31.3.09

¿Dónde está Yola? 10.

Venga una facilita. Solo con las fotos creo que podéis adivinar por dónde andaba Yola.



Como es muy fácil, vamos a rizar un poquito el rizo. ¿Sabrías decir el nombre de cada una de las dunas de las fotos? Yo las he subtitulado como Duna 1, 2 y 3. Sabrías darnos la correspondencia?

¿Dónde está Yola? 9. Delta del Okavango

4--griega = Cuarta letra griega = Delta

Ok = Dos primeras letras de Okavango


Con un poco de vista, ese "Venga!!!..." de la siguiente frase, casi terminaba de formar el nombre del rio.

A mi me parecía muy facilito, tanto que los que están acostumbrados se han estrujado el cerebro más de la cuenta.

Si Jose, aunque dudoso fuiste el primero. Como afirman Anna y Mune, estaba en el mal llamado Delta del Okavango. Muy bien chicas!! Juan Luis, casi, casi, pero......

El delta que no lo es, de un río que no desemboca en ningún mar ni océano, porque es embebido por el NO desierto del Kalahari (ya explicaré esto del NO desierto). Curioso fenómeno sin duda alguna.

Echad un vistazo vía satélite (no me he podido resistir a ponerlo). A que es precioso el "árbol de agua" que se ve desde arriba.


Ver mapa más grande


Pues navegarlo y vivirlo es la bomba!! Otra experiencia más que recomendable.

30.3.09

Llegada a Botswana.

Un autobús grande, que sale a las 5:00 de Livingstone (25.000K= 3'85€), nos lleva hasta Kazungula, donde está la frontera con Botswana. Llegamos sobre las 6:10 y nos toca esperar veinte minutos a que abran. Tiempo que aprovecho para el pertinente cambio de moneda.

Me he pegado, en plan lapa, a una chica zambiana, que también va hacia Kasane, primera localidad de mi próximo país. Pero, desconozco el motivo por el que no la dejan abandonar Zambia. Me toca continuar sola, aunque no es problema. Un grupo de jóvenes féminas quieren hacerse amiguitas mías, mientras esperamos el ferry que nos llevará a la otra orilla del Zambezi.

Unos diez minutillos de paseo, todavía entre bostezos y legañas, aunque el sol ya ha hecho acto de presencia. Frontera de Botswana. Rellenar el impreso de turno, sellito gratis y tres curiosidades:

1. Te preguntan los días que pasarás en el país, y siempre te sellan para cinco días más de lo que has dicho. El visado no es válido para X meses, sino sólo para la fecha que pone.

2. Siempre me atienden antes que a los locales.

3. Te hacen "lavar" las suelas del calzado (incluso a veces el del equipaje) en un líquido desinfectante (qué bien me viene oiga, ¿puedo meter la mochila entera?). Lo hacen para evitar la propagación de la fiebre aftosa, o algo así he entendido. El caso es que, ya en la calle, te hacen pasar por un hueco en el suelo, en cuyo interior hay una manta o un trozo de alfombra, empapado en dicho líquido. Pisas aquello y ya está.

Lo coches también tienen que pasar por una hondonada llena del líquido, para que se limpien las ruedas.

Además está prohibido meter o sacar carne (fresca o cocinada) del país. Si llevas carne tiene dos opciones; cocinarlo y comértelo allí mismo; o tirarlo en un pequeño vertedero que tienen al efecto.

Mi Geppeto dice que Kasane está lejos de aquí. El grupo de chicas no viene. O espero a ver qué pasa, a riesgo de perder una noche en Kasane, o tendré que coger un taxi. Espero un poco pero no vienen, y no hay buses, ni utilitarios para hacer dedo. Necesito llegar lo antes posible, o me quedo sin bus para ir a Nata. Al final taxi (15.000 Pulas = 1'50€).

El taxista me deja en un cruce, asegurándome que por allí pasa el autobús, si queda alguno. Que no hace falta ir hasta la ciudad. Si no vienen autobuses haz autostop. Vale y cómo sabemos si quedan o no autobuses? No lo sabemos.

Hay tres personas esperando. Uno de ellos hace señas a los coches para que paren. Efectivamente esto es una "estación de autostop". Como una hora después para un autobús que va a Nata. Bien!!... o no. Cuando ya estaba yo viendo el cielo abierto, resulta que me dicen que está completo. Cómo irá para que ellos mismos te digan que va completo. No cabía un alfiler.

Sigo esperando y nada. Dos horas y veinte minutos de reloj y ningún autobús.Se acabó, me voy en lo primero que pare, total, qué son ya cinco horas de viaje? Nada.

Estaba temiendo que parase algún pic-up destartalado, que es lo más frecuente. Pero ha habido suerte, ha parado un coche. Subimos tres (aquí siempre suben todos los que caben), un chico, otra mujer y yo.

Suelen cobrarte lo mismo que el autobús, pero hay que pagar en destino, nunca antes. Debemos tener en cuenta que nuestro equipaje va en el maletero y habrá alguna parada para estirar las piernas.

La anécdota fue que el conductor llevaba un enorme hueso de elefante en el maletero y, poco antes del control de carretera, se lo colocó, envuelto en una manta, en los pies del chico... traficando con huesos de elefante.

Ah!! Hay que tener mucho cuidado, estamos atravesando parte del Parque Nacional de Chobe. Eso significa animales por todas partes, muchos, incluso cruzando la carretera, vamos, un safari gratuito. Es relativamente fácil tener un accidente, chocar o atropellar algún animal. Hasta aquí vale, como en las nuestras secundarias, no hace tanto tiempo (incluso actualmente), la "pequeña" diferencia es que aquí, lo que cruza la carretera no son ovejas o perros, sino bueyes, búfalos y elefantes. Eso es lo más frecuente, pero puede cruzar cualquier bicho. Un dato curioso es que hay más accidentes por los animales, que por la velocidad o el alcohol. Y aquí matar un elefante (o cualquier animal protegido), aunque sea en un accidente de tráfico, está duramente penado por la ley. Esto es territorio de los animales que nosotros estamos usurpándoles, así que ellos siempre tienen preferencia. Excelente filosofía.

Llegamos a Nata, en una gasolinera de las afueras. Tiene tienda donde abastecerse y comer algo, parada de autobús y, a la vuelta de la esquina, parada de autostop. Si no vienen ningún bus, toca ejercitar el pulgar otra vez.

Estábamos comiendo algo cuando ha aparecido un bus que va a Maun, y tiene sitios libres!! Ha habido suerte (o no, según se mire). Otras cinco horas y media en un minúsculo asiento de pasillo, con una pierna y medio culo fuera.

De aquella manera llegamos a Maun. Sólo me queda el último minibús hasta el backpackers que me han recomendado Pablo y Eva, unos ciber-amigos que también andan rodando el mundo en sus "366 sábados", con muy similar ruta a la mía, y que conocí poco antes de partir.

Bien, lo que nadie me había contado es que el Old Bridge Backpackers, está a unos 20 minutos en minibús, desde la estación de buses, o sea, a tomar por culo del pueblo. Pero no, eso no era lo malo. Lo mejor fue cuando el minibús me deja en medio de la carretera y me dice que siga caminando por ese -oscuro y tenebroso- camino de tierra, el camping está a un kilómetro.

La madre que me pa.....!!!! Sinceramente chic@s, me acordé de vosotros y mucho.

Vale, tranquila, esto debe ser lo normal, así que no hay problema. Paro un momento, me fumo mi cigarrito claro. Quito el saco y el petate que protegen mi mochila. Busco el repelente de mosquitos, me lo echo (esto es muy frondoso y está al lado del río), lo vuelvo a guardar. Me planto la mochila en la espalda y la linterna en la frente. Me lo pienso... En realidad solo estoy haciendo tiempo a ver si pasa alguien que vaya en mi dirección, pero nada, creo que hasta Dios se ha ido a cenar. No hay más remedio. Miro los escasos 5 metros que se ven de camino y comienzo mi caminata.

Llevaría unos trecientos metros cuando, se hace la luz, una luz enorme que se me acerca por la espalda. Bieeeeennnn!!! un tote!! Y por aquí solo puede ir al albergue-camping. Ahora solo espero que tenga un sitio.

Hubo suerte, una chica alemana que trabaja en Maun y se aloja en el Old Bridge (de momento), Lora. Solo lleva aquí una semana y un amigo le ha dejado el coche, hasta que ella consiga uno. Genial ya tengo transporte por si quiero bajar al pueblo.

Me levanté a las 4:00. He llegado a las 21:45, después de 6 transportes diferentes, una frontera desinfectante, esquivar elefantes, búfalos, puercoespines y antílopes en la carretera, traficar con huesos de elefante y 17 horas de viaje. Yo creo que por hoy he cumplido.




29.3.09

Info Práctica de las Cataratas Victoria.

El caudaloso Zambezi, que nace en Angola, al llegar al sur de Zambia (norte de Zimbabwe), se abre hasta alcanzar 1'7km de ancho. Justo en el lugar en que la tierra que le sostiene se agrieta de forma abrupta, transversalmente, para continuar sustentandole, unos cien metros más abajo.

Es aquí donde todo su caudal se precipita, a lo largo de esos casi 2km de pared, y hasta encontrar el nuevo suelo, 99m abajo. Es en este punto donde se forma la escalofriante cortina de agua descubierta por el intrépido David Livingstone.

Zambia: Parque Natural Mosi-oa-Tunya, que significa: El Humo que Truena.
Ver info

-----* ¿Cómo Llegar y salir?:
---- Desde Livingstone en Zambia:
----· Algunos backpackers y hoteles tienen transporte gratuito a la entrada del parque, para sus huéspedes. Solo ida.
----· Minibus: Salen de las estación de minibuses (cerca del supermercado Shoprite), cuando están llenos. Cuestan 2.500 kwachas (0.38€) y tardan unos 15 minutos (desde que sale). Te dejan en la estación de buses del town, a unos 10 minutillos caminando de la entrada al parque.
----· Taxi: Cuesta 20.000K (3'08€) la carrera, desde cualquier punto de Livingstone, hasta la entrada del parque. Si esperas que se llene lo puedes compartir, te saldrá a 5.000K (0'76€) por persona (si se llena). Si sois un grupo de 4 es la segunda mejor opción, después del minibus gratuito del alojamiento.
---- Desde Victoria Falls en Zimbabwe:
----· Se puede acceder al paso fronterizo caminando, en un paseo de una media hora. Y desde la frontera de Zambia, se llega en 10 minutillos a la entrada del parque.
----El visado para un día en Zambia cuesta 10$. Necesitas un visado de Zimbabwe válido para dos o múltiples entradas al país o deberás pagar uno completo de nuevo cuando vuelvas.
----· En taxi. Por unos 40.000 Kwachas (en función de nuestra capacidad de regateo), nos acercan a la frontera y por 10$ más (lo que les cuesta a ellos el visado de un día), nos llevan hasta la entrada del parque.
----· Desconozco si hay minibuses, aunque creo que no. Y tampoco se si los alojamientos en Vic Falls propocionan este transporte.

-----* El ticket se compra en la misma entrada. Para residentes zambianos 2160K (0'36€) adultos y 1080K (0'17€) los niños. En cambio, para extranjeros son 10$ adultos y 5$ niños, impresionante la diferencia.
Los menores de 5 años entran gratis (todos).
No hay descuentos para estudiantes.

-----* Horario: de 9:00 a 18:00.


Zimbabwe: Parque Nacional de las Cataratas Victoria.
Ver info

-----*¿Cómo llegar y salir?
---- Desde Victoria Falls es un paseo de unos 15 a 20 minutos, aunque siempre se puede coger un taxi.
---- Desde Livingstone: Igual que para llegar al parque de Mosi-oa-Tunya, aunque tendremos que caminar un poco más o decir al correspondiente conductor que nos deje en la frontera.
---El visado para pasar un día en Zimbabwe cuesta 25$.
---Igualmente necesitaremos tener un visado doble o múltiple para regresar a Zambia, o pagaremos un segundo visado.
---Desde la frontera, hasta la entrada al parque hay unos 15 minutos caminando. Tenemos tamibén la opción del taxi o hacer dedo, aunque no merece la pena.

-----* El ticket se compra en la misma entrada por 20$ (si no tienes dolares te cobrarán 20€, de modo que, a fecha de hoy, combiene llevar dólares o dólares zimbabwenses.

-----* Horario: de 9:00 a 18:00.




-----* Consejos indumentaria. Nos vamos a mojar si o si, especialmente en época de lluvias (de Enero a Mayo), así que conviene ir preparado. En general, cuanta menos ropa, y más ligera sea mejor, se mojará menos y se secará antes.
-----Chicos, podéis ir en bañador, lo más conveniente, ligero y barato. Además luego os podréis bañar en el río.
-----Chicas:
-------- Los pantalones, cuanto más cortos mejor, y de tejido ligero (de secado rápido). Lo ideal un bañador de chico.
-------- Camiseta. Lo ideal es no llevarla, ir en bikini (o bañador bajo el pantalón). Si prefieres llevar camiseta, que sea de tirantes y ligerita. Tener en cuenta la posibilidad de pasar la tarde bañándose en el río.
-------- Calzado: SANDALIAS DE TREKKING. Podríamos pensar que lo mejor son las chanclas (tipo hawaiana), pero no, aunque el camino está construido, es de piedras, y hay que subir y bajar zonas mojadas, donde las chanclas no son seguras, es fácil resbalarse y/o tropezar, así que sin duda, sandalias de trekking, con el pie bien sujeto y que no resbalan. Si eres de los que prefieren botas estás perdido porque tus pies caminarán sobre un colchón de agua. en ocasiones cubre por media pierna.
-------- Si decidimos ir vestidos, es imprescindible un chubasquero y cuanto más cubra mejor (tipo capa hasta los tobillos y que cubra también la mochila). Allí mismo te los alquilan por 2$. También alquilan paraguas, pero sirven de poco.

-----* Tema cámaras de fotos y vídeo. Hay que llevarlas bien protegidas y en algunos tramos no podrás ni sacarlas. Algunos optan por traer la funda especial, la que se usa para buceo o snorkel. Sinceramente, dentro de la nube de agua, y teniendo en cuenta la reducción en la calidad de las fotos con esa funda, de poco sirve. Si, la cámara sobrevivirá intacta, pero las fotos salen blancas completamente, porque estamos dentro de la nube, no se ven las cataratas, y lógicamente no salen en las fotos. La japonesa que me acompañaba llevaba una de estas fundas, tan buena que le costó más que la cámara, y no le sirvió de nada, tenía las mismas fotos que yo, más un montón de fotos blancas y/o goteadas.

-----* Mochila. O tenemos un buen chubasquero que la cubra y proteja, o mejor dejarla en el alojamiento y venir con lo imprescindible en los bolsillos o colgado al cuello.


Imágenes: Viaje a Africa y Locura Viajes.

Sitio Oficial: Oficina de Turismo de Zimbawe (en inglés)

28.3.09

Soltando lastre.

Regreso por el camino interior, donde puedo sentarme al sol para almorzar algo y secarme.

Frente a la entrada hay un pequeño mercado de puestecillos de artesanía, donde tanto vendedores, como taxistas se empeñan en hacerse con el contenido de tu monedero.

La situación del país obliga a hacer un ejercicio de empatía. Declino la opción de caminar para conocer la ciudad, Victoria Falls (o Vic Falls, que dicen aquí) y cojo un taxi, después de un arduo regateo.

Vic Falls se creó única y exclusivamente para el turismo, no es que tenga gran cosa, pero esta gente necesita sobrevivir. Primero me lleva al Big Tree, que efectivamente es un gran árbol. Exactamente un Baobab milenario. Luego vuelta por la pequeña ciudad (que yo llamaría pueblo).

Realmente parece una "ciudad fantasma". Pequeños edificios y casas abandonados, tiendas y gasolineras cerradas. Tienen que ir a Botswana a comprar la gasolina. Si, Zambia les pilla más cerca, pero el visado cuesta dinero y en Botswana es gratis. Realmente el gobierno les tiene muy racionados, y hace especial boicot al turismo, que ha descendido enormemente.

Por último regresamos al mercado de artesanía. Me da un billete y... ¡¡¡ahora soy trillonaria!!! Otro de los sueños de cualquier ser humano. Es el último billete impreso y es de CIEN TRILLONES de dólares zimbabwenses (100.000.000.000.000 ZWD... me pierdo con tantos ceros), que vienen a ser unos 0'50€. Sencillamente increíble. (Actualización: Acabo de leer en las noticias que el gobierno de Zimbabwe, el pasado 2 de Febrero, redenominó el dollar zibabwense en una tasa de 1.000.000.000.000 ZWD = 1 ZWD.Es decir que un trillón de dolares se convierte en un solo dolar. Me alegro por ellos, y ahora entiendo porqué regalan los billetes de trillones de ZWD).

Inicio mi caminata de regreso hacia la frontera. Entre el rugido de las cataratas y los motores de camiones escucho unas voces: "Venga Yola, ven, anímate!!!"

Se que tengo que volver a cruzar el puente, y tengo tantas ganas.

"Yola, la vida solo se vive una vez. Y si por lo que sea no llegas a Ciudad el Cabo?"

Joer, pero es que yo quería probar allí, por ser mi primera vez, por si se me quitan las ganas de repetir.

"Ya pero aquí es más barato. Te mueres de envidia cuando ves el salto de los demás en sus vídeos. Venga salta!! El día de mañana solo te arrepentirás de lo que NO has hecho en la vida"

Miro, observo a otros como saltan y la cara que tienen cuando suben, escucho sus comentarios. Tengo tantas ganas.

Las gomas están un poco raídas, pero parecen resistentes. Todos comentan lo emocionante de la experiencia, y todos suben diciendo que repetirían. El colmo fue el salto de un hombre que rondaba los 60, el brillo de sus ojos cuando subió, el cambio en la expresión de su cara, y su comentario: "Tienes que hacerlo, no puedo describirlo".

Lo siento, no lo pude evitar.



Al principio solo se siente el gran deseo de hacerlo. Te pesan para elegir la goma. Te ponen las cinchas con los arneses y pasas a la plataforma. Parece mentira el abrupto cambio de sensaciones cuando estás al otro lado de la barandilla. Cambiar enganches, ponerte las rudimentarias protecciones en los tobillos. Te fotografían, te filman, te levantas, explicaciones varias, te das la vuelta y puuufffffffff, todo el abismo para ti solita, ahí, a un paso. Da canguelo, pero no sabes lo que es. Yo me sentía como en un enorme trampolín de piscina, con la evidente incertidumbre pero segura y confiada.

Te colocan la cabeza alta mientras te dicen: "No mires abajo, mira al frente. Disfruta de la naturaleza, es maravillosa, ¿la ves?"

"Si, claro"

"Ok, cabeza alta, mira al frente, sueña y VUELA"

"Five, four, three, two, one, zerooooooo!!!"

Cuando miras al frente ves el cañón que forma el curso del río, y crees que, por algún desconocido mecanismo, vas a salir volando después del salto.

Me tiré como a la piscina, pero, al segundo, que habría tardado en llegar al agua, o en remontar el vuelo, me dí cuenta. Realmente debo estar chiflada, me he tirado al abismo así, sin más, ¡¡no hay piscina!!. Un millón de sensaciones y pensamientos se atropellan en mi mente.

Creo que el corazón se para un instante, hasta que eliges confiar, porque no te queda otra. Y es el momento de disfrutar. Veo el río allí abajo, pero se que no llegaré a el. Y me siento endemoniadamente excitada, libre, loca. Y los gritos abordan mis cuerdas vocales sacando de mi interior todo lastre.

111 metros!!! Ciento once metros de caída, uno detrás de otro. Unos 30 segundos que saben a gloria.

Hasta el primer tirón que da la cuerda es una experiencia absolutamente sobrecogedora. Luego ya, desde ese primer parón, hasta que te recogen, es como una atracción de feria. Vertiginoso y apasionante, pero sabes que estás a salvo. Cada nueva caída aumenta la sensación de libertad. Ya puedo sentir las mariposas en la tripa. Me gusta. Me gusta mucho. Quiero más. quiero que esta goma no pare de estirarse y encogerse, y yo no parar de subir y caer de nuevo,para volver a rebotar.

No se si llegaré a Ciudad del Cabo, no se si repetiré allí, lo único que se es que jamás me arrepentiré de haberme privado de esta experiencia, que me dejó un par de días de excitación en el cuerpo, y me liberó de gran parte del "lastre" que arrastraba.

Si necesitas una píldora antiestrés, pruébalo, no conozco nada mejor.

¿Ya lo has probado? Pues anímate a contarnos tu experiencia.


PD: Mamá no te enfades, que era más seguro de lo que parece, en serio.

PD2: Juan Luis, te lo dedico por adelantarte a los acontecimientos ;)

27.3.09

Objetivo 4: Carataras Victoria en Zimbawue.

Gracias a una estupenda gripe, souvenir de las cataratas, que me dejó un par de días en la cama, he tenido que retrasar mi visita a la parte zimbawense.

Me ha llamado mucho la atención que he tenido más visitas aquí, que en casa, por estar enferma, en la cama, con fiebre, cuando lo único que quieres es recuperarte. Compañeros de habitación, otros viajeros, los dueños del backpackers, la chica del ciber y hasta los del bar, han venido a verme, a preocuparse por mi, y a decirme que me llevaban al hospital para hacerme la prueba de la malaria. ¡¡Qué empeño con la malaria!! Que nooooooo, que solo es gripe. Si me podéis traer una manta, dos litros de zumo de fruta, y un rollo de papel higiénico. Me dejáis que la sude, y en dos días estoy nueva.

Aquí, al menor síntoma, todo el mundo piensa en la malaria. Parece que cursa con los mismos síntomas que una gripe, pero muy agravados. Yo no estoy segura, la fiebre es alta, pero baja por la mañana. No tengo nauseas, ni diarrea, aunque sí escalofríos, dolor de cabeza (y de todo el cuerpo) y malestar general. Pero siento mi cuerpo y creo que esto, sea lo que sea, lo puedo controlar, si veo que se me va de las manos, entonces iré al hospital. Creo que solo es gripe, más fuerte de lo normal, pero gripe, aunque nunca lo sabremos.

Efectivamente. Tres días después de lo previsto, pero con mis defensas altamente reforzadas (no tomé ningún medicamento), llega mi segundo gran momento en las cataratas, vamos a cruzar la frontera.

Aprovecho el bus gratuito para ir hasta la frontera, está muy cerca de la parte zambiana de las cataratas y el bus nos acerca sin problema.

Sellito de "hasta la vista Zambia!!", paseo, y sellito de "pasar un día en Zimbabwe" por 25$. Otro paseito de unos 15 minutillos y me planto en la entrada del parque. 20$, y si no tienes te cobran 20€, así que conviene traer dolares estadounidenses (en este momento claro).

Desde la frontera de entrada en Zimbabwe, hay que cruzar el puente, el famoso puente donde se hace puenting en las cataratas. Tengo tantas ganas, puffff!!! No, dije que lo hago en Cape Town, si me animo prefiero reservarme para el salto más alto del mundo. Nooooooo, Yolanda, pasa de largo!!!

Vale, vale, me aguanto la ganas que tengo de probar esa experiencia.

En algunos tramos de la carretera ya empieza a llover levemente. Es la nube.

Empiezo por la parte alta de las cataratas, por el río. Aunque aquí es inaccesible sigue impresionando la cantidad y la fuerza que trae el agua.

No se aprecia tanto el sonido, porque lo vengo escuchando desde Zambia y el oído se acostumbra, pero justo en el momento de ver la catarata el subconsciente lo relaciona y parece que alguien sube el volumen.

Alrededor de un kilómetro para goce y disfrute de los sentidos. La selva te atrapa, los babuinos juegan a tu alrededor, mariposas de todos los colores revolotean... los pajarillos cantan y la nube se levanta. Si, la nube que se genera por la caída del elemento y el choque del agua contra el agua, sale de las profundidades y trepa en un, siempre frustrado, intento de llegar al cielo.

Cada catarata es diferente, cada una alberga un misterio, cada una te trasmite su magia, por medio de sus diferentes sonidos y colores, por medio de sus salpicaduras, su forma de caer. Algunas sencillamente se precipitan al encontrarse con el abismo, otras saltan las rocas del borde formando preciosos abanicos de agua. Cuando asoma el sol, el paisaje nos obsequia con un maravilloso arcoiris, amigo de jugar al escondite.

La maravilla se culmina en el "Danger Point" (punto peligroso). Es un pequeño alto descubierto en la montaña. De roca siempre mojada, cubierta de verdín y consecuentemente resbaladiza. Pero regala las vistas más espectaculares. Casi la misma distancia de cataratas a ambos lados, la isla en frente, en lo alto del Zambezi, y la nube siempre regando la selva que la rodea.

Entonces abro mis brazos para recibir toda esa energía, en forma de lluvia batida por el viento. Cierro mis ojos y siento. Y me dejo llevar por la música que me brinda la naturaleza.

Me siento como minúscula partícula ante semejante espectáculo de color y sonido.

Estoy mojada empapada, el ruido es aterrador, el agua está fría, pero la sensación de pertenecer a la Madre Natura me colma de bienestar y me fortalece.

El cuarto Yola, ese que tanto esperabas, lo has conseguido, estás aquí y puedes disfrutarlo. Llénate de él.



26.3.09

Info Práctica de Zambia.

No es mucho lo que he conocido de Zambia pues solo atravesé el país para llegar a mi cuarto objetivo. Aún así, algo se puede aportar. Vamos allá.

-----Cómo Llegar/salir.

---- Por Tierra. Yo llegué en tren desde Tanzania, tenéis más información aquí.
También hay autobuses desde cualquiera de sus países vecinos, para entrar por los múltiples puestos fronterizos que tiene. Incluso se puede entrar caminando, como en el puesto fronterizo de Livingstone, con Zimbabwe.
Salí del país caminando, por el paso fronterizo con Botswana, en Kazungula.


-----
Cómo moverse.


---
Como viene siendo norma por el sur de África:

---
- Taxi. Hay por todas partes, pero tienen sus paradas establecidas. En Lusaka son blancos y en Livingstone son azul celeste y tienen identificación generalmente. Aunque muchos vehículos privados, de colores varios, especialmente blanco, ejercen como taxis. Las carreras suelen tener un precio establecido, más o menos en función de la distancia. Solo algunos espabilados intenta sacar tajada del turista, pero lo normal es que te cobren lo establecido como a todo el mundo.

---- Minibus. Hay muchísimos y a todas partes, pero también tienen sus estaciones establecidas. Aquí suelen llevar letrero, pero también es normal que vayan gritando su destino. Lo normal es ir a la estación, o parada correspondiente y preguntar, te indicarán cual es el que buscas. No suelen engañar con el precio.

---- Autobus. Son para largo recorrido, lo que se considera a partir de 5 o 6 horas. Son grandes y tienen 5 asientos por fila. Tienen un horario (en las grandes ciudades) que cumplen a rajatabla. Hay que llegar con media hora de antelación y, normalmente, comprar el billete el día anterior (sobre todo si pretendes elegir un asiento más o menos decente). En algunos sirven un refresco. Todos hacen una única parada de 20 minutos para comer, en algún chiringuito de carretera.

---- En las ciudades más turísticas (en este caso Livingstone y Lusaka), es relativamente fácil encontrar bicicletas de alquiler.


-----
Requisitos de entrada.

-----Seis meses de vigencia del pasaporte, a contar desde la fecha de entrada al país, el formulario de siempre y el visado, que se puede obtener en el mismo paso fronterizo por 50$, ó 250.000 Kwachas, ó 50€ (no aceptan Shillings de Tanzania). Si entras en tren, te hacen el visado dentro del propio tren.

Cuidado, debemos pensar bien lo que queremos hacer antes de entrar. Hay varios tipos de visado, entre otros el de dos entradas y el de múltiples entradas. Es muy habilutal ir a Zambia para conocer las cataratas Victoria, y una vez allí, querer entrar en Zimbabwe, con lo que, probablemente habrá que regresar a Zambia. Si no has sacado el visado de dble o múltiples entradas tendrás que pagarlo completo de nuevo, es decir dos visados.

El visado de dos entradas cuesta 80$ (este sí merece la pena, te ahorras 20$), en cambio, el múltiple cuesta 150$. No merece la pena en el caso que explico.

Entrar a Zimbabwe, solo un día, cuesta 25$. En cambio, entrar a Zambia, desde Zimbabwe, solo un día, son 10$.


-----
Moneda.

El Kwacha. Un euro eran 6400 kwachas, en Marzo de 2009. Cuidado, cambia mucho el valor de la moneda, actualmente, en un solo mes, ha bajado hasta 1€=7540K.


-----Idioma.

-----Solo he necesitado el inglés pero también se habla Bemba, Lozi, chichewa (Nyanja) y Tonga. Este último es el único que he escuchado por la zona sur.


-----Electricidad.

-----220v/240v. Enchufe de 3 clavijas rectangulares, tipo inglés.


-----Alojamiento.

---- Lusaka:---Ku-omboca Backpackers. Cama en dormitorio compartido 30.000K (4'62€), con ventilador y mosquitera. Tiene bar, restaurante y dispone de habitaciones dobles. Está limpio aunque los baños son bastante viejillos.

---- Livingstone: Jollyboys Backpackers. ¿Qué más puedo decir de este estupendo albergue? Excelente elección en todos los sentidos. Tiene, desde zona de acampada (aunque para los todoterrenos es solo un pequeño aparcamiento), hasta bungalows, pasando por todos los tipos de dormitorio. Cocina común grande y bien equipada, bar-restaurante, piscina, zona ajardinada, zona chillout, tienda de regalos y cibercafé. La cama en dormitorio compartido cuesta 48.000K (7'50€), con ventilador, pero sin mosquitera. El trato muy bueno, amistoso. Dispone de todas las facilidades para organizar todo tipo de actividades alrededor del Zambezi, y el Parque Nacional de Chobe. Organiza fiestas, algunas con música en directo, todos los fines de semana. También tienen un minibus gratuito para los huéspedes, para ir a las cataratas Victoria.


-----
Precios orientativos:

-------- Botella 0'5l de agua, 2.500K (0'38€).
-------- Paquete de Tabaco 7000K (1'08€).
-------- Una hora de internet 12000 (1'87€).
-------- Taxi, a o desde las cataratas, 20000K (3'08€). El minibus son 2.500K (0'39€).
-------- Bus:
----· De Lusaka a Livingstone 80.000K (12'31€).
----· De Livingstone a Kazungula 25.000K (3'85€).

25.3.09

Nyami Nyami

Por todas partes me voy encontrando unas figuritas, generalmente colgantes para el cuello, que es una especie de serpiente enroscada sobre si misma. Parece que tiene cabeza de un extraño pez. Desconocía su significado, hasta que lo pude leer en una camiseta de las que venden de recuerdo, y en postales, y en folletos y hasta pintado en una pared del backpackers. Y es que la historia del Nyami Nyami está por todas partes en esta zona de Zambia y Zimbabwe.

"The Legendary the Protector Nyami Nyami.

Nyami Nyami is the Water God - river snake - of the Zambezi River. The Tonga people of the Zambezi Valley pledged their allegiance to this spirit by performing ceremonial dances.

Nyami Nyami (literal meaning: meat meat) showed himself often - especially in the dry season and allowed the people to cut meat from his body in their times of need.

Nyami Nyami, the great River God with the body of a snake and a fish-like head, protected and brought good fortune to those who believed in him. One year, however, when Nyami Nyami had gone up-river and his wife had gone down-river, each to help the people, the white man came to build The Wall in mighty Kariba Gorge.

Nyami Nyami did not want his movements along the many magnificent miles of the ZAMBEZI to be impeded. He was unhappy.

During the construction of the kariba dam, thousands of Tonga people had to be relocated. The tribespeople were not happy about this and the elders called upon their great spirit for help. In 1957 and 1958 the Zambezi received the worst floods in 1000 years-so severe that the soill gateswere increased from four tu six legend has it that NyamiNyami is trapped above the dam wall and his wife is now trapped below.

Kariva Dam took five years to complete. Unexpected heavy floods, broken bridges and collapsed walls caused time delays and many lost their lives.

TONGA ELDERS AND THEIR SPIRIT MEDIUMS MANAGED TO PERSUADE NYAMINYAMI TO CALM DOWN. THE DAM WAS COMPLETED AND KARIBA LAKE CAME INTO BEING. HOWEVER, NYAMINYAMI WAS SEPARATED FROM HIS WIFE AND NEVER AGAIN SHOWED HIMSELF TO ANY HUMAN BEING."

Que viene a decir algo así como:

"La Leyenda del Protector Nyami Nyami.

Nyami Nyami es el Dios del Agua - una serpiente de rio - del rio Zambezi. La gente de Tonga, en el Valle del Zambezi, prometía su lealtad a este espíritu por medio de la realización de danzas ceremoniales.

Nyami Nyami (literalmente: carne carne) se dejaba ver, especialmente en la época seca, y permitia que la gente cortara su carne en momentos de necesidad.

Nyami Nyami, el gran Dios del Rio, con cuerpo de serpiente, y cabeza de pez, protegió y trajo buena suerte a los que creían en el. Un año, Nyami Nyami subió el río y su esposa fue rio abajo, ambos para ayudar a la gente. Entonces llegó el hombre blanco para construir la presa del Lago Kariba.

Nyami Nyami no quería que su espacio de movimiento a lo largo del gran Zambezi fuera limitado. Se enfadó.

Durante la construcción de la presa, miles de personas en Tonga tubieron que ser realojadas. Las tribus no estaban contentas con esto e invocaron a su Gran Espíritu para que les ayudase. En 1957 y 1958 el Zambezi recibió las peores inundaciones en 1000 años. Tan graves que aumentaron las compuertas, de cuatro a seis. La leyenda dice que Nyami Nyami fue atrapado en una parte de la presa y su esposa quedó atrapada en la otra, rio abajo.

La construcción de la presa de Kariba duró cinco años. Las graves e inesperadas inundaciones, puentes rotos y muros derrumbados causaron retrasos de tiempo y muchos perdieron la vida.

Los ancianos de Tonga y sus mediadores espirituales convencieron a Nyami Nyami para que se calmase. La presa del lago Kariba fue terminada y empezó a funcionar, sin embargo Nyami Nyami quedó separado de su esposa y nunca más se dejó ver."

He intentado hacer una traducción lo más fiel posible a la realidad. No se si el inglés es tan simple que no me termino de entender, o tan complejo que no me termino de entender :(

24.3.09

¿Dónde está Yola? 9.

Qué tal una ración de jeroglifico?

4---griega
-----
ok


Venga!! que os he dado muchas pistas esta vez.




PD: Nines, como falles esta, con lo que te gustan los jeroglificos...

¿Dónde está Yola? 8. Cataratas Victoria. Zambia.

Esta vez os engañé un poco con la imagen. Quería llevaros hasta la Piscina del Diablo, pero la excursión a la Isla de Livingstone era demasiado cara.

No es la auténtica "Piscina del Diablo", pero bien podría serlo. Es un remansito de agua que se forma en lo alto de las cataratas, en la parte zambiana.

Efectivamente, como bien han acertado Juan Luis y Sirio (aunque un poco tarde, ya tenías demasiadas pistas :P), estaba en unas de las Grandes, es decir las fastuosas Cataratas Victoria.

Casi dos km. de cortina de agua repartida entre dos países vecinos. En este caso estaba en la parte perteneciente a Zambia.



Objetivo 4: Cataratas Victoria. Zambia.

Preparo mi mochila con toda la "artillería", cámaras de foto y vídeo, GPS, la traductora, el móvil por si acaso... el almuerzo, el chubasquero...

Nada, todavía queda media hora, ains!!

Por fin las 10:00. Llega el minibus, nos reúnen, pasan lista y nos vamos.

Dos cruces a la derecha, una curva a la izquierda y al fondo de una larga avenida bordeada de árboles, entre la verde vegetación y el azul celeste, una nube blanca que emerge de la tierra, nos anuncia la maravilla que nos espera al final del camino.

Parece que nos pica el culo. Nos movemos de un lado a otro del minibus, no queremos perder la nube de vista, como si fuese a marcharse. Algunos empiezan con las fotos, pero yo tengo temple, consiguo resistir la tentación.

A la entrada del parque el esperado mercadillo de artesanía, una tienda-bar, el centro de visitantes con toda la información pertinente y la taquilla (10$ para extranjeros y nada de carnet de estudiante)... Y el ruido. El intenso rugido del agua golpeando al agua. Tiene fuerza, mucha fuerza.

Cuatro caminos bien indicados, yo lo habría hecho de otro modo, siempre por la derecha, no me preguntéis por qué, creo que soy ordenada hasta cuando me pica el culo. Pero estamos todos tan nerviosos que seguimos a "Vicente" (el que va a donde va la gente) y plas!! de bruces con los enormes borbotones de agua.

Tremendas caidas. Si, el sonido las hace justicia. Cuánto derroche de energía, qué potencia.

Pero esto no es nada, solo una pequeña vista. Avanzamos, paramos, fotos, avanzamos.

Parece que no va a terminar nunca la pared de agua, cuando encontramos el punto de alquiler de chubasqueros. A partir de aquí ahy que prepararse. Guardar toda la electrónica, meter la mochila en un par de bolsas de plástico, remangarse el pantalón (o quitarse las perneras, si es desmontable. Cuanto más corto mejor) y ponerse el chubasquero. Vamos allá!!

Estamos en época de lluvias, y el río viene a tope de agua. Las cascadas son tremendas y la nube que se forma también. Casi todos los miradores y puntos fotográficos están dentro de la nube. Hay que cruzar un puente encharcado (hasta media pierna). La japonesa no tiene chubasquero y no ha querido alquilar uno (2$). Ha quedado igual que si se hubiese bañado en el río vestida.

Unos 600m de paseo bajo el agua. A escasos 50 metros de la vertiente del Zambezi. Huele a selva. El rugido de semejantes caidas colma la audición. El agua está fría, pero la sensación es indescriptible. Cada catarata es diferente de su vecina, con la que se mezcla en el aire. Parece que pudiéramos tocarlas, las estamos tocando, lo que nos llueve es su esencia. Resulta absolutamente increible la tremenda cortina de agua que se pierde en el horizonte zimbawuense.

Se puede regresar por el otro lado de la montaña, aunque solo algunos tramos. El puente hay que volver a cruzarlo y hay que volver a mojarse, mucho. Pero no importa, gusta, impresiona.

Llegados de nuevo a la entrada, seguimos por otro camino. El primero lleva a la parte baja del río, donde está cayendo el agua, bueno, un poquito más adelante, se llama "Boiling Pot" (traducción literal "caldera hirviendo"). Hay buenas vistas del puente transfronterizo y la nube de agua desde abajo. Aquí nos resguarda la montaña, la lluvia que nos llega es mínima.

El tercer camino va hacia al puente de Zimbabwe. Nos regala una lejana perspectiva de las cataratas, tras la montaña que las medio oculta. Además del grato encuentro con algunos Babuinos, mariposas y, la vegetación.

Por último, el primer camino, que habíamos dejado de lado, el que nos conduce a la parte alta del río, a la raíz del meollo. Aquí es donde podemos encontrar la "piscinilla", por llamarla de alguna manera. No es la auténtica del Diablo (Devil's Pool), esa pertenece a Zimbabwe y se accede a ella por la isla de Livingstone, contratando carísimas excursiones. Pero los Zambianos están muy orgullosos de su remansito de agua al borde del avismo, así que la podríamos llamar del "pequeño diablillo". Entre algunas rocas de la propia orilla montañosa, se forma un remanso de agua, no tan manso en esta época. En la época seca (septiembre a diciembre), es posible bañarse en ella, al borde del abismo.

Hace rato que perdí a mi compañera. Dos parejas de turistas han pasado de largo. Estoy sola. ¿Y si bajo esas dos rocas? Esas de allí parecen estar bien fijadas al suelo. Pero están tan cerca del agua. Y mira qué remolino. No importa, creo que es relativamente seguro, me voy a acercar. Todos los complementos fuera, libre de cargas, me acerco al agua.

¿Y si meto los pies? Pero es que mira qué corriente. Bueno con las sandalias, que se agarran bien, yo creo que se puede. Pero es que no hay nadie y si.... Culo a tierra y ale, la niña con los pies en el "Top of the Falls", mirando al avismo.

Está fría. Tiene mucha fuerza. La corriente bate mis pies, quiere llevárselos. El ruido da miedo, pero es muy excitante. Hace aire y la hojas de los árboles caen al agua. El último remolino antes de la estrepitosa caída al vacío me llena de energía.

Siempre lo digo pero es cierto: la naturaleza jamás dejará de sorprenderme.



23.3.09

Llegada a Livingstone

Unos cuantos autobuses y hostaluchos, casi 30 horas de tren, otro toapretaos, y por fin en Lusaka (Zambia). Aquí cambia todo. Montones de tipos en las terminales de los buses nos esperan para ofrecernos sus servicios de taxi. Pero hoy no vengo sola. He conocido a una chica japonesa (no me preguntéis su nombre) en el último minibus y entre las dos nos hacemos fuertes. El alojamiento está cerca y, aunque se empeñan en decirnos una y otra vez lo peligrosísimo que es para dos mujeres solas, andar por la noche por Lusaka, hemos ido andando.

A mitad de camino se nos ha unido un poli, que también nos habla de los peligros de la ciudad, pero mira, son las seis de la tarde, vale, es de noche, pero no creo que sea para tanto y sabemos defendernos. Efectivamente, lo único que buscaba era su propina por acompañarnos. Ya estamos con el tema.

Nos hemos ido al dormitorio compartido, nos damos una duchita, y nada, el poli en la entrada del backpackers esperando su propina. Hemos encontrado un camino, por detrás para acceder al comedor. Así que conseguimos cenar sin que nos vea y acostarnos. Suponemos que se iría en algún momento de la noche.

La japonesa también va para Livingstone, así que nos empapamos de Lonely y barajamos posibilidades: Bus, incómodo, más caro, solo 5 horas, sale por la mañana, estamos allí mañana por la tarde; o tren, cómodo, más barato, pero sale por la noche, no hay express solo ordinario, llegaríamos pasado mañana tempranito, y nos ahorramos una noche de alojamiento. Yo habría elegido tren (no tengo prisa) pero ella prefiere bus, sus días están contados, así que al final bus. Si, me voy con ella, por si no encuentro dormitorio compartido, así podremos compartir uno doble. Además hay buen rollito, nos entendemos.

Último autobús y ya estamos en Livingstone. No me puedo creer que esté aquí, tenía tantas ganas...

El albergue es alucinante. Tiene de todo y para casi todos los gustos. Especialmente seguridad y buenos precios. Pero lo más importante es el buen rollo que hay en el ambiente. Bastante gente joven (casi toda), en viajes de fin de curso, ofertas de vuelos, o similares. Mucho viajero sin más, de los que tocan la guitarra y pintan y venden sus pinturas y otras cosas.

El segundo día nos ubicamos, recorremos la ciudad. Está perfectamente adaptada al turismo, esto va a ser fácil, a excepción de todos los moscardones cambiamoneda, "mendigos" de lo que te vean en la mano, taxistas, etc. De verdad que mira que lo ponen difícil.

Hay que hacer algo de compra, mañana vamos a pasar el día en "El Parque", así que hay que llevar la comidita. En el backpackers hay una estupenda cocina, con cajones donde guardar tu compra y nevera enorme.

Puff, creo que me estoy poniendo nerviosa, no se bien si por encontrar "civilización" o porque mañana voy a por mi cuarto objetivo, otro que le tengo ganas hace años.



Info Práctica de Tanzania.

-----Cómo llegar y salir:



---- Por Aire. Tanzania es bastante turístico y está bien conectada. A nivel nacional, varios vuelos une Dodoma (la capital... en teoría) y Dar es Saalam (Capital administrativa en funciones), con Moshi o Arusha en el norte y Zamzíbar. A nivel internacional, cualquier capital vecina tiene vuelos a Dar es Saalam; es fácil encontrar vuelos desde Nairobi (Kenia) hasta Moshi (base del Kilimanjaro) y/o Arusha (base de los safaris al Serengeti). Además hay vuelos (hasta donde yo se) NO directos, desde Europa. Directos desde India y Australia.
Yo llegué en un vuelo procedente de Pemba (Mozambique), 6600 Meticais (200€).

---- Por Tierra.
-----· Carretera. Es fácil acceder en autobus desde cualquiera de sus vecinos, por los pasos fronterizos terrestres. Cuidado, depende del país de procedencia, así actúan los conductores de autobus. Algunos tienen demasiada prisa y no esperan a sus pasajeros en la frontera, aunque aquí es menos frecuente que en Mozambique. Los autobuses en Tanzania, para largo recorrido, son grandes, pero tienen cinco asientos por fila. Tienen un horario aproximado, que acostumbran a cumplir, aunque no estén llenos.
-----· Tren. La línea ferrea Tazara, cubre, en días alternos, el trayecto entre Dar es Saalam y Lusaka (Zambia). Unas 36 horas. Hay dos tipos de tren, el ordinario (más barato y que para en todas las estaciones), con tres salidas en semana; y el Express (algo más caro. Solo para en las estaciones principales), sólo uno por semana (actualmente los sábados sale de Dar es Saalam). Tienen cuatro clases: dos para coche cama, en primera hay cuatro camas por cabina y en segunda seis camas por cabiana); y dos para viajar sentado: la tercera clase, donde ubican dos pesonas por asiento (no son asientos individuales, sino tipo banco, pero almohadillado. 4 personas por fila); y "turista" donde, en los mismos asientos de tercera, embuten a 3 personas (es decir, 6 personas por fila). Yo usé este tren para salir de Tanzania, desde Mbeya hasta Lusaka, en primera (lo siento pero necesitaba un descanso de "toapretaos") 28.600 Shillings (17'88€). Merece la pena.



-----
Cómo moverse.



---
- Taxi. Hay por todas partes, pero aquí existen las paradas de taxis, que solo reconoceremos porque hay un número x de coches blancos y sus conductores están como reunidos, pero sin perder ripio por si pescan viajero. No hay ley de "el primero de la fila es el primero en salir", así que podemos elejir el que mejor nos parezca. Suelen cobrar la carrera por km., más o menos 1000 Shillings el Km. (0'63€), pero depende de nuestra capacidad de regateo. Cuidado, los precios de "partida" pueden llegar a ser desorbitados. La mayoría intenta sacar tajada del turista.

---- Minibus. Hay muchísimos y a todas partes. No suelen llevar letrero, aunque es normal que vayan gritando su destino. Lo normal es colocarse en la dirección adecuada, parar uno y decirle nuestro destino, nos confirman si pasa o no por allí y ale, o a esperar otro o a subirse si hemos tenido suerte. No suelen engañar con el precio.

---- Autobus. Son para largo recorrido, lo que se considera a partir de 5 o 6 horas. Son grandes y tienen 5 asientos por fila. Tienen un horario (en las grandes ciudades) que cumplen a rajatabla. Hay que llegar con media hora de antelación y, normalmente, comprar el billete el día anterior (sobre todo si pretendes elegir un asiento más o menos decente). En algunos sirven un refresco. Todos hacen una única parada de 20 minutos para comer, en algún chiringuito de carretera, sean las horas que sean de viaje. También paran si hay muchas suplicas para hacer pis.

Ojo!! En las estaciones, cerca del bus, siempre suele aparecer algún oportunista que quiere cobrarte por llevar la mochila en el maletero. Pregunta si tu mochila está incluida en el precio del billete cuando lo compres. También están los que te quiern cobrar por ayudarte a poner allí la mochila.

---- En las ciudades más turísticas, es relativamente fácil encontrar bicicletas de alquiler.



-----
Requisitos de entrada.

-----Seis meses de vigencia del pasaporte, a contar desde la fecha de entrada al país y el visado, que se puede obtener en el mismo paso fronterizo por 50$ (y lo quieren en dolares, cuesta convencerles para que te cobren den su propia moneda) y el formulario de siempre. En principio para todo el mundo, excepto para los norteamericanos que les cobran 100$. También un poco de paciendia. Como curiosidad: Te hacen una foto in-situ, con una webcam, que va impresa en tu sello.



-----
Moneda.

El Shilling. Un euro son 1440 shillings.


-----Idioma.

-----Shuahili e inglés.
-----Algunas palabrejas en suahili:
-------- Por favor: Saama
-------- Gracias: Asante
-------- Muchas gracias: asante sana.
-------- Hola: Jambo / Mambo (como Hello y Hi).
-------- Despacio: Pole, pole.


-----Electricidad.


-----220v/240v. Enchufe de 3 clavijas rectangulares, tipo inglés.


-----Alojamiento.

-----Se paga por habitación, con un pequeño descuento si es para uso individual.

---- Dar es Saalam: Jambo Backpackers Hotel. No encontramos albergues con habitaciones compartidas. Habitación doble, con ventilador, mosquitera y baño, 25.000S (15'63€), desayuno incluido. Algo viejete y ruidoso, pero céntrico y limpio. Atención correcta. En los soportales tiene el restaurante y un cibercafé (que abre cuando quiere).

---- Arusha: Annex Hotel Arusha by Night. Habitación doble 15.000S (9'38€), desayuno incluido. Frecuentado por nacionales y algún mochilero (pocos). Trato algo justito. Habitaciones con baño, mosquitera y mantas. Son amplias y limpias, pero lúgubres y frías. Les cuesta reponer el papel higiénico. Está cerca de la estación de autobuses.

---Arusha Backpackers. Aunque no me alojé en él, tenía muy buena pinta. De precio similar al anterior, pero frecuentado por mochileros (mejor ambiente nocturno). Excelente atención.

---- Mwanza: Christmas Tree Hotel. Solo habitaciónes individuales (que dicen ellos) pero son amplias camas de matrimonio y permiten alojarse a dos personas. 16.000S. (10€), desayuno incluido. Atención más que justa (casi estirada), excepto el dueño que se desvive en cordialidades. Habitación amplia com baño, tele, ventilador y mosquitera.

---- Dodoma: DaduwelGuest House. No hablan inglés, así que atención la estrictamente necesaria. Habitación amplia con cama grande, baño, televisión, mosquitera, ventilador y manta, 10.000S. (6'25€). La higiene brilla por su ausencia. A unos dos Km. de la estación de buses.

---- Mbeya: M'X Lodge. A cualquier cosa lo llaman "lodge". De reciente (aunque cutre) construcción. Cerca de la parada de buses y a 4 minutos andando de la "city" que dicen ellos. Habitación con cama enorme, baño, armario con llave, mosquitera y manta, 15.000S. (9'38€), sin desayuno, están construyendo el restaurante. Trato correcto. Limpio.



-----
Precios orientativos:

-------- Botella 1l de agua, 1000S (0'63€).
-------- Paquete de tabaco 1500S. (0'936€).
-------- Una hora de internet en un ciber a partir de 1000S. (0'63€) la hora.
-------- Taxi, como he comentado en el apartado de "cómo moverse". Cobran unos 1000S por Km. recorrido. Regatea a muerte.
-------- Buses largo recorrido: Entre 20.000S. (12'15€) (Dar es Saalam-Arusha, 9 horas. Fue el más barato) y 40.000S (25€) (Arusha-Mwanza, 12 horas. El más caro).
-------- Tren desde Mbeya hasta Lusaka (Zambia), en primera (coche cama), 28.600S. (17'88€). La mitad presentando el ISIC (carnet de estudiante internacional).
-------- Safari 4 días/3 noches, en tiendas de campaña, con Manyara, Ngorongoro y Serengeti, en todo incluido, desde 650.000S (unos 450€).


22.3.09

Impresiones sobre Tanzania.

A tenor de repetirme, Tanzania, físicamente, también me parece un país en vías de desarrollo, pero, la actitud social es muy diferente a la de Mozambique. Se ven algunos edificios altos y modernos en las ciudades y muchas nuevas construcciones, por comenzar o ya iniciadas. Es algo así como: "lo estamos construyendo" o "nos estamos poniendo las pilas".

Están bastante acostumbrados al turismo, aunque el ámbito mochilero está aún en mantillas. Se ha movido por aquí mucho más turismo del tipo "encorsetados en un pack" de alto nivel, y todavía les sorprende un poco encontrar mochileros en sus autobuses, tiendas, calles, etc. Pero no se extrañan de ver blancos, pasamos casi (solo casi) desapercibidos. Aunque a la hora de cobrarnos saben que estamos viajando e intentan aprovecharse. Están espabilando demasiado en ese sentido.

Supongo que la actitud ciudadana depende en gran medida de la colonización: procedencia y modus operandi. En este caso pocas guerras, buenos acuerdos, principal procedencia alemana y un poco británica. La actitud general es positiva, sonriente, algo más trabajadores (pero sin despeinarse) que en Mozambique. Con ganas, inquietudes y buenas expectativas.

Aquí "solo" tardan media hora en traerte la comida. Si pides pollo, en las zonas menos turísticas siempre es gallina, en las turísticas es "pollín" enanin. Cocinan muchísimo la comida, es decir, carne dura, pescado seco y guisos deshechos, todo lo hacen muchísimo. Utilizan algo las especias, tampoco demasiado. Hacen algunas cosas a la brasa, pero generalmente es frito. Los crepes son tostadas francesas y la tortilla española es tortilla de pimientos y cebolla. No, la cultura grastronómica no es excelente, pasa el aprobado por los pelos.

Se consume mucho maíz, generalmente tostado o asado, y plátanos. Aquí no hay tantas frutas como en Mozambique, la variedad se reduce a plátanos, piñas, algún mango y poco más... ¿he dicho plátanos? Ah! Y caña de azúcar, mucha.

Se bebe mucho alcohol y se fuma marihuana por doquier, aunque está prohibido... como en muchas partes del mundo.

También he notado que el volumen de la música en bares, restaurantes e incluso por la calle, ha bajado levemente. En Mozambique era estruendoso, aquí es sencillamente muy alto, parece que mejoramos.

Al parecer estudiar es barato y fácil, pero da igual, no merece la pena porque, aún teniendo estudios universitarios, lo más fácil es que termines trabajando de camarero o recepcionista en algún hotel. Eso con suerte. Si, aquí hay que tener "padrino" para casi todo. Y los buenos puestos se reparten "a dedo", de modo que les quedan pocas esperanzas.

No obstante se han aprendido muy bien lo del papel de "negro mártir africano". En una conversación con el cocinero del safari a Serengeti, nos contaba que su aspiración es llegar a conductor de safaris porque cobran tres veces más, pero se derretía en explicarnos lo dificilísimo que es porque, tiene que estudiar para pasar un examen teórico y luego practicar muchas horas con el todoterreno para superar un examen práctico. Si pudierais ver con qué cara y qué tono de voz lo contaba. Hasta tal punto que todos le compadecían. Pero bueno!!! es lo mismo que necesito yo para conducir un coche en España, acaso en Canadá, Corea o Estados Unidos es diferente? NO, lo único que cambia según el país son las edades de los permisos, pero en todas partes (las que yo conozco), para conducir legalmente hace falta superar los dos examenes y en función del vehículo que quieras conducir, incluso alguno más. Cuando hice el comentario alegó el tema dinero. Pero lo siento, el carnet de conducir nos cuesta mucho dinero a todos, ¡¡Ahorra!!. No puede, tiene cuatro hijos (con 24 años!!). ¡¡Acabáramos!! Ahora lo entiendo. ¿Y nadie te había explicado que los hijos cuestan dinero? No, no son tontos, lo saben pero...

El sueldo medio ronda los 50.000 Shillings (no llega 40€). El sueldo máximo, parece que puede llegar a los 140.000 Shillings (unos 100€), pero solo es para altos cargos. Soy incapaz de calcular un gasto diario aproximado porque aquí sí son diferentes los precios para ellos y para los turistas, y no siempre he podido enterarme de los precios autóctonos. Pero los que ganan esos 40 eurillos, tienen móvil, visten más o menos normal, calzado, cinturón y cartera de piel, alguno que otro tiene su propio coche, en fin, que se puede vivir con ese sueldo.

También existe la sociedad homosexual, pero oculta. Aquí son muy, pero que muy cristianos, y en la costa muy musulmanes. Y de nuevo veo una incipiente liberación de la mujer, especialmente en las ciudades, donde ocupan puestos de relativa importancia. En las zonas rurales se dedican a tener hijos, labores agrícolas "suaves" y a vender la producción. Además de todos los avatares femeninos consabidos.

Lo que si es de destacar, es que cuidan bastante más su imagen personal. Visten mejor, se lavan y cambian de ropa. Algo muy de agradecer, especialmente usando el transporte público. Aunque algunos han descubierto el perfume, y es lo peor que se les podía haber enseñado porque, si su piel, por limpia que esté, ya nos huele diferente, perfumada ya ni os cuento. Eso si, en las ciudades. En la zona rural todavía les falta un poco, pero son bastante más educados y limpios que en Mozambique.

De nuevo encuentro niños, hombres y mujeres que piden sin más. Me ven y me piden, tabaco, lo que estoy comiendo, dinero. Definitivamente tengo que hacer un post sobre este tema.

Y sobre el tema picaresca bueno, bueno... Se van suavizando los rasgos que ya no son tan raciales; se estrechan las narices; se perfilan los labios que reducen levemente su grosor; y los ojos, curiosamente, se rasgan, si, si, tipo oriental. La estatura sube mucho, especialmente los massai son muy altos. Los culos empiezan a respingar (pero muy poquito todavía) y las caderas femeninas a ensancharse. En definitiva más agradables a la vista, siempre hablando en general, aunque los "paquetes" siguen sin prometer nada de nada. Eso si, son algo más atrevidos que sus vecinos del sur a la hora de "entrar" a una mujer, y algo más "babosos" de los esperado; al menos dos o tres intentos antes de desistir.

En general es una sociedad en crecimiento en todos los aspectos, pero quieren crecer, tienen aspiraciones factibles y buenas para ellos y para el país. Son bastante colaboradores y buenos compañeros. En ningún hotel me han curioseado la mochila (en Mozambique me pasó en Pemba). Son responsables y educados, aunque un poco lentos. Se respira bastante buen rollo y muy buena energía.

21.3.09

El clima en los viajes.

Todos los viajeros, blogs de viajes, foros, guías, etc., aconsejan siempre informarse bien del clima en destino y de la mejor época para visitarlo. Aunque lo de "mejor época" es muy relativo.

Bien, yo nunca lo he hecho cuando he salido de viaje, hasta justo la noche anterior, cuando armo la mochila, para ver si me llevo el chubasquero, la bufanda, el bikini, o todo. Vale, es una pequeña exageración, pero de veras que solo acostumbro a mirar si es invierno o verano para elegir la ropa, nunca para elegir el destino en función del clima, cambiar la fecha del viaje y mucho menos anularlo por la temperatura.

En mi primer mes de esta vuelta al mundo, comprendí bien por qué no me preocupaba el tema. En los últimos tres años solo he hecho viajes de otoño-invierno. Si, me encanta el frío. El último viaje que hice de verano, fue Egipto en septiembre de 2005 (sin contar con la amazonía de 2007, que solo fue una semana dentro de un largo viaje de otoño) y, a pesar de sobrepasar los 50ºC en alguna ocasión en el desierto, os aseguro que no hacía ni la mitad de calor que lo que pasé en Mozambique en Febrero pasado.

Por suerte, según fui subiendo al norte se fue refrescando el tema, y ahora ya estamos cerca de entrar en el otoño, por el sur de África. Bastante de agradecer el fresquito a la sombra o por las noches.

Quede pues reflejado mi consejo de atender bien a nuestros gustos climáticos e informarnos del mismo en el destino elegido, para no encontrarnos sorpresas.

Y quede también reflejada la capacidad de adaptación inherente y definitiva de ser humano. No importa sudar o pasar algo de frío, lo importante es poder vivirlo. Aunque si lo sabemos de antemano estaremos prevenidos.

Las páginas de mi elección para la información climática son: Meteored y The Weather Channel.

Y ahora la relatividad de "la mejor época" para viajar a determinado destino. Es evidente que este factor variará en función de múltiples factores. Si solo se atiende a los gustos personales, posiblemente nos vamos a perder muchas cosas. Por ejemplo, si alguien decide viajar sólo a lugares de clima templado o cálido, jamás podrá disfrutar de nieve, glaciares, y todas las actividades, animales y maravillas naturales que nos brindan los polos. En cambio, para los amantes del frío, los desiertos, las playas, la sabana, y muchos lugares cálidos del mundo, estarían vetados gran parte del año.

Todos los amantes del norte de España, especialmente Galicia (lo siento es mi debilidad), hemos dicho alguna vez que nos encanta, incluso con su lluvia porque, ¿qué sería de Galicia sin lluvia? Es solo por poner uno de los múltiples ejemplos que me vienen a la cabeza. El que no lo conoce, lógicamente, no sabe lo que se pierde. (Aunque posiblemente tampoco le interese).

En mi opinión hay que ser capaz de adaptarse a todo y viajar con la mente abierta. Si en el sudeste asiático existe el monzón hay que conocerlo (con todas las incomodidades que eso suponga); si en el desierto se superan los 50ºC, hay que conocerlo; y si en el Polo Norte la temperatura baja de los -30ºC, también hay que conocerlo.

Por tanto, si te apetece viajar a un sitio, infórmate del clima para preparar el equipaje necesario para tu "bienestar"; para conocer las dificultades del transporte cuando llueve en ciertos países; para llevar la crema protectora y prepararte para sudar con doble ración de desodorante. Pero si de verdad te gustaría conocer ese lugar, no permitas que el clima te lo impida.



20.3.09

Viajando por Tanzania

Tengo que llegar a Mbeya, en el suroeste del país, pera entrar en Zambia, y no tengo bus directo. Me cuesta tres días de buses varios, con sus tres noches de cutrealojamientos, pero he llegado y ya tengo mi billete de tren.

La línea tazara, una de las pocas que opera por el sur de África, cubre el trayecto entre Dar es Saalam (Tanzania) y New Kapiri Mposhi (Zamiba), una pequeña localidad 200km al norte de Lusaka, la capital.

Cuando ya veía reventar mis sufridas almorranas, gracias a tantos km. de autobús por carreteras, en muchos casos llenas de baches, socavones o con sólo trozos de lo que algún día fue asfalto, el tren apareció en mi vida cual salvador.



Como os contaré en la info práctica del país, hay cuatro clases: dos de coche cama y dos de asientos (dobles, no individuales). En realidad son dos tipos de coche, la diferencia radica en la cantidad de personas que acoplan. Así quedan: 1ª Clase para coche cama con cuatro camas por camarote; 2ª Clase, también en coche cama, pero con 6 camas por camarote; 3ª Clase en coche de asientos, con dos personas por asiento; y "Turista" en coche de asientos, con tres personas embutidas en cada asiento.

Lo que no te cuentan es que las personas pueden ser mujeres y que todas llevan algún bebé (las he llegado a ver con tres y un solo billete, para 4 personas). De modo que en un compartimento de 4 camas terminan durmiendo entre 6 y 12 personas.

Pero tuve suerte, mucha suerte. Con el carnet de estudiante, el billete cuesta la mitad, de modo que me permití un pequeño "lujo" y compré uno para 1ª Clase. Subimos al tren a las 14:00 h., aunque no partimos hasta las 16:30 h. Fui sola en mi compartimento hasta las 22:30h. Subieron tres mamás con sus respectivos hijos de diversas edades. Nos acostamos y, sobre las 04:30h. no se ni en qué estación, se bajaron. Y pude continuar sola hasta cubrir las más de 26 horas de viaje.

Pude disfrutar del verdor de África desde todos los ángulos posibles, de las plantaciones de maíz, de café, de girasoles, de los arrozales, las montañas... Pude escribir tranquilamente y sin interrupciones ni distracciones inesperadas. Pude jugar al escondite con los niños que se acercaban al tren en las estaciones donde paraba. Pude tumbarme cuando y donde quise (probé todas las camas claro).



Total que, excepto las horas de sueño, que tuve quien me velara, fui todo el viaje sola y fue genial. Podía pensar, escribir, organizar... He de decir que, aunque llenaron el compartimento de todo tipo de mercancías y eran 6 en total, no dieron guerra (ni los niños), ni hicieron un triste ruido, excepto un poco al marcharse como es lógico.

Algunos os estaréis preguntando si pude dormir, por mi historial con los trenes. Pues sí, dormí como un tronco, aunque pocas horas, fue un buen sueño renovador.

Qué agustito por favor!! Que pongan más trenes en África.




19.3.09

¿Dónde está Yola? 8.

Mi cuarto objetivo.

Estamos en una piscina natural, por llamarlo de alguna manera.

¿Donde está Yola?



¿Dónde está Yola? 7. Lago Victoria

Esta vez Anna, como siempre "ojo a vizor" la primerísima, y Nuk (Bienvenida), han acertado donde estaba Yola. Si chicas como La Reina de África, aunque sin protagonista.

En el fastuoso Lago Victoria. Una de las principales fuentes del Nilo, que a través del Lago Alberto, forma el Nilo Blanco.

Casi 70.000 km2 de agua que, en su punto de mayor profundidad alcanza los 82m. El segundo más amplio en superficie (después del Lago Superior norteamericano) y la tercera reserva de agua del planeta después del anterior y del primero de todos que es el Baikal (en Siberia).



Efectivamente, era mi tercer objetivo, bueno, fue el primero de todos, pero tuvo que convertirse en el tercero por la ruta. Mi gran ilusión, que ahora se que no es imposible, es llegar al Mediterraneo desde aquí, recorriendo todo ese Maravilloso Nilo. ¿Quién sabe? Quizá algún día...

Anna, déjalo todo, prepara la mochila y venteeeeeeeeeeeeee!!!

18.3.09

Objetivo 3: Lago Victoria.

Aunque puse todo mi empeño, fue imposible llegar desde Serengeti, que me pillaba mucho más cerca y me habría ahorrado un par de días. Así que tuve que acceder a mi tercer objetivo por Mwanza, al sur del gran lago.

No se desde cuando, pero siempre me han llamado mucho la atención los lagos. Creo que era lo único, de geografía, que me aprendía a la primera en el cole. El año pasado conseguí conocer el altivo Titicaca. Son varios los que tengo en mi lista y muchos, los que me estoy dejando por el camino, quien sabe si algún día...

En esta ocasión toca uno realmente majestuoso, y para mi entrañable, quizá porque es capaz de llegar a nuestro Mediterraneo, a través del río más largo del mundo (porque lo digo yo y punto del asunto, allá discrepancias con el Amazonas). Río que alimenta a tantas personas y enfrenta a tantos pueblos, poderoso el Nilo.

Quizá por ser el mayor del continente africano, por ser una de las fuentes del Nilo o porque me suena el nombre de algún libro o alguna peli, por lo que sea, se convirtió en mi tercer objetivo, cuando estudiaba las posibilidades de mi periplo por África.

Me levanté temprano, para aprovechar bien el día en el lago. Pronto salí a pasear por la ciudad en busca de un puerto donde coger un ferry, o algo parecido, para dar una vuelta por el lago. Pero rápido observé que no sería tarea fácil. Mwanza, y mucho me temo que cualquier ciudad del lago, no es un centro turístico. No hay ferries que paseen a los curiosos de teleobjetivos colgados al cuello. No hay barqueros esperándonos.

Para empezar encontré un puerto al que arrivaba un gran barco, estilo Tom Swayer, cargado de plátanos y de los dueños de los plátanos. Parece el puerto comercial. Me informo y efectivamente lo es. Este regresa ahora a su lugar de origen, y mañana vuelve, si quieres puedes ir, pero te toca hacer noche en nosedónde.

Seguí paseando, porque mi Gepetto decía que el centro de Mwanza estaba un poco más adelante. Llegué al maloliente puerto pesquero, donde todos los dhows están fondeados. Los pescadores ofrecen montañas de pequeñísimos peces, pero de veras, enormes montañas de estos pececillos. Por supuesto rodeadas de moscas por todas partes. Una especie de merenderos organizados en el mismo puerto, donde los pescadores y su familia preparan el almuerzo, empiezan a humear. No hay barcos para surcar el lago.

Continúo caminando hacia el otro lado de la montaña de rocas. Encuentro el mercado, lo que aquí llaman "el mercado del town". Un sin fin de estrechos caminos, intentan abrirse paso entre puestecillos de paja, algunos de madera, un recuadro cementado, con mostradores de obra, para el pescado grande. Frutas, verduras, artículos de droguería y casi todo lo que uno pueda imaginar. Al precio que ellos pagan, no intentan engañarte. Todos te saludan y todos intentan que compres algo en su puesto. Ofrecen su mercancía, pero no son pesados en absoluto, te la ofrecen igual que a cualquier paisano.

No he llegado al otro lado de la montaña, pero ya estoy suficientemente lejos como para plantearme el regreso. Se que hay ferries grandes para que crucen autobuses, tengo que buscarlos, a ver si allí hay alguna posibilidad.

Efectivamente, al final de las muertas vías del tren, está el tercer puerto, el del gran ferry que transporta vehículos. Pero tardará más de una hora en llegar, más de dos en partir, y tampoco regresa hasta mañana. Última oportunidad desvanecida.

Un bar-restaurante, que hace su agosto con todos los pasajeros que esperan al ferry, separa este tercer embarcadero de una pequeña explanada de arena, donde un montón de hombres y mujeres, cargados con grandes cestos llenos de tomates, esperan para salir en algún dhow hacia alguna ciudad, donde venderán sus tomates. Bien, parece que tenemos una posibilidad.

Pregunto y resulta que están esperando dhows que vienen cargados de plátanos, que descargan aquí. Ellos se van allí a vender sus tomates y los dhows se pasan el día haciendo el mismo trayecto, tomate va-plátano viene.

Tengo muchas ganas de navegar este lago. Decido esperar a ver qué pasa.

Y pasa lo previsto. Al rato llega una barcucha raída cargada hasta la bandera de personas que, a su vez van cargadas hasta las cejas de plátanos. Y no han terminado prácticamente de bajar, cuando el verde-amarillo que tintaba la barcaza se transforma en un rojo pintón. Visto y no visto, ya están a unos 100m, en el lago. Casi no he tenido tiempo ni de procesarlo, cuando ya se habían ido.

Barajo mis posibilidades. Acecho, aproximación y lucha encarnecida para conseguir subir a una embarcación digna de naufrago, y cruzar una pequeña parte del lago, con mi cara estrujada entre teta y sobaco ajenos. O intentar acceder a esa montañita y conformarme contemplando la inmensidad del elemento desde tierra.

En esta ocasión declino mis primeras intenciones de navegación, por varios motivos. Esto no es ni parecido a lo que yo venía buscando (una navegación tranquila y contemplativa); la travesía no va por en medio del lago, solo cruza un pequeño tramo, casi costeando; el sitio que yo voy a ocupar, es el de alguien que necesita vender sus tomates para sobrevivir; esta vez me puede la comodidad occidental y tengo suerte, porque yo puedo elegir. Lo asumo, o pierdo otros dos días en ir a otra ciudad y volver, o tendré que conformarme con las vistas desde tierra.

Sigo paseando hacia las rocas. Hay un parque muy bonito y bien cuidado. Algunas canoas de cañas, con pescadores aficionados, vagan cerca de la costa. Es un parque cerrado. No se puede pasar y la montañita de rocas está dentro. Tendré que conformarme con las vistas desde el otro lado del parque? Dentro hay un jardinero. Creo que voy a pasar. ¿Llevo mi botellita para el agua? Si. Ok, voy a pasar.

Caminaba yo toda animada por el cesped, hacia la orilla, cuando unas voces me alertan. Puffff, un poli!! chungo, ya la he fastidiado. Se acercó para decirme que entrar en el parque, además de estar prohibido (sin carteles), es peligroso porque no hay nadie y los ladrones pueden robarme. Le comento que solo quiero hacer 4 fotos y llenar la botella de agua. Se lo ha pensado un momento pero, dice que tiene tiempo y que me custodia, que puedo estar tranquila porque su presencia allí ahuyentará a los cacos, y que me tome mi tiempo. Genial!! Gracias señor!!

He llegado a la orilla. He llenado mi botellita de agua. He hecho algunas fotos, no muchas. Y me he sentado un rato, en un intento de aislarme de todo lo que rodea mis espaldas, he conseguido evadirme y... Ahora navego en un pequeño y viejo velero, sola, quiero ir hacia el centro del lago, pero no veo la costa, no puedo saber dónde estará el centro. Podría decir que es como un mar, pero más me parece un océano. Es inmenso, no veo la costa, no la veo, solo agua, una enorme masa de agua dulce en calma. Y miro al cielo para descubrir unos tímidos rayos de sol que asoman entre las nubes. Y de nuevo doy gracias por lo afortunada que soy. Y exhalo una sonrisa de satisfacción: "Si señora, lo has conseguido, estás en el gran Lago Victoria"



17.3.09

Safari en el Ngorongoro.

Desayunamos al amanecer, con otro regalo del cielo, y ¡¡Mambo!!

A pesar de sus enormes dimensiones, lo cierto es que después de Serengueti, el crater da mas la sensación de "cercado". Si, de acuerdo, la cerca son las crestas de la caldera, pero a mi me dio esa sensación. Y se que los animales migran a su antojo por la montaña, pero me parece más cerrado. Quizá porque todo el rato estás viendo los demás totes, como en un parque, no se.

No obstante, resulta casi increible la fauna que alberga en su interior, y las dimensiones que, desde dentro parece más grande.

El Ngorongoro es el crater de un volcán inactivo (aunque sigue teniendo un ligero y sutil aroma sulfuroso de fondo). Sus fronteras naturales han permitido que se formen diferentes microsistemas en un área 8.288 km². Un bosque, la sabana, un río con su lago natural, charcas saladas y tierras áridas se encuentran concentradas en un área no mayor de 20 kilometros de diametro.



Cierto, no tenía muchas ganas de escribir.