1.1.09

La salud también viaja I

-----Para un viaje "normal" entre una semana y un mes, lo clásico para unas vacaciones al uso, no son necesarias grandes medidas previas al viaje, salvo las vacunas correspondientes según destino. Pero cuando preparamos un largo viaje, entre 6 meses y un año, la cosa cambia, deberíamos partir, al menos, con la seguridad de portar una buena salud. No está de más leer los consejos que nos dan en el Ministerio de Sanidad, pero sin obsesionarnos, tienden a rayar la exageración.

-----Aunque no salgamos de casa, es recomendable hacerse una revisión médica rutinaria anualmente porque, el cuerpo se oxida y con el tiempo va perdiendo facultades funcionales. Ni qué decir tiene que, si padecemos alguna enfermedad crónica (diabetes, alergias, etc.) que nos obliga a medicarnos o tomar ciertas precauciones especiales , debemos pasar esa revisión con más motivo. Entonces, del mismo modo, debemos viajar con esa certeza de buena salubridad.

-----Si vamos a permanecer fuera de nuestro país de residencia durante más de 6 meses, en mi caso un año, lo mínimo sería hacerse una analítia de sangre y orina. Mejor si nos incluyen el análisis hormonal (Tiroideas y Ginecológicas); también es importante hacerse, si alguna vez hemos tenido síntomas, al menos, la prueba de la alergia (mejor todavía una analítica completa de intolerancias, especialmente alimenticias) y por supuesto, para mujeres, casi tacharía de imprescindible una revisión ginecológica lo más completa posible.

-----¿Cómo hago yo? Fácil, aunque hay que empezar con tiempo suficiente. Los tiempos entre citas suelen ser dilatados incluso utilizando la mutua de seguros. Si usas Seguridad Social ya ni te cuento.

-----* Revisión ginecológica. Suelo hacerla unos 3 ó 4 meses antes porque acostumbran hacer una citología y pedir pruebas complementarias, como ecografía de mama o mamografía y, en este caso, analítica hormonal, para lo que nos harán los volantes pertinentes. Esto traduce la necesidad de segundas citas para realizar las pruebas y una tercera cita para examinar y recoger resultados. Esto si todo está bien. Si sospechas cualquier cosa, acude con más tiempo.

-----Otro tema sería viajar embarazada, que requiere de precauciones y cuidados específicos. Como no es el caso lo dejo de lado.

-----* Analíticas de sangre, como digo, incluyendo hormonas, y de orina. Siempre lo más amplio posible. Si das con un médico de estos tacaños a la hora de poner crucecitas en tu análisis para que te miren todo, la cosa es fácil, dile que te vas un año de misiones a algún país subdesarrollado, y si le dices que estarás itinerante entre varios países sin medios, mejor todavía, te marcará todas las casillas de la analítica.

-----Aprovecho este punto para introducir una "cuña" informativa: "Sabed que las tres vías principales de entrada de lesiones en el organismo son: los Pies, la Boca y los Ojos", por tanto son tres puntos de imprescindible revisión y cuidado si queremos prevenir males posteriores. Esto es aplicable a la vida y no solo a un largo viaje.

-----* El Dentista. Máxime si tienes cuenta pendiente con tu boca. Algo que nunca deberíamos abandonar. ¿Imaginas la necesidad de tomar antibiótico largo tiempo, por culpa de una muela, durante un viaje? ¿Imaginas un fuerte dolor de muelas delante de un león o de un precioso monumento? ¿imaginas una extracción de alguna pieza dental en India? Efectivamente, mejor no tener que pensar en estas cosas, sal de casa con tu dentadura impecable y será más fácil evitar todo esto.

-----Por otro lado, y sin ánimo de ponerme tremendista o trágica, no está de más tener en cuenta que la dentadura es nuestro único "carnet de identidad" indestructible. En esta especialidad médica es altamente recomendable que nuestro historial lo tenga un solo profesional, así que si no encontraste "el tuyo", el que te gusta o acomoda, busca hasta encontrarlo y adviertele de tu viaje para que complete tu ficha al máximo posible. Yo fui, me hice la revisión anual, un pequeño empaste, una funda que tenía pendiente y la limpieza de turno y, por supuesto, advertí de mi viaje diciéndole que guardara a buen recaudo mi historial, nunca se sabe oye.

-----* El podólogo. No, no es imprescindible, yo de echo no he ido, pero no tengo ningún problema en los pies. Si alguna vez lo necesitaste, tienes durezas, callos, uñas encarnadas, etc., no lo dudes, que te haga un buen repaso y pídele consejos de fácil realización para cuidar tus delicados pies durante el viaje.

-----También es interesante una visita al fisio (si es osteópata mejor), especialmente si alguna vez tuviste algún problema musculo-esquelético (atención especial a viejos esguinces mal curados), y más aún si piensas hacer marchas o algún deporte que no acostumbras. Cuéntale tu caso personal y pídele consejos, no des las cosas por sabidas, seguro que hay muchos detallitos útiles y fáciles de poner en práctica que desconoces.

-----* Tu vista que? Si tienes ojos sanos y buena vista pasa de este punto. Si necesitas y/o usas gafas o lentillas, no hay más que hablar, tu revisión anual si hace más de 6 meses que la pasaste. Si tienes algún pequeño problemilla como sequedad, conjuntivitis (más aún si es repetitiva), lagrimeo, etc. ya sabes, coméntalo con tu oftalmólogo y toma buena nota de sus consejos.

-----* No olvidemos las vacunas y sus recuerdos, necesarios para viajar.

-----* Tomar especiales y específicas precauciones si ya padeces cualquier enfermedad o dolencia crónica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos