16.7.09

Segundo Trimestre de Periplo.

No quiero que todo parezca negativo, pero es que el segundo trimestre ha sido durillo por un cúmulo de pequeñas cosas que terminan formando una gran pelota.

Como no encuentro las palabras para explicaros lo que se siente en el segundo trimestre de viaje, he extractado algunas frases, de conversaciones que tuve (otra vez, pero mucho más breve):
Estas cansada y aburrida, ¿quieres volver? NO. Quiero encontrar algo emocionante, interesante, sorprendente, diferente... Y aquí no hay de eso.

Creo que he perdido esa inquietud que tenía, el apetito. Probablemente, si estuvieras encontrando lo que buscas, tendrías la misma sed que el primer día.

Creo que estás en "el bajón", a superarlo ya!!! Es posible, leí algo sobre ese gran bajón que te sobreviene, aunque ya estoy en el quinto mes, y lo tenía ubicado en el tercero. Creo que si me gustase lo que veo o tuviese ilusión por lo que me queda por ver, no tendría esta sensación de vacío.
En definitiva, que no tengo muy claro si ha sido el bajón, decepción, desencanto, desilusión o frustraciones varias, pero desde que salí de África, y hasta hace unos días, salvo contadas excepciones, ya lo sabéis: carencia de apetito y bizcocho.



De hace unos días a esta parte he recuperado la ilusión, porque he encontrado un punto en el planisferio que podría convertirse en esa delicatessen que necesito para despertar mis sentidos. Así que me voy a buscarla!!

Por otro lado, parece que se me está pasando, o me estoy adaptando a lo que hay aquí, y empieza a gustarme (un poco). Ya se sabe que cuando solo hay bizcocho, al principio gusta, luego empalaga y al final uno se adapta y aprende a saborearlo y todo. Esta última parte de bizcocho parece que tiene un poco de relleno de confitura de coco.

No quiero hacerme demasiadas ilusiones con los destinos de mi tercer trimestre, pero al menos prometen tener algo más que simple bizcocho.

* Lo que se echa de menos:

- El contacto físico. No, no solo ese que estás pensando (que también bastante). De un lado está mi profesión: todo el día tocando chicha. De otro lado que abuso de ser achuchosa, sobadora, y pimbosa (eso solo lo entenderán los más cercanos). Pasar 6 meses sin un solo apretón de manos, una palmadita en la espalda, y ya no digamos un abrazo o un par de besos, no es que sea duro, pero si resulta muy extraño. Y ni siquiera lo había echado al ver, hasta que despedí a unos amigos ocasionales (de estos de viajes) en Camboya. Había pasado con ellos los últimos cuatro días, hicimos un poquejo de amistad y, al despedirnos (son europeos), pues lo típico (para nosotros), dos besos y ABRAZO!!! Del achuchón que les metí, y lo bien que me sentó ese abrazote, me dí cuenta de mi carencia de contacto físico. A partir de entonces, todas las noches, y algunas mañanas, le doy un abrazote a mi mochila y el besito correspondiente de "buenas noches" o "buenos días" (creo que le gusta).

- Valores como sinceridad y honestidad. Aquí parecen haber desaparecido. En caso de mantenerse no están al alcance del viajero.

- La comida. Muchísimo. En Tailandia me jarté de toda la comida asiática porque ¡¡me encantaba!!, pero pasado el primer mes de "cosas raras", te das cuenta que no son raras y que se van a convertir en tu alimentación para los próximos cinco meses. Eso, además de agobiar sobremanera, sinceramente cansa. Entonces empecé a buscar restaurantes con "Western Food" (comida occidental), y fue peor el remedio que la enfermedad, y mucho más si el local presume de "comida española", es mejor pasar de largo.

- Poder hacer las cosas por tí mismo. Aquí es imposible.

- Mi linterna para leer por las noches. Bueno y en alguna cueva y/o tunel. Me la robaron en el único hotel que he pisado en todo el viaje. Y muchas veces parece una tontería, pero la mayor parte de los alojamientos que frecuento, no tienen ni lamparilla en la mesita de noche (cuando esta existe), ni interruptor de la luz a la cabecera de la cama. Eso por no hablar si estás compartiendo dormitorio. La linterna se convierte en imprescindible.

- Avanzar. Es que tengo la sensación de estar "parada" porque, aunque he recorrido un mogollón de kilómeros, estoy parando más tiempo del que me gustaría, en más sitios de los que me gustaría. Y todo porque soy una cabezota y me empeño en querer hacer las cosas por mí misma. Además la ruta del GPS parece no moverse, no es que me agobie, pero te deja esa sensación de estancamiento.

- Por supuestísimo, siempre, pero especialmente cuando una no se encuentra en su mejor momento: un achuchón de mami, un beso (con derecho a roce) del shurri, el hombro de un amig@... y algunas cosillas más en este sentido.


* Lo que se agradece:

- La educación y respeto hacia las personas y su espacio. Exclusivamente en Tailandia.

- La herencia que ha dejado por Laos y Vietnam, la colonización francesa. La repostería es muy buena y ¡¡hay pan!! No es ninguna maravilla (casi hueco) pero pan al fin y al cabo. Es decir, se pueden hacer bocadillos, aunque aquí los llamen sandwich.

- En Vietnam hay pollos asados sin añadidos.

- Las frutas, que si, a pesar de haberse convertido prácticamente en mi alimentación diaria, siguen siendo deliciosas y exoticas. Una de las cosas que seguramente echaré de menos cuando no las tenga.

- Los alojamientos que, por un precio absurdo (entre 3 y 8 $), dispongo de una habitación individual, generalmente con baño privado. Los de 7$ en Vietnam son todo un lujo.

- Los precios en general... ¿o no?... No, mejor dicho, los precios locales, cuando optas a ellos. Te sientes como millonaria o algo así (porque no se lo que es eso). Pero ojo!! por un café se puede pagar desde 0'20 a 2€ (un robo), dependiendo del local donde te lo tomes. Y la diferencia de calidad es ninguna. Exactamente el mismo "lao coffe", que no es más que café de filtro con un dedo de leche condensada, y con hielo, que es más caro. El café filtrado, en sí mismo ya es muy de agradecer.

- Las fábricas de hielo en Vietnam. No se por qué motivo (ya lo investigaré) pero el hielo no acostumbra a hacerse en las casas, y mucho menos en los locales de restauración. Su fabricación está a cargo de varias empresas, también herencia francesa, y la mayor parte del hielo del país procede de dichas empresas. Lo que significa que el agua para el hielo está tratada y/o es de pozo, y da tanta seguridad como la embotellada. Y, aunque yo no acostumbro, es muy de agradecer, con el calor húmedo que hace por aquí, poder tomar las bebidas con hielo.

- Los buses-cama, jeje. En Laos son camas enanas para dos, lo que los convierte en la mejor forma de dormir acompañado. Pero en vietnam son camas individuales, del ancho de un asiento normal, pero camas al fin y al cabo. O sea, que además de ahorrarte la noche de alojamiento, y viajar, lo haces acostadito.

- La línea férrea de Vietnam.

- Y, aunque pueda parecer contradictorio, la comida, que como dicen: no hay mal que por bien no venga. Tengo con ella una especie de relación amor/odio, de estas inexplicables. Como no me convence, me estoy alimentando prácticamente de frutas, pan, quesitos, sardinas en tomate y ahora pollo asado. Cosa que a mis curvas les viene fenomenal. Tanto es así que ya entro en mi viejo pantalón y debo estar buenísima porque:

- ¡¡He encontrado trabajo!!! Ahora soy modelo fotográfica, jajajaja. Cobro 0'50$ por foto, y los pagan!!! Y es que lo de medio-salirse de la ruta, significa que te metes en otra ruta, la del turismo autoctono. Y claro, una europea, llama la atención tanto como para fotografiarla. Pero una europea grande, gorda, y con tetas (que estas de aquí no tienen na), que les saca una cabeza y dos o tres cuerpos, pues ya debe ser lo más de lo más. Algunos me pedían permiso, otros hacían la foto sin más, y más de uno me las hacía a escondidillas. Pero llegó uno que me agarró por la cintura y me hizo señas para que mirase a la cámara. A ese fue el primero que le pedí dinero. Se hizo 4 fotos y me dio 50.000 Dongs (suena bien eh!!). Lo cierto es que no llega a 3$, pero hice mi cálculo y, para vender, bajé un poco el precio. Os juro que lo pagan por hacerse una foto contigo. Ya se sabe, como dicen unos amigos , rollito chinorri. De modo que, de aquí a mi próximo destino, comida gratis a diario, por posar un par de horitas en algún lugar turístico.

8 comentarios:

  1. Jajaja...muy bueno. Nunca te hubieras imaginado ser modelo fotográfica, no?? Ya sabes, otra manera de ganarse la vida.

    ResponderEliminar
  2. Hola Yola: cómo estás hoy?
    Sabes? no veo tan mal lo que te sucede, realmente es una bendición porque significa que estás en el camino correcto ...

    Claro, no has puesto 'piloto automático' y las cosas 'te resbalan', no, quiere decir que sigues inconforme, que no te alcanza lo que sucede a tú alrededor y eso significa cambio, sentidos, estar vivos y estoy seguro (porque has demostrado con tus viajes, al menos eso parece desde la distancia) que encontrarás nuevamente el sentido a tú viaje ...

    Nunca he estado en esa zona de Asia, pero entiendo que debe ser difícil viniendo de otra cultura tan diferente ...

    Me ha llamado la atención que dices "lo bueno del legado de la dominación francesa en Laos, Vietnam ..." o algo así. Habría que preguntarle primero a ellos que opinan de todo, y por otro lado que nada bueno puede quedar en un pueblo que ha sido tan oprimido como ellos ... nada bueno que no venga de SU propia cultura.

    El mundo es hermoso, y mientras más diferente a nosotros, creo que es una gran oportunidad de seguir abriendo nuestras cabezas y nuestro corazón ...

    Larga vida a la disconformidad !!!

    ResponderEliminar
  3. me alegra ver que encuentras cosas positivas en el viaje, que descubres las cosas necesarias y positivas que tiene la vida y que normalmente no apreciamos,y que, finalmente, encuentres el bizcocho, o por lo menos estes ya oliendo la pasteleria...

    pd.: tendriamos que hacer algo con esa linterna... deberias hacerte con otra... ya esta, escribe un post pro-linterna y haber si entre todos podemos hacer que la consigas...
    pd.2: llevaba mucho sin escribir, por problemas tecnicos, pero te he seguido (yo no te fallo, palabrita...)

    ResponderEliminar
  4. Anna, jeje, no, nunca me lo habría imaginado. Lo dicho "rollito chinorri", que algo bueno tenía que tener :D

    Gus, me ha encantado tu punto de vista. Efectivamente no me alcanza lo que sudcede a mi alrededor y me alegra saber que puede ser porque estoy viva (sin "piloto automático"). Yo también espero y deseo encontrar nuevamente el sentido a mi viaje.

    No se si es que me he acostumbrado a esto, pero yo no encuentro que la cultura sea tan diferente como nos la pintan.

    Lo que comentaba del legado francés, hablaba desde el punto de vista de viajera europea (española concretamente), por temas de alimentación. Pero te hice caso ayer y les he preguntado a ellos (solo a unos pocos claro). Lo ven como "evolución" o "avance" y además les deja dinero. No solo no les disgusta, sino que les agrada porque la colonización dejó por aquí muchas cosas que ahora "llenan sus arcas".

    Juan Luis, Gracias por tu fidelidad, ya te echaba yo de menos, y espero que esos "problemillas técnicos" se hayan disipado.

    Fíjate que ahora, que ya huelo la panadería, se me han quitado las ganas de chocolatina, ¡¡manda narices!! Será un mal día, que espero que se pase rápido.

    Lo de la linterna, gracias por la idea y las ganas de colaborar, pero va a ser inviable. La que tenía era muy especial, ya la he buscado por aquí y nada, no hay ni parecidas. Me la tendré que pedir para reyes :D

    ResponderEliminar
  5. pues no creo que tengan los reyes linternas, pq me han dicho que vienen de oriente, que pal caso, es donde estas tu ahora...

    bueno, para lo que necesites, solo hay que preguntar a ver que se puede hacer...

    ResponderEliminar
  6. Yola, un achuchon de los gordos, guapa, yo también soy de esas, no lo puedo evitar :)

    Yo no sé si hubiera aguantado tanto tiempo por aquellos lares, entre lo poco que me atraen sus gentes, sus excesos, sus dorados, su cultura y lo que cuentas, vamos que no le encuentro la gracia por ninguna parte. Pero recuerda que eso también forma parte de la experiencia, así valoraras mucho mas esos lugares especiales. A ver si la India colma tus expectativas. Por muy típico que sea, ahí si que tengo ganas de ir!!!

    Mil besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18/7/09 0:33

    Hola Yola, soy el anonimo de los sentidos inquietos.
    Bueno ya que estoy enganchado a tu blog,a partir de ahora me autobautizo como "sentidos inquietos".
    En mi caso del nomadismo pasé al sedentarismo rutinario y deseado. Padre de familia,afortunado poseedor de empleo fijo,pagador de hipoteca, afiliado a la norma normal. Pese a estar felizmente integrado en la normalidad todos los días, si cierro los ojos veo las sonrisas y miradas de la gente que conocí en mis viajes, y me siento como si estuviera viajando- Pienso en la gente que conocí y que al despedirme supe que no volvería a ver, aspiro aire y parece que huela a carbón y especias, y si agudizo el oido es como si oyera músicas del mundo.
    Y es que algunos, siempre queremos lo que no tenemos.
    Quizás estaría bien que pensaras (independientemente de si el dia es gris o azul), que lo mejor de tu viaje es....lo que te queda por ver, oir oler tocar y degustar, porque en mi opinión en cierta manera, un poquito, construimos nuestras realiades a base de lo que decidimos sentir.
    Disfruta mucho cada pequeño momento y que sepas que a muchos nos haces soñar!
    Besos

    S.I.

    ResponderEliminar
  8. Jeje, Juan Luis, próximo!! Los Reyes vienen de Oriente próximo. Yo ya estoy en el lejano :P Gracias de nuevo.

    Masriya mujer, alguna gracia si que tienen, jeje, hay que rebuscar bastante, pero bueno, si que hay cosillas chulas. A India le queda el punto de la i en mi itinerario. No la he borrado del todo, pero vamos que no, que por lo que cuentan (y sin ánimo de hacerme prejuicios) no me apetece un pimiento ir allí en este momento. Si llego será por casualidad o necesidad (tema vuelos).

    Muchas gracias por el achuchón, los besos y los abrazos, no veas lo bien que sientan.

    S.I., casi totalmente de acuerdo con tu frase: "...construimos nuestras realidades a base de lo que decidimos sentir..."

    Alguna vez leí otra: "No puedo decidir lo que mi corazón siente, pero siempre puedo hacer algo"

    Solo dos cositas. Una es que, aunque decidí escribir toda la "basura", eso no significa que no haya cosas buenas, que ya iré contando, solo que también las hay malas, y muy poquitos (o nadie) lo cuentan.

    La otra es que, el hecho de percibir lo negativo, no resta la percepción de las cosas positivas, que como te digo, también las hay.

    Por otro lado, permanecer en un estado de plenitud constante es imposible. A veces, aún haciendo lo que a uno le apasiona, se nos "funde" la luz interior y, como todo en la vida, los hay que deciden vivir "a oscuras". Yo soy más del estilo de ir a buscar una bombilla, tirar la vieja y reemplazarla.

    Y gracias por tus palabras: "...que sepas que a algunos nos haces soñar." Jamás pensé que eso pudiera suceder y la verdad, emociona mucho.

    Me cojo también tus besos, que en este momento me vienen muy requetebién.

    Gracias a todos por estar ahí, con vuestros comentarios parece que os tengo más cerca y eso, cuando una está "fundida" (buscando la bombilla) se AGRADECE ENORMEMENTE.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos