15.2.09

Fuera de Ruta, hacia el segundo objetivo. 1

-----Cuatro y media de la madrugada. En la esquina de Mcel, Avda. 25 de Septiembre, Pemba. Varios chapas con distintos destinos pasan, algunos paran a recoger pasajeros. Aparece un camioncillo ruidoso y destartalado. Con cuatro hierros mal soldados a la caja, que a duras penas soportan la ajada lona que los cubre: "Quissanga!! Quissanga!!". Vamos, es el mío.

-----En el interior, otras malas soldaduras en forma de U, soportan algunos maderos destinados a servir de asiento. Por el suelo sacos, cajas de bebidas, maletas, personas medio tumbadas, gallinas y el petate con mi mochila. Bueno, solo serán 6 horas, eso dice la Lonely.

-----Más de una hora dando vueltas a la ciudad para recoger más y más pasaje. Una cuantas paradas para combustible, avituallamiento, etc. Por fin tomamos la carretera, pero solo son 40km hasta el desvío del camino de tierra que conduce a Quissanga. Anoche llovió, mucho.

-----Hay tres ayudantes que se encargan de subir la carga arriba de la lona y los hierros, y lo hacen en marcha. ¿Llegará mi mochila? Llegará, es inexplicable, pero todo llega. Los ayudantes fuman y beben como cosacos, menos mal que de vez en cuando les toca currar y, con este sol, y este calor, sudan, sudan mucho, creo que por eso no se emborrachan demasiado. A ratos cantan. Si llueve ponen otra lona sobre todo lo que hay en el techo, que cubre también los laterales, pero da muchísimo calor, porque no entra el aire. Cuando para de llover, o incluso antes, la quitan, dentro de eso, el viaje se convierte en insufrible.

-----Entre vaivenes, zarandeos y saltos, se pasa el tiempo. Se nota cómo se va el camión cuando pilla mal las rodadas del anterior en el barro. No entiendo cómo no vuelca en ocasiones. Esto es conducir en condiciones adversas, y lo demás son tonterías.

-----Vaya!! Atascón!! Todo el mundo abajo, entre el conductor y los ayudantes intentan sacar el trasto del barro. Una pala para hacerle la rodadura a la rueda, unos maderos y listo, esta ha sido rápida. La siguiente no lo fue. Más de media hora, todos los hombres, pasajeros incluidos, terminaron de barro hasta la barbilla. Las mujeres (ancianas y bebes incluidos) y niños, nos fuimos caminando cerca de un kilómetro, donde se allana el camino y no hay tanto barro. Cuando lo saquen nos recogerán, esperemos en esta sombra.

-----Diez largas pero entretenidas horas de zarandeos y botes hasta llegar a Tandanhangue, pasando por Quissanga.

-----Bajo, recojo mi mochila, miro el vehículo y pienso: "Hasta la vuelta".

2 comentarios:

  1. que viaje tan mobidito y que desplazamiento,
    tan guapo , seria muy importante ,TANDANHANGUE ,porque caluroso si que fue,como sigas con estos viajes te derrites,
    Carolina

    ResponderEliminar
  2. Hola Carolina. Gracias por tu comentario.

    Si, lo cierto es que lo del calor no lo llevo del todo bien, ya escribiré a ese respecto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos