronopios.

8.8.09

Frutas Asiáticas II: Rambután.

El árbol es el Nephelium lappaceum, que digo yo que si no les podían poner a los árboles unos nombres un poquito más rebuscados. El caso es que es de la familia de los noseque, igual que los lichis, (como os repito un par de veces en el vídeo).

La fruta en sí es roja cuando está madurita, con "pelos" herbáceos, de hecho también se la conoce como "lichi peludo". Los pelillos son roji-verdes cuando está en el árbol o recién cortada y se van oscureciendo (pochando) con el paso de los días. La corteza es relativamente blanda, que se puede cortar con la mano vaya.

El fruto del interior es una grupa con forma de uva blanca, grande y prieta, pero con una sola semilla, igual que una almendra (pero igualita, con la piel de almendra y todo). Algunos dicen que la semilla es venosa, a saber, yo no me las he comido por si acaso.

La propiedad más destacable es el aporte de vitamina C y algo del complejo B, especialmente ácido fólico. Si ya decía yo que algún secreto debían tener las féminas asiáticas.

Es fresca, jugosa, dulce, pero lo justo, sin empalagar, y de un sabor especial. Para mí "la reina", siempre a la sombra del rey, pero la reina al fin y al cabo. De 0 a 10, le doy un 9'5, deliciosa.


5.8.09

Bambú Rafting en Chiang Mai

Una de las actividades que me gustó (se pueden contar con los dedos de una mano), en Tailandia. Pero, he de decir que tuve muchísima suerte.

Había leído algo sobre navegar algún río en balsa de bambú. Todo pintaba a que era un paseíto tranquilo, que parecía merecer la pena por los paisajes y tal. Pero en el guesthouse de Chiang Mai (y en cualquier agencia) lo venden como Bambú Rafting. Algo no cuadraba y todo apuntaba a que iba a ser una estrategia comercial más. Aún así me decidí a probar.

La excursión incluye: Paseo en elefante por la "jungla"; Visita a un poblado Karen; Trekking y visita a una cascada, con descanso para tomar un baño; comida local; y Bambú Rafting en el Río Mae Ping.

Los "conductores" de elefantes llevan unos ganchos de hierro que ya se los podían meter ellos por el c... y aprender, por ejemplo, de los adiestradores de elefantes de la zona de Lat Lake, en las montañitas centrales de Vietnam. La jungla no existe en Tailandia, al menos yo no la vi, son montes de bosque tropical frondoso, pero no creo que eso llegue a dar la categoría de jungla.

Lo del poblado, poco más me queda por decir, podéis echar un vistazo a este post.

El trekking fueron unos 15 minutillos de paseo por el monte boscoso que si, te lleva a una microcascada, en la base de la cual se forma una piscina de agua marrón, que lo que menos invita es a bañarse, y no por el color del agua exclusivamente, sino por la densa espuma que se forma gracias a toda la porquería que tira el personal que la visita. Bastante guarrilla la verdad.

La comida estuvo bien (normal vamos). Y por fin lo que yo esperaba tanto, y que mereció perder el resto del día y pagar toda la excursión (800Bath=17€) Será porque ya había perdido toda esperanza de diversión y encantamiento, que me gustó tanto, o porque tuvimos mucha suerte.

En la minivan, el guía nos dice que no llevemos nada que no queramos que se moje, es decir nada de cámaras, móviles, tabaco, dinero... Yo había visto fotos y vídeos del paseíto en balsa, así que esto sigue sin cuadrarme. Pero el guía se puso realmente serio, de hecho invitó al personal a hacer el recorrido en traje de baño y pantalón corto. Muchos lo hicieron, e hicieron bien.

La balsa está construida por una sola hilera de troncos de bambú atados con sogas, lo que deja una separación entre ellos de unos 2 ó 3cm. En cada balsa entran 4 pasajeros y el "capitán". Al poner el pie en la balsa, esta se hunde, así que como mínimo los pies, te los mojas. Pero te obligan a sentarte, al menos al principio, de modo que el culo también te lo mojas, porque el bambú navega casi siempre por debajo del agua. El último de la fila también suele ir de pie, con otra larga pértiga, para ayudar en la navegación.

Un chaval pequeño llevaba la balsa de los compañeros de excursión, y uno más grande (y soso) la nuestra. Al principio es un paseíto, remojado, pero paseíto de tranqui. Pero vas viendo cómo vienen otras balsas que nos adelantan, en las que todos los pasajeros están chorreando agua. Luego ves que algunos se bajan de la balsa para bañarse. Hasta que te cruzas con el primer grupo que hay merendando en la orilla del río, y nos empiezan a salpicar agua.

Resulta que era sábado, día que los locales aprovechan para ir a pasarlo al río, con todo lo que eso implica: Picnic, baños, tirarse desde las rocas, tirolinas hechas con ramas o lianas, y lo más divertido de todo, jugar a salpicar agua, al extranjero especialmente.

Pero nuestro capitán debía estar cansado y le cedió el puesto a otro chaval, que debía ser el más guerrero, juguetón e intrépido de todos.

Nos picamos con la balsa de los compañeros, cogía los minirápidos siempre por los sitios más complicados y con más desnivel (que nunca era mucho, pero bueno). Escondíamos la balsa detrás de las rocas grandes y todos agachaditos para hacerles una emboscada a los de la otra balsa. Adelantábamos a todos. Entre tanto, los tailandeses que estaban de fin de semana nos salpicaban agua y claro, nosotros no íbamos a ser menos, así que cada vez que nos cruzábamos con alguien, a echarles agua indiscriminadamente. Creo que nunca me han regado tanto como en Tailandia, ¿oleré tan mal?.

Hacia el final, hay como una especie de zona de recreo, al principio de la cual van parando las balsas de turistas para que se bajen. Nosotros le preguntamos a nuestro "capi" preparándonos para el desembarque, pero nos dijo que no, de eso nada, aventura hasta el final. Había un desnivel de algo más de dos metros, y el habilidoso muchacho lo bajó, con sus cuatro pasajeros en la balsa. Estuvo genial bajar el único rápido gordo, eso sí, el agua nos llegó al pecho.

Lo cierto es que resultó muy divertido, mucho más de lo que me esperaba. Por supuesto terminamos bañándonos en el río vestidos, y jugando con todos ellos. Nos tiramos desde las rocas y demás.

Indudablemente una experiencia que, si tienes la suerte de pillar en sábado, puede ser muy divertida, aunque queda bastante lejos de lo que es el rafting (que es con el nombre que ellos te lo venden).



El vídeo lo tomé después de bajarnos de la balsa, un poco más alante, en la zona donde se bajaban casi todos los turistas. No dice mucho, pero es lo que hay. Creo que por las voces uno se puede hacer a la idea del jolgorio que se monta.

Las chozas que se ven, son una especie de techados que debajo tienen unas plataformas elevadas, donde hacen el picnic, a orilla del río, o sea, la zona de recreo.

2.8.09

¿Dónde está Yola? 19.

En este macabro museo se respira crueldad y dolor. Aunque se pide respeto no sería necesario, la intensidad de las vivencias que emana de sus paredes enmudece al visitante.

¿Dónde está Yola?

¿Dónde está Yola? 18. Angkor Wat, Camboya.

Esta vez Anna nos situó muy correctamente en los templos de Angkor, Camboya. Y Quique, rizando el rizo, como a mi me gusta, dió en la diana mencionando Angkor Wat.



Efectivamente me fui a ver el amanecer al Templo Angkor, que recibe el mismo nombre que todo el área que comprende la capital del antiguo reino Khemer, en Camboya.