30.3.09

Llegada a Botswana.

Un autobús grande, que sale a las 5:00 de Livingstone (25.000K= 3'85€), nos lleva hasta Kazungula, donde está la frontera con Botswana. Llegamos sobre las 6:10 y nos toca esperar veinte minutos a que abran. Tiempo que aprovecho para el pertinente cambio de moneda.

Me he pegado, en plan lapa, a una chica zambiana, que también va hacia Kasane, primera localidad de mi próximo país. Pero, desconozco el motivo por el que no la dejan abandonar Zambia. Me toca continuar sola, aunque no es problema. Un grupo de jóvenes féminas quieren hacerse amiguitas mías, mientras esperamos el ferry que nos llevará a la otra orilla del Zambezi.

Unos diez minutillos de paseo, todavía entre bostezos y legañas, aunque el sol ya ha hecho acto de presencia. Frontera de Botswana. Rellenar el impreso de turno, sellito gratis y tres curiosidades:

1. Te preguntan los días que pasarás en el país, y siempre te sellan para cinco días más de lo que has dicho. El visado no es válido para X meses, sino sólo para la fecha que pone.

2. Siempre me atienden antes que a los locales.

3. Te hacen "lavar" las suelas del calzado (incluso a veces el del equipaje) en un líquido desinfectante (qué bien me viene oiga, ¿puedo meter la mochila entera?). Lo hacen para evitar la propagación de la fiebre aftosa, o algo así he entendido. El caso es que, ya en la calle, te hacen pasar por un hueco en el suelo, en cuyo interior hay una manta o un trozo de alfombra, empapado en dicho líquido. Pisas aquello y ya está.

Lo coches también tienen que pasar por una hondonada llena del líquido, para que se limpien las ruedas.

Además está prohibido meter o sacar carne (fresca o cocinada) del país. Si llevas carne tiene dos opciones; cocinarlo y comértelo allí mismo; o tirarlo en un pequeño vertedero que tienen al efecto.

Mi Geppeto dice que Kasane está lejos de aquí. El grupo de chicas no viene. O espero a ver qué pasa, a riesgo de perder una noche en Kasane, o tendré que coger un taxi. Espero un poco pero no vienen, y no hay buses, ni utilitarios para hacer dedo. Necesito llegar lo antes posible, o me quedo sin bus para ir a Nata. Al final taxi (15.000 Pulas = 1'50€).

El taxista me deja en un cruce, asegurándome que por allí pasa el autobús, si queda alguno. Que no hace falta ir hasta la ciudad. Si no vienen autobuses haz autostop. Vale y cómo sabemos si quedan o no autobuses? No lo sabemos.

Hay tres personas esperando. Uno de ellos hace señas a los coches para que paren. Efectivamente esto es una "estación de autostop". Como una hora después para un autobús que va a Nata. Bien!!... o no. Cuando ya estaba yo viendo el cielo abierto, resulta que me dicen que está completo. Cómo irá para que ellos mismos te digan que va completo. No cabía un alfiler.

Sigo esperando y nada. Dos horas y veinte minutos de reloj y ningún autobús.Se acabó, me voy en lo primero que pare, total, qué son ya cinco horas de viaje? Nada.

Estaba temiendo que parase algún pic-up destartalado, que es lo más frecuente. Pero ha habido suerte, ha parado un coche. Subimos tres (aquí siempre suben todos los que caben), un chico, otra mujer y yo.

Suelen cobrarte lo mismo que el autobús, pero hay que pagar en destino, nunca antes. Debemos tener en cuenta que nuestro equipaje va en el maletero y habrá alguna parada para estirar las piernas.

La anécdota fue que el conductor llevaba un enorme hueso de elefante en el maletero y, poco antes del control de carretera, se lo colocó, envuelto en una manta, en los pies del chico... traficando con huesos de elefante.

Ah!! Hay que tener mucho cuidado, estamos atravesando parte del Parque Nacional de Chobe. Eso significa animales por todas partes, muchos, incluso cruzando la carretera, vamos, un safari gratuito. Es relativamente fácil tener un accidente, chocar o atropellar algún animal. Hasta aquí vale, como en las nuestras secundarias, no hace tanto tiempo (incluso actualmente), la "pequeña" diferencia es que aquí, lo que cruza la carretera no son ovejas o perros, sino bueyes, búfalos y elefantes. Eso es lo más frecuente, pero puede cruzar cualquier bicho. Un dato curioso es que hay más accidentes por los animales, que por la velocidad o el alcohol. Y aquí matar un elefante (o cualquier animal protegido), aunque sea en un accidente de tráfico, está duramente penado por la ley. Esto es territorio de los animales que nosotros estamos usurpándoles, así que ellos siempre tienen preferencia. Excelente filosofía.

Llegamos a Nata, en una gasolinera de las afueras. Tiene tienda donde abastecerse y comer algo, parada de autobús y, a la vuelta de la esquina, parada de autostop. Si no vienen ningún bus, toca ejercitar el pulgar otra vez.

Estábamos comiendo algo cuando ha aparecido un bus que va a Maun, y tiene sitios libres!! Ha habido suerte (o no, según se mire). Otras cinco horas y media en un minúsculo asiento de pasillo, con una pierna y medio culo fuera.

De aquella manera llegamos a Maun. Sólo me queda el último minibús hasta el backpackers que me han recomendado Pablo y Eva, unos ciber-amigos que también andan rodando el mundo en sus "366 sábados", con muy similar ruta a la mía, y que conocí poco antes de partir.

Bien, lo que nadie me había contado es que el Old Bridge Backpackers, está a unos 20 minutos en minibús, desde la estación de buses, o sea, a tomar por culo del pueblo. Pero no, eso no era lo malo. Lo mejor fue cuando el minibús me deja en medio de la carretera y me dice que siga caminando por ese -oscuro y tenebroso- camino de tierra, el camping está a un kilómetro.

La madre que me pa.....!!!! Sinceramente chic@s, me acordé de vosotros y mucho.

Vale, tranquila, esto debe ser lo normal, así que no hay problema. Paro un momento, me fumo mi cigarrito claro. Quito el saco y el petate que protegen mi mochila. Busco el repelente de mosquitos, me lo echo (esto es muy frondoso y está al lado del río), lo vuelvo a guardar. Me planto la mochila en la espalda y la linterna en la frente. Me lo pienso... En realidad solo estoy haciendo tiempo a ver si pasa alguien que vaya en mi dirección, pero nada, creo que hasta Dios se ha ido a cenar. No hay más remedio. Miro los escasos 5 metros que se ven de camino y comienzo mi caminata.

Llevaría unos trecientos metros cuando, se hace la luz, una luz enorme que se me acerca por la espalda. Bieeeeennnn!!! un tote!! Y por aquí solo puede ir al albergue-camping. Ahora solo espero que tenga un sitio.

Hubo suerte, una chica alemana que trabaja en Maun y se aloja en el Old Bridge (de momento), Lora. Solo lleva aquí una semana y un amigo le ha dejado el coche, hasta que ella consiga uno. Genial ya tengo transporte por si quiero bajar al pueblo.

Me levanté a las 4:00. He llegado a las 21:45, después de 6 transportes diferentes, una frontera desinfectante, esquivar elefantes, búfalos, puercoespines y antílopes en la carretera, traficar con huesos de elefante y 17 horas de viaje. Yo creo que por hoy he cumplido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos