9.3.09

Empieza la excursión.

9:30, vienen a recogerme al hotel en un Land Cruiser del los antiguos. El conductor se llama Daniel y el cocinero Asheck (ambos acentuados en la "a"). Atrás van Stuart y Patty, una pareja añudita de Canadá, y Anjung (Anjy), una joven de Corea del Sur, y sonriente a más no poder. Se respira muy buena energía.

Recogemos al quinto viajero, ella es Cristina, americana, de alguna parte de California. Breve parada para el pago de las chicas y salimos dirección Lago Manyara, a la reserva.

El viaje se ha hecho corto y ameno gracias a las interesantes historias que nos acompañan. Ya sabemos que mi inglés deja bastante que desear. Lo he advertido al personal y todos hacen esfuerzos por hablar más despacio y para que Anjy (que tampoco controla mucho) y yo les podamos entender. Gracias a su buena disposición he podido enterarme de algo.

Patty y Stuart también viajan por un año. Han pasado por España para hacer el camino de Santiago, y también han estado en Granada, lo que nos ha dado para larga conversación, tema toros incluido. Ahora vienen de Uganda y Rwanda y, de aquí, se van a India. Después volverán por el este de Europa, quizá Turquía, no lo tienen del todo claro, lo decidirán sobre la marcha. Tienen dos hijos (chico y chica) que han dejado en Canadá (ya están bien criaditos). Del motivo de su viaje no me he enterado muy bien, quizá jubilación, quizá bodas de algo (plata supongo), quizá solo porque sí. Chicos, si conseguís leer esto nos lo contáis por escrito en un comentario.

Me han parecido encantadores, abiertos, activos, de fácil comunicación, o sea, genial compañía de viaje.

Anjy está viajando por unos meses para aprender inglés. Creo que por sus estudios consiguió un vuelo (especie de beca o similar) a Jo'bur, vía Londres. Estuvo en Johannesburgo un tiempo trabajando (creo que de prácticas) en un hospital. Hablaba mucho sobre el grandísimo problema que hay por aquí con el SIDA y está aprendiendo inglés sobre la marcha (sin cursos), con un diccionario inglés-coreano y su buena voluntad, ole por ella.

Tiene una energía que deslumbra, se maravilla con todo. Por supuesto fue la primera en sacar la cámara de fotos. Sonríe constantemente y, lo que es mejor, sinceramente. Un alma limpia viajando por el mundo.

Tras su trabajo en el hospital decidió recorrer otros países de África y después volará de nuevo a Londres. Le queda algún tiempo en Londres antes de regresar a Corea y no tenía muy claro si quedarse a conocer mejor Inglaterra, si visitar París o, ahora que Stuart y Patty le han contado las maravillas del Camino de Santiago, también quiere hacerlo. Intentaré enterarme por cual se decidió.

Por último Cristina, que simplemente viaja, porque ama viajar. Aunque creo que también forma parte de su trabajo, en cierto modo. Ha cogido 3 meses; empezó por India, pero tras cinco semanas allí, necesitaba descansar de los hindúes y se ha venido a Tanzania. Ya hablaremos de esto pero por lo que cuenta, la entiendo. Miedo me está dando India.

Sin duda una experta viajera, se las sabe todas y se nota que adora viajar. Abierta, colaboradora y siempre dispuesta. Además habla algo de español, bueno una mezcla de argentino-mejicano muy divertida. Le costó arrancar pero luego se lanzó, cosa que a mi me vino de lujo en algunos momentos.

Y entre tanta conversación hemos llegado al camping de la Reserva. También tiene algunas habitaciones, pero nosotros dormimos en tiendas de CAMPAÑA, o sea, como las antiguas del ejército yo creo, amplias y altas. En España esta tiendas creo que eran para 6 personas, pero ellos nos ponen una por pareja. Si, somos impares y yo fui la última en reservar, así que suerte otra vez, me toca una tienda para mi solita, jeje.

Mientras unos montan las tiendas, el cocinero prepara un almuerzo, algo justito pero rico y variado.

No recuerdo el nombre del camping pero, en la guía de Stuart dice que lo llaman el "Camping de los Mosquitos" y si, se merece el apodo. Está unos 3km antes de la entrada al parque. Tiene un bar-restaurante, donde podremos cargar las cámaras esta noche. Está limpio y aparentemente bien atendido. En cambio los baños, están más bien guarretes. También tiene una pequeña piscina para refrescarse y los terrenos de acampada tienen buena sombra.

Bien comiditos, distribuidos y acondicionados en nuestras tiendas, nos vamos al primero de los tres safaris contratados, el de la Reserva del Lago Manyara.


2 comentarios:

  1. Caping de los mosquitos , quiere decir que no tiene mosquitos , verdad linda precioso el monito ,
    bea

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, Bea, ya nos habría gustado pero no, el nombre lo tiene bien merecido por la cantidad de mosquitos que hay. Pero tranquila, conseguimos escapar gracias al repelente.

    El mono es muy curioso si, pero es de otro post ;)

    Gracias por seguirnos.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos