10.4.09

Cañón de Sossusvlei

De vuelta hacia el lodge tomamos un desvío. Vamos hacia la medio sorpresa que nos tienen reservada. Una visita al cañón de Sossusvlei, a unos 4km del pueblo homónimo. Corta visita.

Cristine (alemana) y yo, teníamos ganas de pasearlo, tiene para un ratejo, tampoco demasiado. Pero el grupo nos ha salido soso y perezoso. Solo quieren una rápida visita, tres fotos y ale.

Claro que, al ver el agua no nos hemos podido resistir. No nos habían avisado de un posible baño en el río. No venimos preparadas. Pero hemos pasado calor, apetece muchísimo, hay gente bañándose. La primera intentona de Cristine ha sido bañarnos vestidas, pero yo no he traído otra ropa, me tocaría colada nocturna y rezar para que mañana esté seca. Mira mejor en ropa interior, que nos la podemos quitar detrás de esa roca.

Ale, ni cortas ni perezosas nos hemos dado nuestra rápida zambullida en el río. Ya sabéis lo que se agradece un chapuzón refrescante después de un día de desierto.

Como la gente tiene prisa por llegar a la piscina de lodge, nos ha sabido a poco. Le decimos al guía cómo no nos había avisado de esto, no es justo, de haberlo sabido.........

Estaba yo dispuesta a ducharme, para después sentarme un ratillo a escribir, cuando viene Bosh y nos dice que, si queremos volver al cañón nos recoge en media hora. Mi compañera de cuarto, Lora (escocesa), prefiere quedarse en la piscina y estudiar un poco, yo le digo que me apunto sin dudarlo un segundo.

Comenzamos el día a las 6:00, pero es que nos lo "cierran" a las 16:00. Todavía quedan horas de luz, y cosas por hacer. No me puedo imaginar a las 4 de la tarde, en semejante lugar, y de brazos cruzados.

Cristine también se ha apuntado a un segundo baño. Ha sido genial, porque no había nadie. La montaña rocosa se quiebra en hondonada pulida por el agua del río. Algo de arena une roca y agua, que está verde y fría. Tiene una suave corriente que se agradece por los piececillos. Desde la roca de enfrente, a unos tres metros de altura, hemos practicado nuestros "saltos olimpicos". Bosh ha traído unas cervezas. Un par de fabulosas horas de diversión sumergida en plena naturaleza. Ha sido genial, solo por el detalle de volver a traernos ya se ha ganado la propina.

2 comentarios:

  1. Como puede existir gente que desaproveche estas oportunidades?? Están en lugares maravillosos y prefieren apalancarse en una piscina "civilizada"
    Yolaaa, estoy contigo, sabes que yo hubiera hecho como tu! Besos

    ResponderEliminar
  2. Mira mejor ni pensarlo, porque, entre que es un poco "desierto de escaparate" y la compañía que llevábamos.......

    En fin, al final hubo suerte y pudimos disfrutarlo para nosotros solitos :D

    Se que te habrías venido ;)

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos