10.7.09

No querías sopa? Pues cuatro platos llenos!!

Mis intenciones de llegar a India por tierra se vieron truncadas, por enésima vez (que ya he perdido la cuenta), en esta ocasión por la tontería que caracteriza a algunos gobiernos, mandatarios, o lo que sean. Aunque creo que la realidad es que no estoy preparada para aquello. Como dije el viento sopló hacia el este llevándome a Laos, segundo plato asiático.

Con un país ultra turístico puedo, o eso creo, pero con cuatro seguidos!?!? Inviable, manteniendo una sonrisa mínimamente sincera. Esto es Lonelylandia.

Entre los dos grandes monstruos del turismo asiático, que son Tailandia y Vietnam, ahí, encajonaditos, y con muy poco que ofrecer, están los pobres (en todos los sentidos) Laos y Camboya.

Las sonrisas de Laos, tan "famosillas", son igual de falsas, que las del resto de Indochina, más que el alma de Judas. La parsimonia con la que hacen todo es desquiciante, y eso que vengo de África, que hay que ver la pobrina, la inmerecida mala fama que tiene. Hay que tener más que muchísima paciencia para llevarlo medio bien. Y tienen algo que me sorprendió sobre manera, después de venir de Tailandia, donde el respeto a las personas es preeminente.

Un día, ya no se ni lo que hacía porque me sucedió varias veces, estaba yo haciendo algo, escribir, jugar con el móvil o lo que sea. Y noto una respiración, en mi oreja!!! Me giré recibiendo tremendo coscorrón, con el laosiano de turno que cotilleaba, bien de cerca, aquello que yo hacía. Venga hombre!!, yo tengo que pedirles permiso para hacerles una foto, y ellos se pueden apoyar en mi hombro para observar mi actividad!?!?

En otras, más de una, ocasiones, me siento en una cafetería (si, exclusivamente diseñada para turistas). Viene la chica a tomar nota, le digo lo que quiero, lo apunta en su libreta y ¡¡se queda allí!! A pie quieto, mirándome!! Le pregunto si ha entendido lo que quiero. Me dice que si, que lo tiene anotado... y allí quieta!!! Con un esfuerzo por mantener la sonrisa le digo que si necesita algo más, y me dice que no... y ¡¡¡allí quieta!!! ¡¡¡Pero chica, espabilaaaaa!!!

Y luego están los preguntones, y no me refiero a cómo te llamas y de dónde eres, no, me refiero a ¿cuánto tiempo vas a estar aquí? (digo yo que a ellos qué les importará) ¿Donde vas después de tu próximo destino? (me sigo diciendo lo mismo), y luego está la pregunta del millón, tocando mi brazo, así como para comprobar que es de carne de verdad, me sueltan: how many kilos? Mira, es que ya me cago en todo lo que se menea!!. Vale, ellos no tienen porqué conocer mi cultura, pero repito, yo tengo que pedirles permiso para hacer una foto y ellos se pueden permitir estas intromisiones en "mi vida"?!?!

Total que, sin guías, sin mapas, y apenas sin internet, me crucé Tailandia, Laos, Camboya, y ahora Vietnam, por la ruta prefijada (que tampoco hay mucho más fuera de esa ruta, porque ya se han encargado de enrutar todo lo que tienen). Rodeada de un sin fin de mochileros "biblia en mano". Asediada en todo momento, pasé de sentirme observada a sentirme completamente vigilada. Cuando llevaba más de tres días en un sitio, hasta el barrendero sabía mi nombre, mi procedencia y mis intenciones en la localidad. Que igual en otras circunstancias, esto hasta me habría apetecido, pero mira, no, ahora no.

Al que venga buscando "amistades" asiáticas (u occidentales) de estas de "usar y tirar", es posible que estos destinos le maravillen, porque en ningún, repito, NINGÚN momento, vas a estar solo, excepto en el baño, y no siempre, que habrá veces que te agobie hasta la cola que se forma para entrar detrás de ti. Y es que parece que nadie en este mundo entiende que la soledad deseada es el bien más preciado, y que si yo NO inicio, ni doy pie al inicio de una conversación, es porque no me apetece tener dicha conversación.

Y a pesar de todo lo que se dice y comenta del mundo a grandes rasgos, sobre riesgos varios y peligros del viajero, después de todas mis andanzas, Laos es el único sitio donde me han robado, a hurtadillas (la linterna frontal y mi saco sábana). Claro que yo en el lugar de las chicas, sabiendo la que monté, en el único hotel que he pisado hasta ahora, me lo habría pensado un par de veces. Pobres, ahora me dan un poco de lástima. Y también es el país en el que más me han timado, por confiar en la inmerecidamente famosa, bondad de sus gentes. Además, a una chica del guesthouse de Luang Phrabang, le entraron en la habitación por la ventana y le robaron la cámara de fotos. Es decir Laos SI tiene delincuencia.

Total que Laos tiene algunas cosillas chulas, que ya os iré contando, pero entre mi desequilibrio interno y las formas que tienen por aquí, pues como que no me ha gustado mucho. Termina sentándote mal hasta tanto "sabaidiiiiiiii", el saludo típico que viene a significar, o siempre va seguido de un: "te llevo en mi tuktuk", "te vendo un batido de frutas", "me compras algún recuerdo", o cosa parecida. Hasta la oficina de información y turismo, cuando existe, no es más que otra agencia de excursiones.

Camboya es otra historia. Vive de Angkor y se respira en el ambiente. Excepto eso y la venta del genocidio sufrido en el país, nada más. Aparte de todos los jetas oportunistas, querenciosos del bolsillo del "falang" (extranjero). Para muestra un botón. En el 2002 eran 15 los tuktuk que se encargaban de llevar al turista desde Siem Reap, la ciudad de Angkor, al recinto de las ruinas (porque solo son ruinas, arruinadas). Hoy día, solo 7 años después, hay más de 7000, según nos dijo el nuestro. Creo que es un crecimiento que no han podido ni procesar.

No saben mentir, pero aprenderán porque no dejan de practicarlo. Te sonríen solo cuando ven que tu dinero ha tomado camino hacia su bolsillo. Se cabrean si tú no sonríes, y te hacen burla, y más todavía si no te crees la bola que te están intentando colocar. Eso, los del ámbito turístico. Si te sales mínimamente de ahí, la cosa se normaliza un poco, aunque para todos ellos somos dólares con patitas. Por ejemplo, me metí en más de un restaurante no turístico, exclusivamente local. Siempre tiendo a esconderme en el último rincón, pero no te dejan, te colocan cual anuncio de "también para turistas", bien a la vista de todo viandante, lo que provoca el consabido efecto de turista llama a turista, y al final les llenas el local, así que claro, se funden en atenciones y sonrisitas, que ya te podían invitar al café!!

De modo que, considerando el indochino como un pueblo, Laos y Camboya me han parecido los paletos del pueblo. Turísticamente hablando, no llegan a sus vecinos ni a la sombra del zapato, pero se creen que están incluso por encima de ellos, cosa que, en mi parecer, les resta mucho interés.

No, no todo es negativo, pero para mi, el comportamiento de las personas que me rodean, condiciona enormemente la capacidad de disfrute de lo que realmente hay en ambos países. Probablemente, si pudiera llegar a cualquiera de las 4000 Islas (por poner un ejemplo), en transporte público al uso, pagando el precio normal (y no el de falang), por mis propios medios, y no contratando la correspondiente excursión, etc, etc, mi capacidad de disfrute no se habría visto mermada. Pero de verdad, levantarte cada día, sabiendo a ciencia cierta que salir a la calle significa entrar en la "guerra" turista contra local, pues sinceramente, se me quitan las ganas. Y si te atreves no entres en esa guerra, tu bolsillo lo pagará, aunque seguramente te llevarás otra impresión del país. Y encima es una lucha encarnecida para luego ver una cascada tipo grifo, en medio de un monte boscoso (que tenemos muchos más cerquita). Si, es bonito si, pero bonito en plan bizcocho, nada de maravilloso, asombroso, etc. Lo que me hace plantearme si realmente merece la pena el tiempo que vas a perder en la guerra y lo que vas a terminar pagando, para eso.

En definitiva, cualquiera de los cuatro países, están bien para venir en unas vacaciones de unos 15 a 30 días, máximo, y con el dinerito ahorrado de todo el año para el efecto. Que uno vuelve a casa "maravillado" por lo "descubierto" y descansa de todo esto. Pero para un largo viaje, a mi sinceramente me sobran, con uno solo habría bastado, aunque el destino es el destino y hay que aprender a adaptarse. Quizá por eso, Vietnam me lo estoy tomando de otra manera (aunque son los peores, ya os contaré). De los cuatro, es el que me está pareciendo más bonito, físicamente hablando, y más interesante históricamente. Y aunque todo está enrutado, gracias al dios que os apetezca, los mochileros en masa suelen disponer de poco tiempo y todos paran en los mismos sitios, con lo que siempre queda alguna pequeña ciudad o pueblo, donde pasear tranquilamente, sin estar rodeado de rubiales altos de ojos claros y abiertos. Y ya entraremos en detalle, pero no puedo dejar de decir que no me extraña lo más mínimo que los vietnamitas se fundieran a los americanos, estos se meriendan lo que haga falta.

Y para que os podáis hacer una idea más fiel de lo que pasó en ese mes de abandono del blog, y lo acontecido más o menos en los dos meses de Tailandia, Laos y Camboya, os dejo unos extractos de algunas conversaciones que tuve por aquellos momentos.

Conversación con otros viajeros por el mundo:
¿Por donde ando? Ahora mismo estoy en... piiiiiiiiii, al sur de Laos. Aquí hay poco que hacer me quedo unos dos días. Posiblemente un par de noches en... piiiiiiii, y por fin Camboya, a ver si Angkor hace que 5 meses en Asia hayan merecido la pena...

¿Qué tal Tailandia?
Qué tal Tailandia....mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm... qué tal Tailandia, puffff. Algún amigo me dice que estoy comparando Asia con África y que así no se viaja ni se disfruta. Igual tienen parte de razón. Tailandia me ha parecido una gran agencia de viajes, especializada en mochileros. Qué piensas de una capital en cuyo plano turístico aparece "la calle de los mochileros"? Pues eso es Bangkok. Hay mochileros de estos de nueva generación (hippie-pijos, rastas, tobillera con cascabel y Lonely Planet) por todas partes, creyéndose que viajan por libre.

Lo cierto es que no he encontrado nada maravilloso, espectacular o con capacidad de sorprenderme. Es muy fácil de recorrer, pero muy difícil de viajar, no se si me explico. Un enorme parque temático. Lo que llaman selva no lo es. Los de los elefantes llevan unos ganchos de hierro para pegarles que ya se los podían meter ellos en el culo.

Todo es predecible y fácil de hacer. Pero lo que ellos quieren que hagas claro. No hay opción alguna de un pequeño "fuera de ruta" todo está enrutado y preparado para el turismo.

Lo que me ha gustado: Aunque sea una turistada, lo que llaman el "Bamboo Rafting" en Chiang Mai, pero porque tuve suerte y nos tocó el intrépido, fue divertido (pero necesitas mucha suerte). El descenso del Mekong en Laos, siempre que consigas aislarte de los otros 70 mochileros que viajan en el mismo barco. Mola. Lo respetuosa y educada que es la gente en todos los sentidos. Y....... creo que nada más, de momento.

La gastronomía pues, es que te tiene que gustar la especia y el picante, y yo como que soy muy natural y purista. Es buena pero nada del otro mundo (para mi gusto). Estoy de noodles y arroz con lo que sea, hasta el moño. Te imaginas un par de meses a base de paellas varias y fideuá, pues está bueno, pero al final te queda la sensación de que llevas dos meses comiendo algo con pimentón. Pues parecido.

Si te gusta eso, entonces es genial. A mi no me llama particularmente. Anoche le decía a mi chico que "Asia es una mierda", es negativo y categórico (tuve un mal día) pero, lo dicho, para mi no tiene nada de especial, es excesivamente turístico.

Respuesta a mi estimado "tocapelotas":
Hola perroooooo!!!!

Haciendo recapacitar al personal, eres un cabronazo.

No te he contestado antes porque la respuesta va a ser muuuuyyyyy larga, y estaba demasiado encendida (o apagada, según se mire). Ahora me he tranquilizado un poquito, así que prepárate.

Lo que no puedo hacer es que pases por Asia con esta incertidumbre acerca de su valía, no, no, no...
Creo que nunca dudé de mi valía hasta que tú me lo dijiste. Solo es que nunca he viajado así, sin guías, sin información, sin mapa, sin nada de nada, obligada a confiar en lo que me cuentan los lugareños, que, dicho sea de paso son más falsos que el alma de Judas.

Vamos a ver, y desde mi desconocimiento (si, ya veo), creo que tu misma has dado la clave acerca de porque Asia te esta resultando "vacía". La estas comparando, y eso no se puede hacer nunca, o al menos no de lleno.
Igual al principio estaba comparando, es algo inevitable cuando viajas (y en la vida). Pero intento siempre no hacerlo. Después de leerte, me hiciste recapacitar y, como soy "cuadriculada", me hice una larga lista (que mantengo casi a diario, para ser "objetiva" dentro de la subjetividad de mis gustos). Intento imaginar que hace muuuucho que no salgo de viaje y por fin encuentro cosas diferentes, pero, te diré, que las que no me gustan y/o me disgustan, quintuplican las 4 o 5 cosas que me han gustado del sudeste asiático (y Angkor no es una de ellas, creo que esperaba demasiado de las pobres ruinas).

Asia me está resultando vacía, porque ya la "hemos destrozado", igual que hemos hecho los del mundo "desarrollado" con muchos otros lugares. El problema sigue siendo mi falta de información y preparación. Es decir, por ejemplo Egipto está destrozado por el turismo hace muuucho tiempo, pero tiene otras cosas que ofrecer, yo me las preparé, me informé, fui y NO ME DECEPCIONÓ. No estoy comparando Asia con Egipto, solo pongo un ejemplo de destroce turístico.

Aquí no tengo info, no he preparado nada, así que no puedo salir de la ruta prefijada, aunque, por lo que estoy leyendo, no parece que quede mucho en estos paises fuera de esa ruta.

Si, África es mas como tu, planificada, predecible, estática (lleva así desde siempre, da igual que tiempo histórico (nunca me gustó la historia) estudies siempre es igual).
Madre mía, esto si que me ha llamado la atención. Vale, ya veo lo desesperado que estás, jeje. ¡¡¡África predecible?!?! Planificada?!?!?! Tronco, coge a tu mujer y a tu niña y VIAJA!!!

En África, excepto algunos paises, como ya te he comentado el caso de Egipto, es NORMAL, es decir, al igual que en Europa o en América, todo el mundo paga el mismo precio en transporte, en alojamientos, etc. Quiero decir que no existe un precio de turista o extranjero. En eso es lo único que es planificada, como tu dices, porque todo lo demás es indómito, impredecible... mira el famoso "African time". Nunca sabes a qué hora vas a salir y mucho menos a la que vas a llegar, por ejemplo.

Sin embargo, entiendo que Asia a sido siempre cambiante, conflictiva, la marea de gente siempre ha marcado un oleaje difícil de ordenar (bonita frase, te la robaré) (paises con tanta densidad de población son siempre "extradinamicos", imprevisibles).
Llevo aquí 2 meses o algo más y, sin tener ninguna información me he hecho todo el recorrido lonelyplanetero como cualquier otro mochilero. Eso, para mi, significa que todo está prefijado, programado, planificado.

Por otro lado, y con toda la gente que hay, que en eso si llevas mucha razón, fliparías al ver cómo muchos se dedican a simplemente "pasar el rato". En ese sentido igual que en África, supongo que vagos hay en todas partes.

Lo de extradinamicos podría valer, aunque yo no termino de verlo, pero lo de imprevisible, ¡¡por favor!!!, para el viajero el sudeste asiático tiene la ruta perfectamente definida. Y estos pedorros no te permiten que te salgas de ella ni lo más mínimo, aunque pensándolo bien tampoco hay por donde salirse. Quiero decir, que planees lo que planees (por indómito y desconocido que te parezca), te van a ofrecer la excursión pertinente que te incluirá eso, y un par de cositas más (a ser posible alguna tribu o tienda donde sangrarte el bolsillo). Si decides hacerlo por tu cuenta, todo son trabas, te sale 3 veces más caro, necesitas 3 veces más tiempo, etc.

Incluso te venden en cualquier sitio (alojamientos, cibercafé y hasta en el banco) los billetes para los buses locales, al mismo precio que te cobran en la estación. ¿Y eso cómo es? Porque ellos lo compran a precio de lugareño y te lo venden a precio de turista, que siempre son distintos. Un ejemplo: Ayer mismo viajé de Phnom Phen (Camboya) a Ho Chi Ming (Vietnam). El billete de bus, tanto en la guesthouse donde me alojaba, como en ¡¡la embajada de Vietnam!!! (Si venden los billetes en la embajada) costaba 8$, con pick-up (recogida) en el hostal. La alternativa para hacerlo por tu cuenta es:
1- Ir a la estación de buses. En Phnom Phen no hay autobuses urbanos, así que una hora de caminata, 20 minutos de bici (2'50$ día) (bajo un sol y el consecuente calor asfixiante), alquilar una motillo (8$ al día), una mototaxi o un tuktuk que, tras media hora de regateo te costara 1$ ida y vuelta.
2- Comprar el billete de bus que, asombrosamente, en la estación cuesta los mismos 8$

De modo que haciéndolo "por libre" te habrás gastado, como mínimo un dólar más y hora y media en total. Lo ponen tan, tan, tan fácil, que al final te ves obligado a "entrar por el aro".

En cualquier sitio te proporcionan un alojamiento, transporte, los visados que necesites, todo. Y eso no es ser viajero independiente, eso es que el sudeste asiático se ha convertido (lo hemos convertido) en una GRAN AGENCIA DE VIAJES. Esto es lo que menos me gusta.

Ya sabes que para mi lo importante es que exprimas a fondo el viaje (GRACIAS), y por eso me "conformo" con el vacío que nos dejas en tu blog tanto tiempo (lo siento, cuando no tengo nada bueno que contar, mejor estar calladita), pero entiendo que debes disfrutar mas de esas tierras, porque me parece que lo difícil siempre a sido rascar la superficie (eso es relativo) de esa gente que, mirándote con amistad, cordialidad, etc,... como son esas gentes (no son así, la sonrisa famosa es más falsa que el alma de Judas, son como todos), te dejan el regusto de vacío, de no llegar dentro de ellos, como es fácil conseguir en África (no lo veo yo tan fácil en África, depende cómo te muevas). Quizá el idioma marque un poco el limite, puesto que no habrá tanta posibilidad de encontrar ni hispanoparlantes, y el ingles usado imagino será el típico parloteo de turismo... (Saben más inglés y francés del que aparentan (algunos controlan varios idiomas latinos), pero se hacen los tontos, como que no entienden, menudos cabronazos).

Vamos que disfrutes (lo tengo jodido, ¿cómo se disfruta de algo que no te gusta?, y lo siento pero, la falsedad, el abuso y el engaño no me gustan y mucho menos si lo hacen jugando con mis sentimientos), y que como al final no me cuentas cosas me las tengo que imaginar... Imaginar es bonito, pero a veces te dejas llevar por lo que nos cuentan en España, y eso te crea una imagen errónea, muy diferente de la realidad.

...

No es que me disguste en exceso (bueno igual si algunas cosas) creo que simplemente no me va el rollito asiático. Y ahora que he descubierto el tinglao que tienen montado menos todavía. Nunca me llamó la atención y la verdad, todavía no entiendo porqué me dejé 5 meses aquí y solo 3 para África.

Ahora, en Ho Chi Ming, las conexiones son mejores, y en casi todos los alojamientos tengo wifi en la room, así que intentaré currar un poco, aunque no prometo gran cosa. Eso si, no esperes sentimientos ni emociones porque.... "Habla solo cuando tus palabras sean más bonitas que el silencio"... A la gente no le gusta leer todo esto que te cuento porque, como tú, desde casa, o no se lo pueden creer o solo les gusta ver el lado bonito de la moneda.

Te aseguro que cuesta muchísimo aislarse de los 70 mochileros que pululan a tu alrededor por todas partes, para poder disfrutar de lo que ves (porque hacer aquí, se hace poco). Pero estoy empezando a conseguirlo. Comprende que esto para mi es un shock, porque parece que viajo en un paquete turístico de agencia, y eso no me gusta nada. Llegué a pensar que había perdido la ilusión o las ganas de descubrir, que se había cerrado mi mente, o cosa similar, pero creo que no es eso, es sencillamente que no me entusiasma lo que hay por aquí ni la forma de hacerlo.

Siento este rollazo pero te lo has ganado, jeje

Besitos para todos.

Yola

Buscando un "salvavidas":
No quiero entretenerte demasiado pero, necesito hacerte unas preguntas, espero que sencillas, por si pudieras ayudarme, y eso requiere de una pequeña explicación.

...

Por algún motivo (el de siempre, la pasta) caí en Tailandia y, como no me entusiasmó, decidí desplegar la mayor y levar anclas. El viento me ha llevado por la ruta definida por la maldita Lonely que llevan todos los millares de "viajeros" que surcan esta muy labrada tierra. Salirse de esa ruta cuesta un infierno, es más caro y requiere de mucho más tiempo. Pensé que viajar sin guía sería mejor, pero aquí no hace falta, esto es Lonelylandia y la verdad, no se si es el bajón de 5 meses en ruta o es que de verdad estas tierras (o sus formas) no me apasionan. Eso a parte de las 4 gastroenteritis que he pasado en los últimos 2 meses y medio (será que no lo digiero).

Pero estoy encadenada en Asia (algo tendré que aprender aquí), por un maldito billete RTW, cuyo próximo vuelo es el 30 de septiembre. Me quedan por aquí 3 meses.

El caso es que necesito un "caramelito" que despierte mis sentidos. O sea, ese lugar maravilloso donde no llega casi nadie, del que no hay mucha información, etc. (Aislamiento quizá) Y como me apasiona el desierto, del que no he podido disfrutar plenamente en este largo viaje, me fui a Google maps en busca de ARENA, y ¡¡Bingoooo!!! Aunque yo pensé que la encontraría en Gobi, que al parecer también hay algo, el mogollón lo he encontrado en... piiiiiiiiiiiiiiiiiii.

No he mirado mucho pero parece que es el desierto de... piiiiiiiiiiiiiiiiii (por escribir un nombre). Como has estado en todas partes, doy por hecho que has pasado por allí. Preguntas:
1. ¿Hace mucho tiempo que fuiste? Hace 10 años que estuve la última vez.
2. ¿Realmente es indómito o aparece en alguna guía de viajes? ¿Las etnias son reales, o son circos humanos? ¿No habrá agencias que organicen rutitas por las dunas? Las etnias, los... piiiiiiiiiiiii , son auténticos, van en burro y comen melón.

Y en caso que este desierto se pudiera convertir en mi golosina:
3. Mujer viajando sola, nada de chino (de momento) y un inglés muy limitado. Ningún problema para caminar, bici, moto, autostop, camiones o el transporte que sea oportuno. Posibilidades de llegar a este desierto, de 0 a 10? (Ahora estoy en Vietnam). Posibilidad 9 de llegar allí.
4. Dispongo de unos dos meses completos, me daría tiempo de disfrutarlo? Dos meses es suficiente, pero ojo en el autostop a... piiiiiiiiiiiii, si no tienes suerte te puede tomar más tiempo. Míralo bien en... piiiiiiiiiiiii, sino tendrás que volver por el mismo camino.
5. Posibilidades de dormir al raso en el desierto? o hacer una buena travesía de días?
...Si no tienes suerte, considera entrar en... piiiiiiiiiiiii por el... piiiiiiiiiiiii, y de allí rápidamente vas a... piiiiiiiiiiiii.

Consejos? Recomendaciones? Cualquier cosa que me pueda ayudar?... parezco muy desesperada? Otro mogollón de respuesta muy útil, que no viene al caso.

Muchas gracias de antemano.

Un saludo.
--
Yola
Lo que me da lástima es que estoy segura que estos países tienen mucho más que ofrecer al viajero, y de que en alguna parte les queda algo de autenticidad. Pero el turismo lo desvirtúa todo tanto, que... bua!! para que seguir, ya está todo dicho.

Y lo que me da rabia es la sensación que tengo de estar perdiéndome lo mejor, lo auténtico, por no saber ni de su existencia.

Total que esto de viajar en plan "rebaño camuflado" me ha superado.. Que ni he encontrado lo que espera, ni he sentido lo que esperaba, ni he tenido la libertad que creía tener.

Cuando escribí todo esto tocho, todavía me preguntaba qué carajo hacía yo en el sudeste asiático, qué fue lo que me trajo hasta aquí, y que es lo que tengo que aprender de esto. De modo que, como muy poquitos habréis llegado hasta este punto de lectura, me voy a autopermitir el lujo de expresar lo que creo que he aprendido, de momento, al menos lo que siento ahora mismo, y eso es que:

La libertad se vende muy cara.
Si, si, siempre lo supe, pero ahora lo he constatado.

Que sigo huyendo de la gente, y más de todo este mogollón que hay aquí. Ya se que puede sonar a contradicción escribir eso en un blog público que además busca vuestra participación, pero me necesito a mi misma, y eso, rodeada de gente, no lo puedo encontrar, porque tengo que relacionarme ellos y no puedo hacerlo conmigo misma. No imagináis las veces que Rolas, y lo felizmente solitaria que me encontré allí, viene a mi mente.

Que soy asquerosa con la comida, cosa que me cuesta muchísimo reconocer, porque siempre he presumido de lo contrario. Pero claro, era fácil no ser asqueroso, y probar de todo , cuando pasaba un mes fuera de casa y luego volvía y me recuperaba. No me daba ni cuenta, y además hacía comiditas etnicas del país visitado, para la familia y demás (no esperéis una comida asiática a mi vuelta). No es lo mismo pasar meses comiendo cosas que no te entusiasman. O sea, que mola comer murciélago un día, pero alimentarte de murciélago no mola.

Que me gusta viajar por un tiempo y volver a casa. Digerirlo, descansarlo, procesar todo el viaje, las vivencias, los descubrimientos... Incluso seguir informándome sobre lo que he visto, y hecho, si lo considero oportuno. Pero vivir en el mundo no son unas vacaciones y cansa mucho, más de lo que esperaba. Y más aún si tienes que hacerlo contra corriente, porque todo te lo limitan.

Que igual, si estuviese forrada de pasta, tendría otra visión de exactamente lo mismo. Es decir, si no tuviese que mirar la pela. Cosa que no me gustaría nada, pero que creo que lo cambiaría todo.

Seguramente en estos momentos, estaré ya camino de la panadería, que parece estar abierta, donde creo que podré encontrar mi chocolatina. De modo que espero que las musas me asistan para poder contaros algo más interesante de mi tercer trimestre del viaje.

PD: No imaginais cómo me jode escribir todo esto. Me encantaría que hubiera sido diferente, pero es lo que hay. Y la sorpresa es que, si se lo dices a ellos, la peli cambia por completo, malditos....:(

3 comentarios:

  1. Yola!!!si que me parece duro viajar tanto tiempo seguido...lo que dices de viajar un mes y regresar a digerirlo,lo disfrutas más.pero estas viviendo una experiencia unica,es lo que tienes que pensar y pasar de todo lo negativo,ya se que cuesta yo no se si podria,solo hago viajes cortos y algunas veces me cuesta tratar con los pesados.
    Animate y a disfrutar de lo positivo

    ResponderEliminar
  2. Hola Angel. Lo cierto es que he soltado este rolazo, para que toda la "basura" quede en un mismo "contenedor".

    Claro que hay cosillas positivas que, al ser escasas, parece que las aprecias mucho más. Pero esas las iré "soltando" en pequeñas dosis, jeje, que parece que entretienen más.

    Yo creo que el problema en sí mismo no ha sido la cantidad de tiempo. Déjame un año en África y... a ver si vuelvo. No, creo que ha sido otro cúmulo de pequeñas cosillas que, sumadas hacen un millón.

    Pero tranquilo que ya me he rendido. He aflojado el bolsillo y, ahora si voy a disfrutar del bizcocho (eso que quede claro) :D

    ResponderEliminar
  3. los de siempre11/7/09 19:59

    Mi querida no es mas libre el que hace lo que quiere si no lo que hace lo hace por que quiere y disfruta con lo que hace es un juego pero piensalo.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos