23.3.09

Llegada a Livingstone

Unos cuantos autobuses y hostaluchos, casi 30 horas de tren, otro toapretaos, y por fin en Lusaka (Zambia). Aquí cambia todo. Montones de tipos en las terminales de los buses nos esperan para ofrecernos sus servicios de taxi. Pero hoy no vengo sola. He conocido a una chica japonesa (no me preguntéis su nombre) en el último minibus y entre las dos nos hacemos fuertes. El alojamiento está cerca y, aunque se empeñan en decirnos una y otra vez lo peligrosísimo que es para dos mujeres solas, andar por la noche por Lusaka, hemos ido andando.

A mitad de camino se nos ha unido un poli, que también nos habla de los peligros de la ciudad, pero mira, son las seis de la tarde, vale, es de noche, pero no creo que sea para tanto y sabemos defendernos. Efectivamente, lo único que buscaba era su propina por acompañarnos. Ya estamos con el tema.

Nos hemos ido al dormitorio compartido, nos damos una duchita, y nada, el poli en la entrada del backpackers esperando su propina. Hemos encontrado un camino, por detrás para acceder al comedor. Así que conseguimos cenar sin que nos vea y acostarnos. Suponemos que se iría en algún momento de la noche.

La japonesa también va para Livingstone, así que nos empapamos de Lonely y barajamos posibilidades: Bus, incómodo, más caro, solo 5 horas, sale por la mañana, estamos allí mañana por la tarde; o tren, cómodo, más barato, pero sale por la noche, no hay express solo ordinario, llegaríamos pasado mañana tempranito, y nos ahorramos una noche de alojamiento. Yo habría elegido tren (no tengo prisa) pero ella prefiere bus, sus días están contados, así que al final bus. Si, me voy con ella, por si no encuentro dormitorio compartido, así podremos compartir uno doble. Además hay buen rollito, nos entendemos.

Último autobús y ya estamos en Livingstone. No me puedo creer que esté aquí, tenía tantas ganas...

El albergue es alucinante. Tiene de todo y para casi todos los gustos. Especialmente seguridad y buenos precios. Pero lo más importante es el buen rollo que hay en el ambiente. Bastante gente joven (casi toda), en viajes de fin de curso, ofertas de vuelos, o similares. Mucho viajero sin más, de los que tocan la guitarra y pintan y venden sus pinturas y otras cosas.

El segundo día nos ubicamos, recorremos la ciudad. Está perfectamente adaptada al turismo, esto va a ser fácil, a excepción de todos los moscardones cambiamoneda, "mendigos" de lo que te vean en la mano, taxistas, etc. De verdad que mira que lo ponen difícil.

Hay que hacer algo de compra, mañana vamos a pasar el día en "El Parque", así que hay que llevar la comidita. En el backpackers hay una estupenda cocina, con cajones donde guardar tu compra y nevera enorme.

Puff, creo que me estoy poniendo nerviosa, no se bien si por encontrar "civilización" o porque mañana voy a por mi cuarto objetivo, otro que le tengo ganas hace años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos