17.2.09

Fuera de Ruta, hacia el segundo objetivo. 3

-----Aquí no hay muelles en los puertos, sencillamente se va por el agua hasta el dhown. Más o menos hasta que cubre por la cintura. Y te subes como puedas, tienen unas escalerillas, pero solo las sacan con la marea baja del todo, ahora no hay escalerilla, así que panza a babor, pies para dentro y a buscar un trocito de madero libre. Menos mal que llegué de las primeras y pude pillar buen sitio.

-----Chispea. Chubasquero, el mío y el de la mochila, petate de la mochila para meter el bolso. Todos los bultos bajo dos lonas de plástico. Otra lona rota para cubrir a algunos pasajeros, todos no cabemos debajo. Pero yo tengo la grancísimas y muchas veces subestimada suerte de haber nacido en el primer mundo. Tengo mi membrana chubasquero y cortavientos. Solo cubre medio cuerpo, pero da igual, el pantalón ya está chorreando agua salada.

-----Y sin apenas notarlo hemos salido de los manglares, gracias a unas largas y robustas cañas de Bambú. Ahora navegamos a motor por el Oceano Índico. La lluvia es torrencial, vamos, que llueve a mares, nunca mejor dicho.

-----Un intenso y fugaz haz de luz corta el cielo. Al momento un estruendo ensordecedor. Un viaje en patera, guiado por "rayos y centeyas". Viene a mi cabeza lo que deben pasar las personas que llegan así a nuestro país, aunque no termino de entender qué es lo que les mueve a jugarse la vida.

-----Las gotas de lluvia son grandes, vigorosas y frías. Hace viento, más del que la propia navegación produce. Tengo frío, la membrana aisla, guarda un poco el calor corporal, pero no abriga. Miro a la chica que viaja a mi lado, unos 12 años. Tampoco cabía debajo del plástico, pero no tiene chubasquero. Está empapada y tirita de frío.

-----Empiezan a correr gusanitos blancos, carcoma, por las maderas del barco. Se desplazan, están buscando un agujerillo seco donde meterse, pero no hay, y vagan por la madera en busca de refugio, no les gusta el agua.

-----Huele a mar mojado, pero sabe dulce. Da la sensación de que el océano hierve, por los millones de microolas que forma la lluvia en su superficie.

-----Se acabaron los relámpagos y los truenos, pero la lluvia persiste.

-----Una mariposa!! También busca refugio. No puede volar, las gotas de agua en sus alas se lo impiden. El aire se la quiere llevar, pero ella lucha. Se aferra, pero un viraje la lanza fuera de la embarcación.

-----Respiro hondo. Me encanta este olor, esta sensación de aventura, de descubrimiento, de libertad. Lo voy a conseguir. Voy a llegar a mi segundo objetivo por mis propios medios, sin controlar más idioma que el español, sin estar forrada de dinero, solo como lo hacen ellos, como buenamente pueden. Y voy a llegar con ellos.

-----Entonces una voz, que debió decir algo así como: "¡¡A estribor!!", seguida de un: "ooohhhhhhh". Dirigió nuestras miradas hacia un grupo de delfines, que nos acompañaron durante escasos 10 minutos, para deleite de mis sentidos.

-----Ya no siento la lluvia. Ya no siento frío. Ya no siento cansancio. Solo emoción.

-----El agua que recorre mis mejillas ahora no es lluvia, no es agua del océano, es emoción.

-----Ya ha merecido la pena todo lo vivido en este país. Bendito segundo objetivo. He llegado a las Quirimbas.


5 comentarios:

  1. Cuando llegas al paraiso ya nada importa, que sigas disfrutando muchísimo, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este tipo de experiencias... hacen fuerte al viajero y modifican la óptica de como ver el mundo. Disfrutalas.

    ResponderEliminar
  3. La furgoneta de primera y la navegació de
    primera que disfrutes esos recorridos tan
    estupendos
    Mariola

    ResponderEliminar
  4. Eres una viajera de primera los viajes un poco apretaditos pero en fin veo que estas encantada que sigas tan estupendamente
    carmen

    ResponderEliminar
  5. La guardiana, aunque no lo parezca, todavía no había llegado al paraíso, eso viene en un par de días.

    David, lo se, y se que sabes que lo se. Dibujar el camino con tus propias huellas es lo que realmente fortalece.

    Mariola, si que lo fueron, el chapa muy divertido, aunque agotador. La navegación fue toda una experiencia, inolvidable sin duda alguna.

    Gracias por seguir ahí Carmen.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos