22.7.09

Masaje Tailandés

Como todas estas entradas están programas, las hice en Ho Chi Minh y a saber por donde ando ahora que lo leéis. Pues no tengo la menor idea de cual fue vuestra respuesta a mi pregunta sobre los masajes tailandeses. Por eso he decidido yo solita dedicarles un post. Mis disculpas por ignorar vuestra respuesta en esta ocasión.

Antes de venir había oído hablar largo y tendido sobre el famoso (no entiendo por qué) masaje tailandés. Lógicamente llegados al país, me di alguno que otro, aprovechando el irrisorio precio. Venga vale me dí unos cuantos, pero conste que solo era para poder hacer una buena crítica profesional.

Principalmente venden tres tipos de masaje:

- Oil Massage. Es lo que la mayoría de la gente entiende por un masaje, es decir, un masaje de relajación o sobeteo superficial con aceite, generalmente aromático. Suele ser agradable, aunque algunos profundizan un poco y eso, ocasionalmente molesta (que no, duele). A mi me resultó demasiado superficial, aunque la chica hizo un poco de hincapié en una de las mil contracturas que tengo (como todo cristo). No me hizo gran cosa, más allá de dos horitas de manoseo relajante.

Lo venden por tiempo, es decir, tanto, el de una hora y tanto, el de dos horas. A veces también lo venden por zonas: cuello y hombros (suelen incluir los brazos), espalda (ocasionalmente incluye los brazos), piernas, cabeza (en este no usan aceite), y estos tienen los tiempos definidos.

- Foot Massage. No es que te vayan a dar el masaje "de pie", no. Es un masaje sólo de los pies, aunque se suelen extender mínimamente hasta la rodilla. Digitopresión, que de dígito tiene bastante poco, porque lo hacen con un palito de madera (que la madera, hasta donde yo se no tiene sensibilidad alguna). Movilización pasiva (vamos que te mueven las articulaciones) y todo ello aderezado con un poco de sobeteo, apretando que no es lo mismo que profundizar. Si no encuentran cómo rellenar su tiempo (porque te lo venden por tiempo), hacen estiramientos sin sentido, es decir, simplemente estiran hacia donde puedan.

Me debieron tocar las dos peores masajistas de Tailandia, o no las caí bien porque, hacen daño, aprietan sin compasión ni miramiento algunos, y sin saber muy bien donde, ni sentir esa presión, ni los tejidos que hay debajo.

Tienen una variante del Foot Massage que es la Reflexología Podal. Como en todas partes has de encontrar un buen profesional, porque este es el país del timo y, si en el resto del mundo hay que tener cuidado con estas cosas, aquí con más motivo, que te venden los masajes por la calle.

Para no meterme en cualquier sitio pregunté en tropemil hasta decidirme por uno que aparentaba un mínimo de formalidad y conocimiento. No me hicieron pregunta alguna para conocer mi estado de salud. No indagaron de ningún modo (y hay muchos que no son verbales) en mi cuerpo, con la intención de encontrar algo que tratar. Directamente cogió el palito y ale, a apretar, que para eso habrá venido esta. Me regalaron unos estupendos días de diarrea (esto lo entenderán solo profesionales y poquitos más), y por supuesto no repetí y no se lo recomiendo a nadie, si previamente el presunto/a reflexólogo/a no tiene un mínimo indicio de nuestro problema. La reflexología, como otras muchas técnicas, no es un simple masaje, es un tratamiento. Cuidado porque la diferencia es abismal.

- Thailand Massage o Traditional Massage. Es el masaje tradicional tailandés. Del que todo el mundo habla tanto y del que casi todos sabemos tan poquito. Lo que se dice:

¡¡Duele muchísimo!! Cierto. Por lo general no tienen tacto, aprietan y no sienten. Manos como palos de madera.

Te dan una palizaaaaa. Cierto, como un día de trekking, de compras, de médicos, eso, una paliza.

Te dejan como nuevo. Falso, no hacen prácticamente nada, más allá de estirarte un poquejo.

Y mi opinión, siempre desde el punto de vista profesional, y un poquito como usuaria. Para empezar, como tú no te desnudes, te dan el masaje vestido. En mi humilde opinión de terapeuta eso es una aberración. Habría que tener una sensibilidad brutal para percibir los tejidos del cuerpo (no solo la piel), a través de la ropa. Eso es una habilidad de la que muy poquitos pueden presumir. Yo, a día de hoy, no puedo decir que la tenga, ni de lejos, claro que solo cursé 9 años de estudios y sólo llevo trabajando en ello 14 años (jo, yo no quería hacer conscientes esos números, qué bajón!).

Solo usan tres técnicas: digitopresión (sobre todo), estiramientos (un poco) y masoterapia (menos todavía). Si tienes suerte y encuentras una persona mínimamente consciente de lo que está haciendo y con un poco de tacto, posiblemente sentirás dolor en algunas partes (no todas) muy concretas de tu cuerpo. Sentirás tirantez (nunca dolor) con los estiramientos. Es posible que te queden una especie de agujetas durante uno o dos días, y tras eso, te encontrarás mejor (que antes de ir).

Pero esto es lo más infrecuente en Tailandia. El masaje tailandés se ha popularizado tanto que se vende en cualquier esquina (nunca mejor dicho). De modo que lo que menos abunda por este país son auténticos profesionales. Saben que su fama les viene por lo dolorosísimos que son sus masajes, y se dedican a vender dolor. Si no te quejas ellos seguirán apretando hasta oír tu lamento, y sin miramiento alguno de lo que hay bajo sus manos, sus codos, rodillas, pies o palitos de madera.

En ningún momento hacen uso de la sensibilidad que debería residir en las manos (y demás) de un terapeuta, es decir, en mi opinión, casi todos son unos malos o falsos masajistas. Cosa que, como ya he dicho, no quita para que podamos encontrar algún buen profesional del sector. Pero aún en este caso, sólo esas tres técnicas limitan demasiado los efectos del masaje.

Se que puede parecer una crítica dura, pero es el fiel reflejo de la realidad actual que se encuentra en Tailandia, a este respecto. Probablemente esto tendrá poco que ver con las ancestrales lecciones sobre salud y técnicas de sanación que se encuentran grabadas en las paredes de las capillas del Wat Pho, lo que fue la primera universidad del país.

En definitiva, compañeros osteópatas, por estos lares, ninguna competencia y muy poco o nada que aprender, que no sepamos ya. Está todo desvirtuado.

Seguro que algunos de los hombres que hayan visitado un centro de masaje en Tailandia, puede aportar un añadido a toda esta información, cosa que todos agradeceremos mucho. Pero yo soy mujer, y no me ví en la situación, de modo que no puedo hablar de ello.


2 comentarios:

  1. Hola Yola,
    Cada año voy a un balneario en los pirineos, donde varios profesionales realizan diferentes tipos de masajes. deportivo antiestres etc etc. De todos ellos, hay un chico,que exclusivamente se dedica a hacer masaje tailandés. No hace otros masajes. hace pocos al dia, valen mucho más que un masaje normal y os aseguro que la sensación de paliza gustosa, tras el masaje dura días. Hasta el dia después la sensación es como una paliza o tipo agujetas bestias. El día siguiente estás entre relajado y cansado. Y el siguiente día solo puedo definirlo como sentirse bien.
    Tienes que ponerte en una especie de tatami en el suelo, y ponerte ese tanga de papel que al mirarte al espejo piensas, "por favor que nadie me haga una foto"`. Empieza por el dedo pequeño del pie y acaba en la cabeza. Pies, tobillos piernas, culo, espalda, brazos manos,dedos de manos, hombros cuello orejas y cabeza. Utiliza a veces el peso de su cuerpo para presionar o estirar, y no duele,pero el dolor no está lejos. No es especialmente placentero, en el momento. Recuerdo que me comentó que estuvo años en tailandia estudiando, pero que realmente aprendió más del masaje tailandes en españa y otros paises que en la propia tailandia. Era argentino.
    Besos

    S.I

    ResponderEliminar
  2. Exactamente S.I., eso es a lo que me refiero. A que en Tailandia, actualmente, está todo desvirtuado. Resulta más que complicado, especialmente para el turista, encontrar verdaderos profesionales del sector. Y mucho más difícil, encontrar "enseñanza". Aquí no he visto ningún hombre ejerciendo, con eso te digo todo ;)

    Si no tienes ningún problema de base, seguro que es un tratamiento estupendo, como dices, para recuperar el bienestar musculoesquelético de tu organismo.

    No obstante, te invito (si o lo has hecho todavía) a que pruebes un tratamiento de Terapia Manual Osteopática, vulgarmente conocido como Osteopatía (pero cuidado, de los de universidad 6 añitos, nada de academias). El bienestar será General, es decir, en tu comentario, echo en falta la mención de algunas cosas, como por ejemplo el abdomen. El tema visceral y craneal son parte esencial de un tratamiento para que este sea completo. Aunque son demasiados factores, para comentarlos aquí.

    Si estás interesado puedes escribirme a physyola(@)gmail.com (quitando los paréntesis. Estaré encantada de orientarte.

    Besos.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos