8.5.09

En manos del destino.

Algunos ya habéis notado un cierto "descuelgue", que no dejadez, del blog. Y es que una está viajando.

El cuatro de Abril aterricé en Sydney, por obligaciones del "guión". Australia tiene cosas maravillosas, que me encantaría conocer... algún día, pero resulta demasiado cara para mi vuelta al mundo, debía permanecer allí el menor tiempo posible, además tengo que volver, porque mi vuelo a Santiago de Chile sale de allí.

Quiero conocer lo que pueda de Asia e India. Como acostumbro, miré el mapa y, en vista que tengo que regresar aquí y que quiero coger el menor número de vuelos posible, me decidí por empezar en India, con la intención de llegar a Vietnam por tierra.

El seis de Abril (lunes), a primerísima hora, estaba yo en la embajada de India en Sydney para hacer mi visado. ¡¡Chaparrón!! me tardan 10 días laborables, con la mala suerte que nos encontramos en semana santa, con lo que debería esperar un total de 17 días naturales. No tramitan visado de urgencia porque no soy australiana. Segundo intento de India frustrado.

En ese momento se rompieron todos mis esquemas. Decidí que ya sacaría el visado en otro país, pero evidentemente tenía que cambiar toda la ruta. Vamos, más perdida que un borrico en un garaje. No tengo la menor idea de lo que hay que ver en Asia, menos aún de lo que me gustaría. Excepto Angkor y cuatro cosas de India, no sé qué hacer allí.

Los que me conocen ya saben cómo me pongo: bajonazo, todo fuera de control, no se, no entiendo, no veo.... Perdida y desolada... Solo pensaba en volver a África.

Como loca me puse a buscar. Primero países que extiendan el visado a la llegada (o libres de visado) y luego ofertas de vuelos desde Sydney. Pensaba en Nepal, o directamente Tibet, para dar las menos vueltas posibles, pero lo más barato, fácil y temprano, era volar a Bangkok. Yo ni si quiera quería pasar por Tailandia. Me parecía (y me sigue pareciendo) demasiado turístico para mi gusto.

Conseguí mi vuelo y cuando ya tuve la confirmación, me relajé y pude darme cuenta de lo que estaba pasando. Sencillamente estaba en manos del destino. Soy incapaz de describiros la colosal sensación de libertad que esto te proporciona, cuando sientes que puedes hacer lo que quieras, cuando quieras, como quieras. Cuando descubres que ni siquiera tienes que tomar decisiones, el correr de la vida las pone en tu camino sin más.

No hay nada preparado en Asia, no sé qué hay que ver o hacer allí, aparte de templos budistas, Angkor por encima de todos, el Taj Mahal, el desierto del Thar? Ni idea. No se cómo será el transporte, ni donde me llevará el viento.

Lo único que se, es que he desplegado la vela mayor y levado anclas para, en medio de un mar de dudas, aprender a dejarme llevar y disfrutar de la travesía.

Este es, y seguirá siendo durante un tiempo, el motivo de mi "descuelgue". Sólo queda una cosilla que "limita" esa libertad, en cierto modo, y es precisamente este cacharro desde el que os escribo, al que yo solita me he "encadenado". De modo que "ñoras y ñores", me dispongo a guardarlo en la mochila de mano y olvidarme que lo llevo.

Igual programo algún post (todavía no lo se) para que se publique algo durante mi ausencia, pero amigos, Aquí comienza mi verdadero "viaje a la vida".

Ahora mismo estoy en Chiang Rai (Tailandia), con destino India (por tierra). No se si llegaré, no sé a través de qué países. Tengo varios visados que ni siquiera se si usaré. A partir de aquí las posibilidades son todas, de modo que me dejaré llevar por el viento y, cuando haya olvidado que tengo el nebu en la mochila, supongo que será el momento de volver y contaros cómo me fue.

Mientras tanto, ME VOY A VIVIR!!!



6.5.09

¿Dónde está Yola? 13. Opera House, Sydney

Evidentemente esta era muy fácil. Lo han acertado todos, a pesar que a algunos les cuesta un poco el tema del puzzle. Pero los dos primeros fueron Juan Luis y Roudy.

Estaba en el Opera House de Sydney (Australia).



Gracias a todos por participar y por vuestras palabras.

3.5.09

Cerrando la fase africana.

Cuando me preparaba esta primera fase de mi vuelta al mundo, solo me marqué algunos objetivos. Esos lugares de los que alguna vez has oído hablar, o has visto en documentales, y te han llevado a soñar que algún día te encantaría estar allí, verlos y disfrutarlos.

Los reuní y los ubiqué en el mapa (en verde). Después los uní con una línea imaginaria, que podría convertirse en el camino a seguir.

Los objetivos, en principio, solo eran 5:

- Ver un rinoceronte negro. Lo conseguí en la Reserva Mkhaya (Swazilandia) y en el cráter del Ngorongoro (Tanzania).

- Perderme en las Islas Quirimbas. Lo conseguí a finales de Febrero '09, tras recorrer Mozambique de sur a norte.

- Ver "los cinco grandes" en su hábitat natural (daba igual dónde). Lo conseguí entre la Reserva Mkhaya (Swaziland), en Ngorongoro y Serengeti (Tanzania), y el Delta del Okavango.

- Navegar el lago Victoria. Lo conseguí a través de Mwanza (Tanzania). Bueno, no conseguí navegarlo realmente, pero estuve allí y pude disfrutarlo. (Cuenta pendiente).

- Ver las Cataratas Victoria. Y a ser posible bañarme en la piscina del Diablo. Lo conseguí en los dos países Zambia, vía Livingstone; y Zimbabwe, vía Victoria Falls. Mala suerte con la piscina famosa, era época de lluvias y el río viene demasiado cargado y con demasiada fuerza. Además llegar a la isla de Livingstone, donde se encuentra la famosa piscina, era más caro de lo que me podía permitir. Pero conseguí meter los pies en el Top of the Falls, en Zambia. En principio me vale.


Ver África en un mapa más grande


Pero esa línea terminaba en las cataratas Victoria, y desde allí, el tiempo marcaría mi ruta de regreso a Johannesburgo, donde tomaría mi siguiente vuelo. Había muchas más cosas que llamaban mi atención en el continente africano, algunas de ellas las dejé marcadas (en rojo), por si fuese posible completarlas.

A costa de visitar en vez de conocer, pude ampliar la ruta, que he dibujado tras mis pasos, y así llegué a visitar/hacer, las otras cosillas que me picaban, y que han sido:

- Navegar el Delta del Okavango en Botswana. Dio tiempo y lo conseguí vía Maun.

- Disfrutar el desierto del Namib y sus famosas dunas. A 15 días de abandonar África llegué al Namib y pude disfrutar de ese estupendo desierto.

- Visitar Ciudad el Cabo. Y a ser posible ver el gran tiburón blanco. Dio tiempo de ambas, y lo disfruté como una enana.

- En el caso de llegar a Ciudad el Cabo: Hacer puenting en Bloukrans. Pero las ganas que tenía de hacerlo me pudieron y lo hice en el puente transfronterizo, entre Zambia y Zimbabwe (aunque pertenece al segundo), en las cataratas Victortia.

De modo que he ampliado las expectativas con dos países (Botswana y Namibia), dos maravillas naturales (Delta del Okavango y desierto del Namib) y dos actividades extremas (así lo llaman, aunque no es para tanto).

Esta es la ruta literal que he seguido.



Concluida la fase africana (mal que me pese), me quedan algunas cuentas pendientes. Y es que Africa es grande y maravillosa. A nadie deja indiferente. Dicen que engancha, y con razón. A mi me ha dejado un muy dulce sabor de boca y unas ganas tremendas de volver. He pasado allí tres meses, pero necesito mucho más. Me quedan por conocer Asia y la Antártida (quizá algún día), pero creo que la autenticidad de África no tiene igual.

Lo que me encantaría, y que ahora se que es factible, en gran parte gracias a Giulliana:

- Recorrer el Nilo completo. Primero desde el Lago Victoria (por ejemplo Rwanda, que me lo he dejado y me apetece mucho) hasta el encuentro de los dos Nilos, Blanco y Azul; y desde el lago Tana, en Etiopía, hasta el Mediterraneo.

- Cruzar el Sahara del Atlántico al Mar Rojo (no, no al Mediterráneo, eso me parece muy fácil), o viceversa, aunque lo preferiría así, hacia el este. Este está empezando a "cocerse", se encuentra en fase de "búsqueda de ingredientes".

- Conocer con tiempo y tranquilidad Namibia, Botswana y Malawi (que también me lo he dejado en el camino), y qué tal Zimbabwe... por pedir que no quede.

Si alguien prepara alguno de estos viajes para los próximos años, y necesita compañía (aunque solo sea para reducir gastos) que me avise!!

Ya se que África tiene mucho más que eso, me queda sin nombrar toda la franja central, y parte occidental, pero bueno, eso solo es lo que más me apetece desde hace tiempo.

Seguiré dibujando la ruta tras mis pasos, la próxima fase es incierta, aunque nace en Sidney (Australia).

Te quiero mamá.

Desde Serengeti vengo guardando este vídeo, para publicarlo en un día tan especial, y dedicárselo a todas las madres, porque se lo merecen todo, y en particular a la mía que (como todos decimos), para mi ES LA MEJOR MADRE DEL MUNDO.

Para mi, y todos los que estábamos allí, fue un momento muy especial y nos sentimos muy afortunados de tener la oportunidad de presenciar semejante escena que, en pocos minutos, trasmite sufrimiento, dolor, preocupación, atención, paciencia, alegría, dedicación, ternura...

Siento mucho la calidad, pero no he podido, ni ponerle música, ni subirlo con mejor resolución.
"Este año no puedo estar allí para darte un millón de achuchones, pero quiero que sepas que pienso en ti cada día. GRACIAS MAMÁ"



A falta de palabras te dedico esta canción:



Letra de la canción: "Señora, Señora" de Denisse de Kalafe
A ti que me diste tu vida, tu amor y tu espacio.
A ti que cargaste en tu vientre, dolor y cansancio.
A ti que peleaste con uñas y dientes,
valiente en tu casa y en cualquier lugar,
A ti rosa fresca de abril, a ti mi fiel querubín.

A ti te dedico mis versos, mi ser, mis victorias
A ti mis respetos señora, señora, señora.
A ti mi guerrera invencible, a ti luchadora incansable,
A ti mi amiga constante, de todas las horas.

Tu nombre es un nombre común, como las margaritas.
Siempre mi poca presencia constante en mi mente.
y para no hacer tanto alarde, esta mujer de quien hablo,
es linda mi amiga, gaviota, su nombre es... MI MADRE.

A ti que me diste tu vida tu amor y tu espacio.
A ti que cargaste en tu vientre dolor y cansancio.
A ti que peleaste con uñas y dientes,
valiente en tu casa y en cualquier lugar.
A ti rosa fresca de abril, a ti mi fiel querubín.

A ti te dedico mis versos, mi ser, mis victorias
A ti mis respetos señora, señora, señora.
Y para no hacer tanto alarde, esta mujer de quien hablo
es linda mi amiga, gaviota, su nombre es... MI MADRE.

TE QUIERO.



GRACIAS MAMÁ