22.12.09

Os deseo lo suficiente.

A la de una...

21 de Diciembre, 06:05 h., vuelo Santiago de Chile - Madrid: "Señoras y señores, volamos a X pies de altura. Son las 06:05 horas en destino. La temperatura es de 2ºC y está nevando en Madrid. Hora estimada de llegada 06:15. Comenzamos maniobra de aterrizaje".

Por fin en casa después de un año. Tengo mariposas en la tripilla y un incipiente nudo en la garganta.

06:15h.: "Señores pasajeros, el top flight ha sido debido a que el temporal ha cubierto de nieve las pistas de aterrizaje. Se ha pedido asistencia al aeropuerto y van a intentar solucionarlo. En caso contrario no quedará más remedio que redirigir el vuelo a Barcelona. Les rogamos disculpen las molestias."

No por favor, a Barcelona no. Mi familia me está esperando en el aeropuerto, no puede ser. ¿Es que no hay sal en Madrid?. No me lo puedo creer, en Finlandia he aterrizado en pistas de hielo. ¿Es que no saben aterrizar los pilotos? Deberían saber ¿no? Juer, quiero llegar ya. Seguro que Madrid no me falla. Tranquila, es cuestión de minutos, seguro que podremos aterrizar. Nudo enorme en la garganta, contenido con mucha dificultad.

A la de dos...

06:25.: "Señores pasajeros, el aeropuerto de Madrid ha despejado una pista para que sea posible el aterrizaje. Iniciamos maniobras."

Bien, sabía que Madrid no me fallaría. No podía ser de otro modo. Solo será un pequeño retraso. Pero el nudo se mantiene por la incertidumbre.

06:30.: "Señores pasajeros, el comandante reitera sus disculpas, el nuevo top fligh no ha sido debido a la nieve, sino a que había un coche en la pista. Están procediendo a retirarlo."

¡¡¡Me cago en todo lo que se menea!!!, pero es que ¿no se pueden comunicar bien? ¿a tiempo real? Si es que esto es España, definitivamente hemos llegado. El nudo se desborda entre "rabia" por la aparente incompetencia y emoción por la inminente llegada. Si, ya estás en casa. Ánimo que llegas.

A la de TRES!!!

06:40.: "Señores pasajeros, iniciamos de nuevo maniobra de aterrizaje."

Será posible que a la tercera...

06:45.: "Señores pasajeros, bienvenidos a Madrid."

Gracias a Dios. Fue la vencida.

Y ahora ya, desde el calor del hogar, quiero desearos a todos unas Felices Fiestas y LO SUFICIENTE para todo el 2010. Lo suficiente de todo, cosas y emociones. De lo bueno y también de lo que no parece tan bueno, porque de esos nubarrones es de los que realmente se aprende, sobre todo a apreciar más lo que consideramos bueno. Algo así como lo que nos trasmite este poema de Victor Hugo, que hace poco me regaló una buena amiga, Gracias Marta. Me llegó en un momento más que apropiado y me encantó, por eso os lo quiero regalar, justo en estas fechas de introspección y balance del año.



FELIZ NAVIDAD

13.12.09

Frutas Asiáticas VIII: Thè, Carambola o Tamarindo Chino

Esta viene de un arbusto tropical perenne que se llama Averrhoa Carambola, y que para ser arbusto es bastante grandote, de 3 a 5 m. Las florecillas son chiquitajas y de morado a lila.

El fruto, que recibe un sin fin de nombres, no es que sea la "estrella" de las frutas, pero, debido a su forma, una vez cortada, es el nombre que recibe en inglés: Start Fruit (fruta estrella). Y lo cierto es, que es llamativa y más que apta para la decoración de platos así un poco "plin". En Vietnam la llamaban "Qué" (escrito Thê), en sudamérica se llama "Carambola" y en Centroamérica "Tamarindo Chino". Y, aunque se cultiva en Centro y Sudamérica, es originaria del Sudeste Asiçatico.

Viene a ser del tamaño de un limón (de los grandes). De color verde-amarillo hasta anaranjado según la madurez. La piel es muy finita, suave y comestible. La pulpa bastante más carnosa de lo que parece, a pesar de contener mayoritariamente agua. Parecido a una pera de agua, en textura. Y el sabor suave y fino, casi agridulce, pero muy poco agri y bastante más dulce si la pillas madurita. Y muy refrescante cuando sale de la nevera. Le doy un 7, en la escala de 0 a 10.

Pero de propiedades anda algo escasa; mucha agua, fibra, y algo de vitaminas A y B, pero poca cosa. Minerales destacables: el Potasio. Pero hay que tener cuidadín porque su consumo en exceso afecta de forma directa a los riñones, de modo que las personas con alguna insuficiencia renal, mejor que elijan otra frutita, porque esta les genera neurointoxicación.



7.12.09

Hasta el Aterrizaje.

Aunque en el Fin del Mundo si hay internet, me vais a perdonar pero, los últimos quince días de periplo, se los voy a dedicar a otros hobbies que no son precisamente este. Y es que tendréis que comprender que entre tanto asado y dulce de leche, regadito con un buen tango. Entre pingüinos, leones marinos y toninos. Entre glaciares, lagos y montañas espectaculares, de lo último que se acuerda una es del blog.

Y como es lógico, cuando aterrice, además de ser Navidad, va una a estar pelín "descolocada", de modo que, hasta que me ubique, este blog queda...




Gracias a todos por acompañarme en esta aventura que, por supuesto no termina, queda muchísimo por contar pero, todo a su tiempo.

27.11.09

Khotan. China X.

Con mi nocturna llegada a Khotan, decidí alojarme en el hotel de la estación, ya que pensaba quedarme lo menos posible. Solo quería desierto.

Los de la recepción prefirieron llamar a alguien, que se personó en breve tratando de venderme "la moto", en un inglés más pobre que el mío.

Tras tres horas de reloj, de negociaciones, llegamos a un acuerdo conveniente para los dos (a la mitad del precio de inicio). Ya hablaremos de los "básicos" que se deben mirar con lupa para hacer una incursión en el desierto. Son varios detalles y siempre depende del tipo de desierto que visitemos y la época en que lo habamos (y lo exigentes que seamos claro). Pero Jack (su nombre para el turista, porque el auténtico, chino, es impronunciable), pretendía venderme camellero, cocinero y guía, labores que, en todos mis anteriores desiertos, había cubierto una o, como máximo, dos personas. No estaba dispuesta a pagar tres días de periplo para cuatro personas. De ahí las horas de negociación, me salía más barato comprar el camello e irme sola.

El hombre dijo necesitar un día para preparar todo, así que quedamos para el día siguiente. Pude aprovechar éste para conocer otras ruinas de ciudades que algún día fueron importantes en el paso de la ruta de la seda. En este caso tocó Melikawat. No queda casi nada de lo que fue una importante fuente de jade para exportar a oriente y occidente, ya que estaba situada a orillas del "Dragón de Jade", nombre que recibe el río que, todavía hoy, suministra la preciada semipreciosa.

Paseé por la ciudad todo lo que mis pulmones soportaron aquel polvo de arena que copaba el ambiente. Era como si todos los uigures hubieran salido a barrer la calle. Hasta el punto que costaba ver el asfalto y la niebla marrón limitaba la visibilidad.

Al día siguiente, a la hora acordada, partimos bien aprovisionados, al encuentro con nuestro camellero. Llegamos, no sin antes pasar por una fábrica-tienda de jade y otra de seda.

La verdad es que él sólo me ofrecía la posibilidad de pasar por allí, y yo quise hacerlo, sabiendo que es sin compromiso de compra, porque me encanta ver como se curran, tanto las piedras como la seda. Y me alegré de hacerlo, no solo porque saco ideas para mis manualidades, y porque aprendo técnicas, sino también, en la fábrica de seda especialmente, porque es de las más artesanas que he visto hasta la fecha.

Y por fin nos encontramos con el que no tardé en bautizar como Mr. Silente, nuestro camellero. Otro de "esos hombres del desierto" que cuando te miran fijamente, te desnudan el alma.

Pequeña estatura, tez curtida, tostada y arrugadísima. Mirada serena, movimiento pausado y mano firme. Atlasikat y larga perilla blanquecina.

Había 4 camellos. Uno de ellos solo es para cargar bártulos, algo nada de extrañar teniendo en cuenta que llevábamos hasta una bombona de gas para cocinar, casi como las de butano de casa. Creo que este guía no ha ido al desierto en su vida, aunque se dice experto. No termino yo de verlo.

Mientras espero que terminen de atar la carga, un grupo de musulmanes cruza el camino de en frente. Vienen de rezar en el cementerio. Casi todos ellos paran y toman un discreto asiento para simplemente observar. Alguno incluso osa a emitir un tímido saludo, siempre correspondido.

Parece ser que, probablemente, la mayoría de ellos nunca ha visto una mujer occidental, en manga corta, pantalón remangado, descalza y pelo claro, suelto y descubierto.

Camellos cargados. Transfer despedido. Comienza la cabalgata.


25.11.09

¿Dónde está Yola? 28.

Venga una de regalito para todos. esta es tán fácil que no merece ni comentario.

¿Dónde está Yola?




¿Dónde está Yola? 27. Desierto de Gobi.

En esta nocturna ocasión me encontraba en el desierto de Gobi. En aquella fabulosa noche que dormí mecida por las estrellas. La foto es de allí.

Las tres posibles respuestas, porque desde los tres sitios se ve lo mismo eran: Gobi, Taklamakan, y Karakul. Son las tres únicas ocasiones en las que he podido ver en el cielo la Osa Mayor, la Menor y Casiopea, ambas en el hemisferio norte.



Y de nuevo Juan Luis, que no deja de sorprenderme, dio con las respuesta más correcta mencionando el desierto de Gobi y mi noche mágica allí, en compañía de Mr. Li.


PD: Os las he marcado para que sea más fácil ubicarlas.

23.11.09

Kashgar, "La Perla de Xinjiang". China IX.

El cansancio acumulado quería apoderarse de mí, pero no se lo permití, es domingo y, lo de las ferias de ganado que tanto he oído en España y que allí ahora están sembradas de artesanía y productos locales, aquí todavía existe, y yo tengo que verlo.

Dejo los bártulos, duchazo y al mercado de ganado. Me resultó impresionante lo bien ordenadito que tienen todo. Vacuno, ovino, equino... Hay unas ovejas muy graciosas, como si tuvieran un miriñaque en el culo, y son muy preciadas por venir de lejos, esas no son autóctonas. Y los culos se venden bien caros en el mercado (solo es grasa). Y otras con unas orejas enormes, las bauticé como oveja-dumbo. Algunos toros son preciosos, me gustan los pelirrojos. Y los caballos me sorprendieron bastante, porque los esperaba más del tipo percherón, por aquello de que los franceses se los robaron a los árabes en las cruzadas. Pero deben ser otros árabes porque estos de aquí tienen caballos, valga la redundancia, estilosos, finos y muy elegantes, o sea, lo que conocemos como raza árabe, preciosos.

Además se puede ver cómo les "calzan" y cortan las "uñitas". También venden todo tipo de utensilio necesario para la ganadería, y frutas y verduras, sobre todo melones de Hami, para que los participantes de tal evento puedan refrescarse un poco entre venta y venta.

Y doy gracias porque no había camellos, estaba toda dispuesta a comprarme uno para ir al desierto con mi propio camello. Me encantaría hacer eso algún día.

El asunto comercial no es menos curioso. El vendedor expone. El comprador busca y compara. Cuando ha elegido lo que quiere aparece la figura imprescindible del intermediario, que gestiona el "acuerdo", o sea al regateo, entre ambos y se lleva su parte claro. Lo que se convierte en un regateo múltiple, normalmente con espectadores. Todos se ponen muy serios y negocian que parece que están cabreados, pero al final todos se dan la mano y tan contentos con la operación a comerse un meloncito juntos. Lo que no se, es quien pagará el melón.

Cuando me harté de meter mi nariz por allí, le dije al taxista que me diese una vuelta por los lugares destacables de la ciudad. Así me llevó a la tumba de nosequien, que ya os contaré. Al lado hay un cementerio musulmán, con su historieta de tumbas de hombres, de mujeres y niños, diferencias y demás, que ya contaremos algún día.

Estuvimos paseando por el mercado de los domingos, que resulta bastante menos interesante de lo que esperaba, y de allí a la vieja ciudad de Kashgar, la de adobe que queda un poquito a las afueras. Aquí aprendí que las puertas de las casas, siempre de dos hojas, tienen un significado diferente según cómo esté abierta o cerrada. Así, las dos hojas de la puerta cerradas, significa que el varón, el "cabeza de familia" (todavía se creen que son los hombres, jeje), no está en casa, por tanto no se puede pasar y menos si eres hombre. Si hay una hoja abierta si está, con lo que hay que pedir permiso para pasar y ser invitado. Y si las dos hojas de la puerta están abiertas es que hay invitados, y se puede pasar tranquilamente!! Es como si te invitaran a pasar por tener la puerta abierta.

De allí fuimos a la plaza Id Kah, que sirve de entrada y refugio para la mezquita, del mismo nombre, más grande de la ciudad. Por supuesto visita de rigor y ya, muerta de hambre y sin un sitio donde me den de comer, estaba a punto de desfallecer, cuando al despedirme de mi taxista me llevó a una calle donde, en una media hora, empezaría todo el movimiento. Eso me dijo.

Había algunos puestos de artesanía, hierbitas, boinas, navajas... Y de la manera más tonta, así como de la nada, empezaron a aparecer puestos de comida: kebabs, asados (siempre de cordero), panes con sabores deliciosos, como a cebolla, hierbas varias, picantes, rellenos de carne (si de cordero), o sea como empanadas pero con otro nombre, frutas, verduras, guisos... En fin que me puse fina vaya. Y aproveché para comprar algunas cosillas para el desayuno, porque es ramadán y no, no pienso levantarme a las 5 de la mañana para pillar algo. Porque advierto que, incluso en el hotel, no dan desayunos a menos que hagas petición expresa.

Kashgar me estaba pareciendo demasiado grande. La parte construida por los chinos es, como en las anteriores, de calles enormes, todas como avenidas, grandes y nuevos edificios, limpieza, más o menos orden, en fin una ciudad, donde, ilusa de mi, di por hecho que podría comunicarme antes de irme al desierto. De hecho vi varios cibercafés y en el hotel tenían wifi.

Al día siguiente intenté por todos mis medios comunicarme pero, las revueltas acontecidas en Urumqi, la capital de Xinjiang, hace apenas un mes, irritaron al gobierno chino, hasta el punto de cortar todas la comunicaciones en toda la provincia, especialmente las internacionales. Castigados durante tres meses. Me contaron que lo mismo pasó el año anterior con Tíbet y les cortaron comunicaciones 10 meses, increíble pero cierto. Hasta el día de la nación, en Octubre, incomunicados. Eso, siempre y cuando se mantengan calladitos.

De hecho hay que pasar un millón y medio de controles policiales chinos en los viajes de bus. Son tantos que los conductores recojen la documentación de todos los viajeros y pasan ellos los controles, porque no llegaríamos nunca a destino si nos tenemos que bajar y pasarlos de uno en uno. También las calles están sebradas de policía antidisturbios, que parece que lo único que hacen es lucirse, pero no, de vez en cuando salen de su guarida acolchada, en pareja o batallón, para llamar a atención a un chaval que se ha sentado en el suelo.

Me tomé el día de paseito tranquilo y demás, para investigar la "operación Takli". Pero Kashgar ya es demasiado grande y turístico, de modo que, aunque por lo acontecido ha bajado el turismo y con ello los precios, sigue siendo demasiado caro (un poco jetas la verdad).

Tomé el mapa y vi que había otra ciudad, más o menos grande y factible para la "operación Takli" y, ni corta ni perezosa, me enchufé otras nueve horas de bus hasta Khotan, ciudad polvorienta donde las haya.


22.11.09

Frutas Asiáticas VII: Durian.

Vamos con el que alguien bautizó como "El Rey de las Frutas", aunque para mí siempre seguirá siendo el lichi.

El árbol Durio zibethinus, es alto (hasta 50 metros) y vigoroso. Puede florecer y fructificar dos veces al año, según el clima, y se da de forma natural en el sudeste asiático, aunque también se cultiva.

Las flores salen en ramilletes de 3 a 30 y tienen 5 pétalos, rara vez 4 ó 6, y pongo esto porque resulta curioso que el fruto también tiene 5 mega gajos y rara vez 4 ó 6.

El fruto de unos 4 ó 5 Kg. pasa del verde al amarillento cuando madura y al marrón cuando se va pasando. Y cae de forma natural cuando está maduro, así que cuidadín con pasear debajo del árbol. Aunque dicen las leyendas que el Durian tiene ojos y rara vez ataca a los humanos. Solo se consigue fresco en el sudeste asiático.

Esta cubierto de una cáscara gruesa y espinosa, parecida a la del Jack, pero con espinas bastantes más grandes y duras. Como digo está dividido en unos 5 departamentos, cada uno de los cuales contiene un mega gajo (porque son enormes), de forma parecida a un plátano un poco aplastado, y con unas 2 ó 3 grandes semillas en su interior. La pulpa es de color amarillo, textura melosa, entre plátano maduro, mango muy maduro y... ¿flan? Desprende un olor pestilente, hasta el punto de estar prohibido, cual rey destronado, en lugares públicos como algunos alojamientos y casi todos los transportes.

En cambio el sabor, por lo que dicen es delicioso, pero la menda no tuvo lo que hay que tener para probarlo, el simple olor, incluso a distancia, me echaba para atrás. Y quise hacerlo, pero no hubo ovarios, así que de esta no hay vídeo.

Para hacernos una idea, el escritor Anthony Burguess, el rudo autor de La Naranja Mecánica, definió la experiencia de probar el Durian como "comer flan de vainilla en una letrina". Y un viajero, el naturalista inglés Alfred Russell Wallace para quien "comer Durian es una sensación que bien vale un viaje al Oriente". Otros viajeros no han dudado en comparar su olor con las pestilencias de cebollas o huevos podridos, o con los efluvios de cloacas.

El trono se lo ganó, por su presunto sabor, y mantiene su corona gracias a las incuestionables cualidades nutricionales. Porta orgulloso la medalla de "La Fruta más Nutritiva del Mundo" y es que tiene la capacidad de exterminar a ciertos parásitos, bajar la fiebre, limpiar la sangre (colesterol) y ser anticancerígeno, entre otras muchas propiedades, la más graciosa de las cuales es que se le atribuyen intensos efectos afrodisíacos. Que yo me pregunto dónde llegará el grado de halitosis matutina si cenamos Durian para tener una noche loca.

Para los surasiáticos es "un manjar de los dioses", hasta el punto que algunos afirman que el tocado de ciertas figuras de Buda está inspirado en la textura externa de esta fruta. Lo usan para casi todo, no solo como fruta fresca, también para cocinar distintos platos, como condimento, hacen caramelos, postres, helados e incluso snacks de Durian. Además la semilla, también a modo de castaña, se consume en varios formatos: frita, cocida, asada, machacada en forma de harina que servirá tanto de condimento como para hacer "panes" y bizcochos (o algo parecido).

Es tan apreciado en esa región de Asia, que el diseño del palacio de congresos de Singapur, el Esplanade, se ha inspirado en la forma del Durian. Otra muestra de este fervor por el rey de las frutas en el continente es que, en 2003, Indonesia sacó al mercado preservativos perfumados con Durian (no tenia los pinchos del fruto, tranquilos). Solo de pensarlo me ahogo en mis propias nauseas.

En fin, que lo único que yo puedo calificar es su olor y, de 0 a 10, de doy menos 100, absolutamente repugnante.

20.11.09

Camino de Kashgar. China VIII.

Había dormido unas tres horas, antes de tomar aquél bus-cama. Y me subía con un cierto atontamiento, no solo por el vinito de Turpan, sino también, por todo lo acontecido en días previos. No tenía la menor idea de la hora o el día que eran. Ni qué decir de los días que llevaba en China, los que me quedaban de visado y todas esas cosas logísticas. Solo imaginaba que tendría tiempo.

Los tres conductores uigures me miraban con cara de "esta viene de la fiesta seguro" y yo, que me sentía incomprensiblemente tan fresca, me dediqué a entablar conversación. Más que nada por aquello de que voy a necesitar que paren más de una vez, y sé yo que estos no paran hasta la hora de comer. Ah, por cierto!!!, que es que estamos en ramadán, no se si lo había comentado, y ya sabes, aquí son musulmanes, pero hasta la médula vamos, así que esa parada de la hora de comer es ya por la noche (a las 19:00 exactamente). Y no, a no ser que lo pidan varios pasajeros de forma insistente, no paran entre medias.

Fueron aquellos conductores los que, no se ni como, me contaron lo de la vendimia, el ramadán, y algunas otras cosillas de interés. Quiero decir que no se ni como les pude entender, porque ellos se montaban unos teatros explicativos entre los tres, y ocasionalmente algún pasajero espontáneo, de aúpa. En aquél bus había muy buen rollito la verdad.

En un momento dado me dí cuenta que estábamos atravesando una llanura desértica, difícil de limitar. Flanqueada en nuestra derecha, allí a lo lejos, por enormes moles de rocas coloridas. Aquellas montañas se fueron aproximando poco a poco, hasta que, en cierto momento, la carretera tenía que sortearlas. Y pasado un rato, volvieron a alejarse poco a poco, hasta que la luz de la noche las ocultó en el horizonte.

Los conductores me invitaron a cenar con ellos, que comen a parte de los pasajeros. Y oye, que me van a caer hasta bien a mí estos uigures, que llevo dos días sin soltar un duro. Hasta agua y unas uvas me compraron, debían verme necesitada todavía.

Una de las cosas más curiosas de este viaje, y que no puedo dejar de mencionar, por escatológico que quede, son los aseos públicos de la zona. Ya había leído algo sobre ellos, antes de entrar en China. Y el primero me lo encontré en la misma parada de bus, cerca de la frontera, el primer día y el primer pis. Yo creo que fue incluso en mi primera hora del país. Si, resulta que son así como muy comunitarios. A veces (solo a veces) tienen unos muretes bajos que separan los departamentos... iba a decir inodoros, pero vamos a llamarlo X porque no, inodoros no son. Es una fosa "corrida" y bastante mal oliente, que rara vez tiene agua para que lo que sea corra y se vaya. A eso hay que sumarle lo higiénicos que son los chinos, en general (por que los aseos públicos de donde sea, ya se sabe), y ya está el coctel perfecto para que todo escrupuloso decline visitar el gran país, o venga sondado.

El caso es que ya venía yo curada de espanto en este sentido, o eso creía. Pero siempre hay algo nuevo que aprender. Los "aseos" están detrás del bar, o al pie de la carretera, según toque. Vale, me acerco, por supuesto con mi rollito de papel que aquí lo he sacado más veces que el mechero (y ya es decir). A unos 4 ó 5 metros ya te va dando el olorcillo, justo cuando diviso aquella estructura de adobe (otras veces de cañas), sin techo (esto es de agradecer, porque a los cerrados no hay quien entre), con cabecitas que suben y bajan como si de un guiñol se tratase. Identifico la entrada porque sale una mujer (las mujeres siempre entramos por la derecha, no entiendo por qué, pero así es).

Me aproximo. Como a un metro el olor ya es nauseabundo, así que cierro la entrada olfativa y respiro por la boca. Subo unas escaleritas y me encuentro una zanja en la tierra, atravesada por varios maderos mugrientos, como una vía de tren invertida, que servirán de único apoyo. Por supuesto aquí no hay agua de ninguna clase, todo se va acumulando en la zanja, todo. Así que más que un aseo, parece un estercolero humano. Y no es por entrar en detalles, pero vamos, entre los montones de mierda, residuos menstruales, y el regadío de orina... Espero que lo estés imaginando y te estés muriendo del asco, porque yo también lo sufrí, y es repulsivo. Vamos prefiero cualquier esquinita, campo, bosque o lo que sea, que aquello. Y no es por la ausencia de intimidad, NO, a mi lo de la intimidad me importa bastante poco.

En fin que no hice fotos, porque evidentemente no tengo ni tanto aguante, ni tanta mala uva como para enseñaros aquellas cloacas, pero, hice ese croquis que veis, espero que se entienda algo.

Les costó dejarme dormir, venga a preguntarme cosas. Bueno no fueron muchas preguntas, pero claro cada una lleva su tiempo de interpretación teatral. Así que cuando todo el pasaje se había quedado frito viendo aquella "peli", y yo había bostezado unas quinientas mil veces, pues decidieron dejarme dormir. Cosa que hice a pata pelín encogida, pero metafóricamente bien suelta, durante las siguientes... solo 7 horas.

Digo solo porque bien podrían haber sido muchas más que nos quedaban de viaje, pero claro ¡¡¡que estamos en RAMADÁAAAANNN!!! La otra parada oficial, que si, que en un viaje que nos supuso casi 18 horas solo paran dos veces (más unas cuantas tras mis súplicas de pshssssss), fue a las 5:00 para tomar el último alimento, o primero del día y último hasta la noche. No chatos de verdad, que yo no soy musulmana, vosotros comed, pero a mi, con este cuerpo que traigo, recién despertada y a las 5:00 de la mañana, como que no me entra un kebab picante y un sopote de nosequé con noodles.

Y tras la aventura de mi viaje más largo y entretenido hasta la fecha, llegamos a Kashgar a eso de media mañana, con un cuerpo-escombro que ni te cuento y una gran ilusión por descubrir "la perla de Xinjiang" y por la proximidad de mi siguiente desierto.

18.11.09

¿Dónde está Yola? 27.

Vamos a retroceder un poco en tiempo y espacio. Volvemos a cambiar de País. Es que esta, que no la encontraba, me hacía una ilusión especial ponerla, para todos aquellos que todavía no han descubierto el cielo que se esconde detrás de las "luces" de la civilización. Si me haría ilusión, que hasta he vestido al logoyola para la ocasión.

Y tenemos tres posibles respuestas, todas ellas válidas, porque desde los tres lugares desde donde pude disfrutar de esta maravilla, se veía exactamente lo mismo. Aunque solo uno me regaló la luna nueva que te permite hacer estas fotos, y una noche sin nubes (aunque costó un poquejo).

¿Dónde está Yola?



Y os digo lo de casi siempre, aquí salen chiquitajas y no se aprecia bien, pero pinchando sobre la foto podéis verla más grande.

PD: Pedazo de cámara que tengo, Dioooosss!!! Y para los que lo duden, SI, he aprendido a hacer alguna cosita, como estas fotos. No es mucho, pero menos es nada, jeje.

¿Dónde está Yola? 26. Fuerte de Lahore.

Recibe el nombre de Shahi Qila y está situado junto al recinto amurallado, perteneciendo así a la ciudadela de la ciudad de Lahore (Pakistán). Me encontraba en el Fuerte de Lahore.

No se sabe ni quién lo construyó, ni cuando, pero ya existía en el 1.025. Fue destruido varias veces por los mongoles y reconstruido y ampliado por varios sultanes y emperadores.



Y una semana más fue Juan Luis quien, raudo y veloz, nos llevó hasta este donde estaba Yola.

17.11.09

Compañeros de "cole" III. Pablo y Elena II.

Y seguimos con esta pareja de aventureros.

15. Invitadnos a soñar:
ELENA:
--- Un olor. El olor a incienso de los templos budistas, me encanta.
--- Un color. El azul del mar caribe, y el rojo anaranjado de las Toris Japonesas.
--- Un sabor. El sabor del aguacate de Centroamérica y el agridulce de Asia. Los adoro.
--- Un lugar. Hay demasiados, sería injusto decidirse por uno.
--- Una situación. Trabajar con los niños del hogar en Guatemala, cada vez que uno te abrazaba o te llamaba por tu nombre...
--- Un momento especial. El encuentro con los zapatistas en Chiapas, nadar con tiburones en Belice, estar a medio metro de la lava en el Volcán Pacaya de Guatemala o asistir a un funeral Toraja en Indonesia. Para mi son los top de momento.

PABLO:
--- Un olor. El del mar caribe en Tulum cuando te despierta la brisa de la mañana con olor a sal...
--- Un color. He visto muchos tonos en el color del mar, pero ninguno me ha sorprendido tanto como el color del mar en la isla de San Pedro, en Belice. Con razón Madonna la llama “la isla bonita”.
--- Un sabor. Me supo a gloria el salmorejo que preparamos en casa de unos couchsurfers en México, llevaba 6 meses fuera de España y lo echaba muuuucho de menos.
--- Un lugar. Observar la muralla china desde lo alto de la montaña es algo que impresiona realmente, hay que vivirlo.
--- Una situación. Darse un masaje de cuerpo entero con aceites de olores en Bali, tras haber contemplado una de las puestas de sol más bonitas que he visto en la playa de Kuta.
--- Un momento especial. Observar junto a Elena las ruinas de Tikal, en Guatemala, en silencio y escuchando los cantos de los pájaros y el viento en la jungla.

16. Algún motivo para "echar raíces" en casa?
ELENA:
--- Un mal olor. El olor de un autobús de línea lleno de chinos hasta los topes a 32 grados y 90% de humedad, De verdad, es indescriptible, y todos con los brazos para arriba para agarrarse buagg. Aunque tampoco en los baños públicos de china huele demasiado bien...
--- Un color que no te ha gustado. El color del cielo de china, al menos cuando estábamos nosotros, nunca era azul, siempre con una especie de neblina blanca que no sabes si es contaminación o que está nublado.
--- Un sabor que no soportas. El picante, no lo soporto y en más de un país cuesta encontrar comida no picante. Tampoco soporto el olor de las tortitas de maíz, creo que lo aborrecí en la ONG, ahora sólo puedo comer tortitas de harina.
--- El lugar al que nunca irías o volverías y por qué. En un viaje tan largo no siempre tienes suerte, a veces aciertas y encuentras una ciudad preciosa y otras llegas a una sin ningún interés de la que te vas pitando. Nunca me gusta decir que a un sitio no volveré nunca jamás, siempre me despido de las ciudades diciendo “volveré”. De todas formas si algo no me gustó nada fue Belice, la zona continental, porque las islas tienen su interés pero el resto... no me gustó nada.
--- La peor situación: La despedida de los niños del hogar de Guatemala, me pasé llorando dos días seguidos sin parar, increíble, fue duro marcharse y dejarlos allí.
--- Una mala experiencia. EL problema que sufrimos en el avión de México DF a Tokio. Se rompió un motor y al intentar despegar el avión se desplazó hacia un lado porque no arrancó. Nos dejaron un día en el aeropuerto y a la mañana siguiente que se suponía que estaba arreglado volvió a pasar lo mismo, otras 24 horas en el aeropuerto y el susto en el cuerpo, acabamos los dos llorando

PABLO:
--- Un mal olor. Los urinarios públicos de China... mejor no recordarlos. Solo hay que cerrar los ojos, aguantar la respiración y acabar lo antes posible. Ayy, como echaba de menos mi water entonces...
--- Un color que no te ha gustado. El cielo de China nunca es Azul, es gris por la contaminación.
--- Un sabor que no soportas. Las tortillas de maíz de México y Guatemala, las aborrecí.
--- El lugar al que nunca irías o volverías y por qué. Aunque Pekín me ha gustado mucho, no volvería (de momento) por la gente, es muy grosera y estúpida.
--- La peor situación. Casi me pego con un conductor de tuc-tuc en Pekín porque nos quería bajar a medio camino y quería que le pagara la carrera completa.
--- Una mala experiencia. Varias en China, es una pena porque el país merece mucho la pena. Por ejemplo, para comprar un billete de tren esperamos 4 colas diferentes y en ninguna nos querían atender ni entender.

17. Un adjetivo para cada país visitado, es decir, descripción bajo tu punto de vista, en una sola palabra.

ELENA:
--Cuba: alegre
--Guatemala: verde
--Honduras: sosa
--Belice: sucia y fea
--México: maravilloso
--Japón: ordenado
--China: mal educada y fascinante
--Indonesia: amabilidad
PABLO:
--Cuba: musical
--Guatemala: el gran desconocido
--Honduras: para bucear
--Belice: feo
--México: asombroso
--Japón: Ordenado
--China: gente desagradable
--Indonesia: el paraíso

18. Lección aprendida hasta ahora. Se que son muchas, pero una por encima de todas.
--ELENA: Para mi la más importante es la de aprender que el primer mundo vive a costa del tercero, que nuestra forma de vida no se sustenta si no es a costa del sufrimiento de los demás, que el mundo está lleno de pobreza que provocamos nosotros y que debemos sentirnos responsables se eso. Es lo más doloroso que aprendes. Y luego la vida te da lecciones con cada sonrisa de un niño que no tiene nada, con lo que nos cuesta a nosotros a veces sonreír y lo tenemos todo...

--PABLO: Nunca pierdas la capacidad de sorprendente con las cosas que ves. Cada sitio es un mundo desconocido, trata de conocerlo lo mejor que puedas y siempre algo te sorprenderá.

¿Consideráis que habéis suspendido alguna asignatura de este curso?
--ELENA: Por ahora las hemos superado todas y con nota, nuestro viaje está yendo mejor de lo que hubiéramos imaginado.

--PABLO: La asignatura pendiente es China, tenemos que darle otra oportunidad cuando los chinos no estén de vacaciones.

19. Qué crees que echarás de menos del viaje cuando regreses.
--ELENA: Sentirte vivo cada día, la falta de monotonía, no saber qué día de la semana es, conocer gente nueva, lugares nuevos, formas de vida diferente, yo voy a echarlo de menos todo, es mas, creo que voy a caer en una depresión cuando tenga que volver.

--PABLO: La posibilidad de pasar todas las horas del día con mi mujer, disfrutando de ella y su compañía para mi solo.

20. Mejor solo o acompañado.
--ELENA: Qué voy a decir yo, que viajo con el hombre de mi vida y que me hace sentir especial cada minuto, este viaje tiene sentido porque es con él, tenerlo a mi lado es lo mejor que me ha pasado nunca.

--PABLO: Después de la respuesta anterior, que te voy a decir...

21. Algún cambio interior? (que se pueda contar).
--ELENA: Yo he descubierto muchas cosas de mi misma y que han cambiado, me siento más flexible, menos cuadriculada y dispuesta a improvisar, cada día soy consciente de lo feliz que soy y eso es maravilloso. Además yo soy muy familiar y me atan lazos muy fuertes a mi familia pero también he descubierto que puedo irme sin que se acabe el mundo, y que todos estarán allí cuando yo vuelva. Me siento más feliz que nunca jamás por estar cumpliendo un sueño, me siento como una Elena nueva.

--PABLO: Sí. He aprendido a ser más asertivo, a decir las cosas claras, sin rodeos, siempre de forma amable.

22. Algún consejo para otros viajeros.
--ELENA: Uf no soy nadie para dar consejos y menos a otros viajeros, respeto todas las formas de viaje, cada uno lo hace a su forma y siempre será enriquecedor.

--PABLO: Viajar por libre es una experiencia única. Trata alguna vez de viajar por tu cuenta, no en viaje organizado. Te darás cuenta de lo fácil que es la mayoría de las veces y de como puedes conocer mucho mas a fondo la cultura de un país.

23. Una palabra para dar el empujoncito a aquellos que lo desean y no se deciden.
--ELENA: Decirles que cuesta decidirse, organizarlo, reunir el dinero, romper con todo, pero que siempre, absolutamente siempre, merecerá la pena, es una experiencia tan enriquecedora que merece todo lo que has dejado atrás. Y que la vida hay que vivirla, que estamos aquí de prestao y que lo que recordaremos serán los buenos momentos, no los incontables días de trabajo.

--PABLO: Si eres de los que piensan que como en España no se vive en ningún lado, a lo mejor tienes razón, pero... ¿No prefieres decirlo una vez que hayas conocido el resto del mundo? ¿No quieres darle una oportunidad a conocer otras formas de vida, otras culturas? ¿No te llama la atención saber como se vive en el resto del mundo? Antes de juzgar, tienes que conocer. Lánzate a la aventura y te aseguro que no te arrepentirás, aunque luego sigas pensando que como en España no se vive en ningún sitio, jeje.

Podéis seguir todas las andanzas de Pablo y Elena en su blog: La Aventura de Pablo y Elena.

Chicos, muchas gracias por vuestro tiempo y por compartir todo esto con los lectores. También por esas ciber-risas que nos echamos. Que el regreso sea leve.


Curriculum Viajero de Pablo y Elena
Make yours @ BigHugeLabs.com


Foto 1: Gran Muralla china en el tramo de Badalin, cerca de Pekin.
Foto 2: Templos de Angkor, en Camboya.

16.11.09

Fiesta del Vino en Turpan. China VII.

Pensé que terminaría derrotada, después de un día de excursión china, y enlazada esta con una noche de bus y dos días de desierto previos, con sus buenas horas de dromedario (y otra, más previa, excursión china). Pero resultó que no, que aquí los chinos cierran el día poco después de las cinco de la tarde.

Llegué al hotel con tanta energía como para darme otra ducha y salir a patearme la calle (qué mal suena eso). El bazar, las calles aledañas (que siguen siendo inmensas), y así, de paseito, hasta que llegué a una plaza enorme con un ambientazo inesperado.

Mogollón de gente, puestos varios en plan mercadillo "bien"... Aquí se está cociendo algo y tengo que enterarme. Fui metiendo la naricilla (-zota) hasta que llegué a un paseo en el lateral del parque donde había todo tipo de viandas, de muy buena calidad, regaditas de las tres variedades de caldo que tienen aquí: el tinto normal, el tinto dulce y el blanco (a cual mejor, y eso que no me gusta el vino, jeje). Lo cierto es que los tres son bastante afrutados y con un toque de dulzor.

Pero claro, una es buena latina, que ya he descubierto que esto no es exclusivo nuestro. Y viajera pobre. Cómo resistirse a una "Fiesta del Vino" con degustaciones gratuitas de todo tipo? Quesos varios, kebab también variados, diversos platos chinos, pollito en varias modalidades... Imposible.

A finales de Agosto termina la vendimia y es algo que se celebra en Turpan por todo lo alto justo el último fin de semana del mes que, casualidades de la vida, me pilló allí la noche del viernes, o sea, la mejor.

Lo único malo que tenía el asunto de dejarme sumergir en el festín uigur, era que había que regresar al hotel y no tenía la menor idea de donde estaba. Si a ese despiste le sumamos un par de copitas de vino (yo, que me pongo solo de olerlo porque no acostumbro a consumir), venga vale tres copitas ¿o eran botellas?, una de cada modelo. Pues claro, se nos presenta un pequeño problemilla.

Menos mal que entablé "amistad" con tres uigures, con los que terminé desayunando comiendo melones de Hami (que debe ser el Villaconejos de China), en el césped del parque, a esas horas de la noche en que en la calle solo quedan putas y sinvergüenzas (según la madre de una amiga). Ellos, en peor estado que el mío, me pidieron la tarjeta del hotel para acompañarme. Y yo, por esos despistes tontos que a veces se tienen, pues no tenía tal tarjetita. El asunto nos dio para otras pocas carcajadas risas, que llamaron la atención de un poli, el cual yo creo que tampoco estaba en muy dignas condiciones, porque también se sentó a degustar el melón de Hami y divertirse con los asistentes, mientras dilucidábamos cómo volver a mi hotel.

Por fin el melón debió hacer el efecto esperado y se me encendió la bombillita para recordarme que el hotel estaba cerca del bazar y también de la estación de buses. Genial!! Ahora ya solo pueden ser, todos los hoteles de Turpan, que están en la misma calle, excepto dos, que hay a una manzana de allí (aquí las manzanas son eternas). Por lo menos hemos descartado dos.

Total que cuando llegó el momento comenzamos a caminar y resulta que el soporífero calor diurno se invierte por la noche, y la leve brisa gélida que corría nos despejó lo suficiente como para encontrar en mi bolsillo el recibito del hotel (ya me vale). Parece ser que uno de los chicos se comprometió a ayudarme a la mañana siguiente, y me despertó el teléfono de la habitación para decirme que algo en chino. Como no entendía ni papa, bajé a ver, y el pobre chino-uigur me había traído el billete de bus para ir a Kashgar y se había marchado!!! Pero hombre, y ahora cómo te localizo yo para pagarte el billete?

Nada, no dejó ni un teléfono, ni una dirección en su larga nota (en chino), que alguien me tradujo días después. El de la recepción solo quería decirme que me quedaba escasa media hora para la salida de ese bus. Hay que ver lo apañaos que son, de verdad.

Ducha supersónica, mochila (lo poco que la deshice) y a correr que el bus no espera (o si?), bueno yo no lo sabía, así que a correr que lo pierdes.

El bus salió con 45 minutos de retraso, lo justo para darme tiempo de beberme, y mear filtrar, unos 3 litros de agua, que dejarían mis riñones impolutos para el largo viaje que me esperaba.

De nuevo tres conductores, la única extranjera, unas 18 horas de viaje y una bonita resaca de la que restablecerse por el camino.

Y otra vez a vueltas con el bendito inglés. Ninguno de los cuatro, ni los tres compañeros de fiesta, ni el poli, hablaba inglés (y mucho menos español), y yo no hablo ni chino, ni uigur. Sin más comentarios.


PD: Como siempre, con este diario de China, las fotos a mi regreso.

14.11.09

Compañeros de "cole" III. Pablo y Elena I.

Ellos son Pablo y Elena, sevillanos de 32 primaveras. Apasionados de los viajes un día decidieron lanzarse a la gran aventura de realizar un largo curso, casi un año completo, con una encomiable diferencia sobre los demás compis de este gran cole, quisieron dedicar 3 meses de su aventura a los niños de una ONG, haciendo un voluntariado.

Estuvimos a puntito de coincidir, pero el destino quiso que nuestros caminos divergiesen justo en China, cuando yo entraba y ellos salían del país. No obstante somos buenos ciber-compis de curso.

En este caso se me hacía tan larga la entrevista que la vamos a dividir en dos post, ahí va el primero de ellos.

1. ¿Dónde estáis ahora mismo? En Indonesia.
--¿Cuánto lleváis en este "curso"? Más de 8 meses.
--¿Cuánto te queda? Esperamos que 3 más aunque siempre depende del dinero, ya sabes...

2. Países en vuestra mochila, de cursos anteriores. Juntos habíamos estado en EEUU, República Dominicana, Ecuador, Tailandia, India, Turquía, Egipto, Marruecos, Polonia, Eslovenia, Francia, Inglaterra, Holanda, Bélgica...

3. Por qué vuelta al mundo? Bueno, no se si llamarlo vuelta al mundo. Realmente vamos a pasar 6 meses en centro América y 6 meses en Asia, no se si puede considerarse vuelta al mundo aunque, de hecho, salimos de España por el oeste y regresaremos por el este jeje.

4. ¿Alguna "atadura" que os frenase? Siempre hay muchas, a todos nos atan cosas: el piso, el trabajo, la familia, los amigos, la mentalidad de que a esta edad lo que hay que hacer es trabajar, la comodidad de tu casa... lo difícil es romper con todo y, aunque la decisión cuesta, al final descubres que no era para tanto y que al final, siempre habrá merecido la pena.

5. Estaréis 11 meses. ¿Por qué lo habéis limitado en el tiempo? La primera limitación es el dinero. Nuestros ahorros son limitados y no podemos estar viajando eternamente (ojala). Ahora vemos que gastaremos algo menos de lo previsto pero aún así no nos quedaremos más tiempo porque queremos volver para pasar la Navidad con la familia.

6. Planteamiento: Pincelada de vuestra Ruta. Por qué esos países?. Qué os lleva a descartar los que no visitáis. Ufff..... esta pregunta es difícil. Cuando empiezas a planear tu ruta quieres ir a todas partes, todo despierta tu interés, quieres aprovechar para verlo todo. Pero pronto decidimos que no pretendíamos ir coleccionando gran cantidad de países sino ver pocos pero saborearlos bien.
--La elección de Centroamérica fue un poco azar ya que dentro de nuestro año pensábamos hacer un voluntariado de 3 meses en una ONG. Solicitamos en muchos países y eso condicionaba la ruta. Como al final nos aceptaron en Guatemala pues decidimos quedarnos en Centro América para evitar los largos y costosos vuelos. Lo de Asia es porque nos encanta y teníamos claro que queríamos saborearla lentamente. Habíamos estado en Tailandia y en la India y nos habían encantado así que queríamos repetir. También había que descartar todos los países caros y descartamos África porque ya suponía mucho dinero en vuelos incluirlo también. Pero queda pendiente.

7. Financiación. El dinero lo ahorramos. Se dieron ciertas circunstancias que hicieron que pudiéramos reunir dinero en muy poco tiempo: devolución de hacienda, pago de la productividad del año anterior en el trabajo, algún dinero ya ahorrado, muchas guardias extra los últimos meses... en fin que entre todas las cosas pudimos reunir lo que pensamos que íbamos a necesitar.

8. "Material Escolar":
--- Mochila:
---• Maleta o mochila, y por qué?
---ELENA: Llevamos maletas-mochilas. Es decir, son maletas que ruedan y además tienen asas para que te las puedas colgar si te hace falta. Para nosotros es la mejor opción porque las mochilas que habíamos usado en los viajes anteriores nos dejaban la espalda hecha polvo después de un mes así que pensamos que sería imposible cargar con las mochilas durante un año. La verdad es que el 95% de las veces las podemos arrastrar y en los casos en los que no (escaleras, suelos empedrados...) pues nos las colgamos en la espalda y se acabo. La verdad es que lo estamos notando, nuestras espaldas están como nuevas.

---PABLO: Después de tanto viaje, maleta y con ruedas, si no, acabas con la espalda hecha polvo. Al final, siempre puedes arrastar una maleta con ruedas.

---• Peso / capacidad ¿por qué?
--ELENA: Mi maleta es muy pequeñita y al salir de España pesaba sólo 9 kilos. La verdad es que llevo lo imprescindible, ropa muy básica y en poca cantidad. La de Pablo pesa un poco más porque al ser tan alto su ropa y sus zapatos ocupan y pesan más pero no son demasiado grandes.

--PABLO: Poco peso y poca capacidad. Mientras menos cosas llevas, más te das cuenta de lo poco que hace falta para irse de viaje.

---• Algo imprescindible.
--ELENA: El adaptador de corriente universal para poder ir enchufando todo.

--PABLO: Suficientes mudas. Nunca se sabe hasta cuando no podrás volver a lavar...

---• Algo prescindible.
--ELENA: uf muchas cosas, al final siempre te sobran cosas por poco que eches.

--PABLO: Demasiado botiquín. Al final, en cualquier parte del mundo encuentras una farmacia con lo que necesitas.

--- El "uniforme".
---• Cómo hicisteis para decidir qué llevar? Bueno pensamos un poco con lógica y decidimos que teníamos que llevar lo mismo que cuando vamos para un mes, es un error pensar que como vas para un año debes llevar ropa para un año. Decidimos que 2 pantalones largos, 2 cortos, 5 camisetas de manga corta, 2 de manda larga, un forro polar finito, 2 bañadores y la ropa interior, el pijama y una toalla, ese es todo nuestro equipaje. De zapatos llevamos unas chanclas, unas sandalias y unas botas, con eso cubres todas tus necesidades.

---• Cargáis con toda la ropa para diferentes climas? No, decidimos que sólo visitaríamos países en los que hiciera calor en el momento de visitarlos. Por eso en nuestra mochila va poca cosa de invierno, sólo para pasar alguna noche fresquita en algún lugar algo más frío pero poco más.

---• Cómo hacéis para lavarla? Algunas veces el hostel tiene lavadora y secadora, por lo que lavamos allí cualquier tarde y en un par de horas la tienes lista. Si no pues la llevamos a una lavandería, que en este tipo de países hay muchas, por todas partes, y son baratas, así que la dejamos por la mañana y por la tarde nos la tienen preparada dobladita y todo. Y el eterno recurso del lavabo....

---• Habéis tirado, perdido, regalado y/o comprado algo de ropa o calzado por el camino? De todo, yo he perdido cosas olvidadas en los hoteles, hemos abandonado otras que ya no nos servían o estaban muy gastadas y hemos ido supliendo todo esto comprando cosas nuevas. Cuando llevas tan poca ropa y la usas tanto y la lavas tanto se gasta muy rápido. Así camisetas que ya estaban demasiado gastadas las hemos dejado y nos hemos comprado nuevas para sustituirlas. Aunque los dos conservamos aún algunas desde el principio.

--- Juguetitos electrónicos:
---• ¿Qué lleváis y por qué? Aquí nos volvemos locos: portátil con batería de recambio y el cargador, la cámara de fotos con sus baterías y tarjetas de memoria, la Nintendo DS, 5 lápices de memoria para ir almacenando cosas y el móvil. Además utensilios como la maquinilla de afeitar o la silk epil que me traje yo para mantener a los pelos a raya.

---• Algo que habéis echado de menos? No, nada, llevamos suficientes cosas ya con todo esto. Aunque aún así Pablo se para en todas las tiendas de electrónica a mirar.

---• Algo que os sobra. Tampoco, la verdad es que hemos usado todo lo que llevamos electrónico.

--- Usas "libros de texto"? Vuestra guía favorita y por qué? Nuestra guía de viajes desde siempre ha sido la Lonely Planet. Nos gusta bastante porque tiene mucha información práctica y ya la manejamos bastante bien. Hemos ido comprando guías en casi todos los países en los que hemos estado. También hemos ido comprando libros de historia de algunos países en los que nos hemos interesado por algún tema. Todos estos libros que hemos ido acumulando en la maleta los enviamos desde México en una caja de 9 kilos que enviamos a casa llena de libros, así que ahora vamos de nuevo acumulando pero ya partíamos de cero. Respecto a los libros de lectura salimos de España con 2 y lo que hemos ido haciendo es ir regalándolos y comprando otros nuevos o ir cambiándolos por otros en los hoteles que ofrecen este servicio. Pero no los acumulamos, siempre llevamos encima sólo el que estamos leyendo en ese momento.

--- Alojamientos y transportes: ¿cómo hacéis para encontrarlos y reservarlos? Lo vamos haciendo siempre sobre la marcha, salvo en alguna ocasión que vamos a llegar muy tarde a una ciudad y buscamos algo por internet. Pero la mayoría de las veces lo que hacemos es llegar a una zona céntrica, uno se queda con el equipaje en algún banco o en una cafetería mientras el otro va a preguntar precios y ver las habitaciones en todos los hoteles de los alrededores, al final se decide por uno y ya vamos los dos con las maletas. Normalmente es más fácil regatear si no vas con equipaje y con intención de quedarte, sino sólo de preguntar.

¿El lugar más extraño donde habéis dormido? La verdad es que en este viaje estamos teniendo suerte con los hoteles y no nos hemos visto en situaciones muy chungas, más que algunas noches de bus, de tren, o algún hotel súuuper cutre, pero nada importante.

¿El viaje más largo? Quizás el viaje de México DF a Tokio, fue una auténtica pesadilla porque además de las 48 horas de retraso sin salir del aeropuerto el vuelo luego duraba 14 horas, una pesadilla de verdad.

9. En el "comedor":
--- Una comida realmente asquerosa.
--ELENA: para mi resultaban intragables los chicharrones que nos daban de comer en la ONG de Guatemala, era corteza de cerdo, sólo la piel hervida (no frita) y con todos los pelos y todo, era algo repulsivo e imposible de comer.

--PABLO: Que no probara, los pinchitos de escorpión. Que probara, el tofu gris que comimos en Japón, de textura parecida a un flan caducado y un sabor que no puedo describir porque no se parece a nada que conozca. Nosotros bromeábamos diciendo que era como comer cemento.

--- Una comida realmente deliciosa.
--ELENA: muchas cosas: amo las quesadillas, el guacamole, el pollo con almendras, el okonomiyaki japonés, en todos los países encuentro algo que me encanta.

--PABLO: Hay tantas... Me quedo con una reciente a base de buey de Kobe que nos prepararon unos amigos japoneses en su casa, cocinado con azúcar, realmente una exquisitez. Imagina que podíamos comer el buey con palillos, se deshacía solo!!

--- Lo que echáis de menos de vuestra alimentación cotidiana en España.
--ELENA: Muchas cosas, después de tanto tiempo me acuerdo de tantas: los garbanzos y el arroz con leche de mi abuela, el pisto, los calamares en su tinta o la merluza rosada de mi madre, la carrillada ibérica, los huevos estrellados...

--PABLO: Ayyy, que pregunta a estas alturas... muchas cosas. Una que recuerdo constantemente es un buen plato de carrillada ibérica, uuummmmm!!!

--- Lo que sabes que echarás de menos cuando vuelvas, porque allí no lo tenemos.
--ELENA: Hoy en día puedes encontrar casi todo en todas partes, pero mucha de la comida que comimos en Japón no es normal verla en los restaurantes japoneses de España y me encantó. EL guacamole desde ahora pienso prepararlo más a menudo.

--PABLO: Los Pad thai noodles, que son difíciles de encontrar en Sevilla, y nunca saben como los originales.

10. Revisión Médica.
--- ¿Qué lleváis en el botiquín?
--ELENA: Bueno, viajando con un médico imagínate, es más grande el botiquín que el neceser. Yo llevo un pequeño botiquín personal en el que llevo dormidinas para viajes largos, pastillas para los gases, almax para el estómago, mis anticonceptivos, pastillas para la infección de orina y los hongos y pastillas para la alergia. Todo lo genérico lo lleva Pablo.
--PABLO: Jejeje, teniendo en cuenta mi profesión, imagínate, miles y miles de cosas que al final nunca uso, gracias a Dios. Hasta una inyección de Urbason por si aparece una serpiente...

--- ¿Vacunas?
--PABLO: Todas, creo que más de la cuenta. En sanidad exterior dijimos que no sabíamos que países íbamos a visitar, así que nos dijeron que más vale que sobre, jeje.

--- Habéis estado pachuchos?
--ELENA: Por suerte sólo en un par de ocasiones y sólo duró un día, así con un poco de fiebre y sin muchas ganas de levantarte, pero ya te digo que sólo un día. Y diarreas sólo hemos cogido una vez cada uno. Estamos teniendo muchísima suerte.

--PABLO: Lo normal, alguna que otra gastritis y un par de días con unas decimitas de fiebre, pero nada grave.

11. Os consideráis unos flashpacker. Definitivamente SI, somos unos auténticos flashpacker, nos sentimos identificados con todos y cada uno de los puntos de la definición, somos Flashpacker 100%! Creemos que nuestro ultimo viaje de backpacker fue a la India, y eso marcó un antes y un después en nuestra forma de viajar. Desde entonces (y gracias a que ahora los dos somos currantes), nos podemos permitir el lujo de ser unos auténticos Flashpacker, jeje. Que no están ya las cervicales para irse mucho de camping o dormir en el duro y frío suelo de un aeropuerto, jejeje. Que por cierto, esta noche nos toca dormir en uno .

12. Os habéis sentido en peligro alguna vez? Dónde y porqué?
--ELENA: Sólo Guatemala nos resultó un país peligroso. Quizás el hecho de vivir allí más estable durante 3 meses te hace darte cuenta de más cosas. Pero está considerado como uno de los países más violentos del mundo hoy en día y lo notamos: no podías andar por la calle un vez que se hacía de noche, nunca llevar cosas de valor, había muchos atracos, asesinatos... claro que nosotros nunca tuvimos ningún problema pero fuimos precavidos a ese respecto y siempre estábamos en la casa antes del anochecer.

--PABLO: Respecto a la seguridad hemos tenido mucha suerte. Sólo sentimos miedo en Guatemala, porque es un país realmente muy peligroso. Nos llegaban a menudo noticias de tiroteos y asesinatos, pero nos cuidamos muy mucho. En el resto de países, nada de nada, sin ningún problema, incluso en México DF caminamos de noche por las calles sin ningún problema.

13. Cuántos idiomas habláis. Algún problema de comunicación? Hablamos inglés (bueno, lo intentamos je) y Pablo también habla portugués. Nunca hemos tenido problemas de comunicación en ningún lugar del mundo salvo en China, donde nadie habla inglés y tampoco tienen ningún interés por entenderte ,por lo que se hace realmente complicado viajar por libre, comprar un billete de tres o de autobús o pedir algo en un restaurante. Hasta ahora ha sido el peor país que hemos visitado nunca en este sentido.

14. Tabúes o ideas del "saber popular español" para desmentir?
--ELENA: Muchiiiisimos, todos los relacionados con los peligros de viajar: no vayas a esa ciudad porque es muy peligrosa, cuidado con las maletas en el avión porque pueden meterte droga, en tal país secuestran a las mujeres o las cambian por camellos... nosotros nunca hemos tenido ningún problema viajando. Evidentemente puedes tener mala suerte en cualquier parte pero, en general, si eres prudente, el mundo está lleno de gente amable dispuesta a ayudarte, de lugares maravillosos por descubrir, de culturas fascinantes, mucho más allá de los tópicos.

--PABLO: Bueno, eso de que “como en España no se vive en ningún lado” es muy Español, pero la gente tiene que conocer antes de juzgar, y normalmente esa frase suele ser de gente poco o nada viajera. Yo he encontrado países donde me quedaría y otros de los que literalmente he huido.

Podéis seguir todas las andanzas de Pablo y Elena en su blog: La Aventura de Pablo y Elena.

Foto 1: Ruinas de Tulum en México.
Foto 2: Vestidos para los fuegos artifiales de verano en Tokio, Japón.

13.11.09

Turpan, el Oasis de la Vid. China VI.

Llegué muy de mañanita, y mira si estaba a gusto, que me tuvieron que despertar y decirme que esa era mi parada, casi me sacan del bus por las orejas. Total, que todavía más que confusa, me bajo y me veo en una carretera, cerca de un cruce que lleva a alguna parte, cuyos carteles exclusivamente en chino me lo aclaran bastante.

En el otro lado hay algunos tenderetes de estos de carretera (chocillas de madera), todos ellos cerrados. Y, detrás de mi una especie de "Puerta" de entrada a algún sitio importante, así con forma de arco y algo parecido a torreones, pero de muy reciente construcción, y solo el arco sobre la carretera. Delante una vía que debe llevar a la ciudad, tal como percibo en ese momento. A ambos lados sendas rectas de asfalto, eternas, que se pierden en el horizonte.

Con tan claras explicaciones, los carteles en chino y ni un alma por los alrededores, tan fácil es ubicarme en ninguna parte, que mejor me quedo donde estoy a ver si se me pasa esta modorra y las neuronas se ponen en funcionamiento. Aunque con este calorazo no se yo. Hemos llegado a Xinjiang.

No pasaron ni diez minutejos, lo justo para quitarme las legañas, cuando aparecieron un par de coches (¡¡qué casualidad!?!?). Uno era un taxi y otro un turismo privado. Ambos vienen directos a por mi, así que ya me lo estoy imaginando, toca jugar.

Después de unos 20 minutos de charla y regateo con los respectivos conductores, muy uigures ellos y bastante diestros con el inglés, elegí uno de ellos, que fue todo el santo camino contándome un millón y medio de cosas que mi estado de letargo no me permitía entender (casi ni oír). Así como cuando viajas con una radio ajena cerca de tu campo auditivo, llegamos a un hotel, lo veo, me acomoda y me quedo. Y ya de paso enlazo con una excursión (en chino por supuesto), porque todo lo interesante de la ciudad está a las afueras y no quiero perder mucho tiempo aquí. De modo que duchazo y ¡¡al lío!!

Primero nos llenan la barriguita con un desayuno muy a lo chino, o sea, sopita bien caliente (estamos a 38º a las 9:00) y unos dumpings o pumpings de esos como se llamen, que llenan de lo lindo.

La segunda parada es en una especie de "embajada turística" donde nos hacen un "pasaporte turístico"... ummm, qué bien va sonando la cosaaaaa... Que nos da vía libre para visitar todo lo interesante de la ciudad y sus inmediaciones en un solo día. Es decir, que toca día de tour al más puro estilo Gila, en chino. Paciencia tía, paciencia que tienes que pasar todo el día con ellos.

Es en estas situaciones cuando hecho de menos tener un automóvil propio para moverme y disfrutar como y cuando me de la real gana, pero bueno, es lo que tocaba.

Por fin llegamos al primer sitio, y uno de los más interesantes: Los Sistemas de Riego (irrigación). La verdad es que me resultó muy curioso cómo se lo montaron en el oasis para evitar perecer bajo la arena. Y es lo que les ha convertido en lo que son: La Ciudad de la Vid. Aprovechando su "ventajosa" geografía, están más de 150m bajo el nivel del mar, recogen las aguas del deshielo de los nevados, que quedan a tomar por saco, por vías acuíferas subterráneas que, con el simple efecto de la gravedad, conducen el agua hasta sus plantaciones.

Y una cosa que me llama especialmente la atención, pero claro, igual es de lo más normal, que con el calorazo que azota esta depresión, vendan pieles de Yak, Oveja y Camello, en todos los formatos de ropa de abrigo, en las tienditas de las instalaciones turísticas.

Luego fuimos a las ruinas de Jiaohe, ciudad curiosa en sí misma. Fue construida excavando la tierra, o sea que no deja de ser una escultura en el más estricto de los sentidos. Y resulta que el terreno que eligieron es una lengua de roca que queda limitada por dos ríos, que a su vez excavaron sendos cañones, lo suficientemente profundos como para que se pudieran ahorrar el currele de esculpir una muralla defensiva. Ya se la prestaron los acantilados producidos. Y todo eso se fundó más de 100 años antes del nacimiento del santísimo.

Con tales características no podía ser menos que un centro político, económico, militar y cultural de esta zona de la Ruta de la Seda. Incluso llegó a ser capital de un reino llamado Cheshi. Y así perduró durante más de 500 años, hasta que fue abandonada quedando como la ciudad esculpida en tierra mejor conservada del mundo. Así lo consideran algunos.

Visitamos otras 6 ó 7 cosas de relativo (algunas dudoso) interés. Nos dieron de comer por entre medias, en el valle de la vid. Que oye, me sigue resultando de lo más curioso, cómo puede un pueblo eminentemente musulmán, embotellar tan exquisito caldo. ¿Será que solo lo exportan? (Halal). Porque no, esto ya no es China, aunque políticamente pertenezca al país. Ya se encargan los uigures en mantenerse firmes. Y es que cuando se ven mezquitas y ningún templo (ni budista, ni confucionano), cuando se come cordero a discreción, el "canto" del Imán te despierta, y los mercados se llaman "bazar", cuesta imaginar que estás en China.

PD: Las fotos a mi regreso.


11.11.09

¿Dónde está Yola? 26.

Seguimos en el mismo país y nos vamos de visita turística a un fuerte. No se sabe ni quién lo construyó, ni cuando, pero ya existía en el 1.025. Fue destruido varias veces por los mongoles y reconstruido y ampliado por varios sultanes y emperadores.

¿Dónde está Yola?


¿Dónde está Yola? 25. Khunjerab Pass.

Efectivamente, como raudo y veloz acertó Juan Luis, me encontraba en el Paso Khunjerab, en plena carretera del Karakorum, que separa China y Pakistán.

Algunos le atribuyen 4.700m. de altitud, mientras que otros se quedan en los 4.500m. No tengo a mano la foto de lo que decía el satélite a través de mi Gepeto, ya os lo comunicaré, pero vamos, primera vez del viaje que paso rayando los 5.000m. y ni un solo síntoma de ná, y fumando a mi ritmito (aunque quede fatal decirlo). Si es que tengo un organismo que vale su peso en oro (y estaríamos hablando de muuucho oro).

Exactamente, y aunque resulte complejo de entender, si había cambiado de país, en esa foto ya estoy en el lado paquistaní, pero mirando a China, o sea, como si fuese a salir del primero y volver a entrar en el segundo. ¡¡Hay madre qué lío!!.

El caso es que me hacía una ilusión especial porque es una de esas cosas míticas que a todo viajero le encantaría conocer alguna vez. Sin tener la menor intención hasta un par de semanas antes, pude disfrutarlo, lo que me procuró una enorme satisfacción.

Y resulta que la parte china de la KKH, está en perfecto estado, bien asfaltada, más o menos ancha, o sea, muy bien y fácil de recorrer, pero, ¡¡ah, amigo!! entramos en Pakistán. El asfalto se termina justo en el torreón que veis en la foto y... si, el resto de la KKH hasta el final (muchos km. y dos jornadas para recorrerlos) da susto, pero susto de cojones narices en algunos tramos. Menos mal que una es un poco inconsciente y nunca ve el riesgo.

PD: Juan Luis, ya me dirás cómo supiste solo viendo aquella foto, que estaba en el lado paquistaní.

9.11.09

Un Bomboncito: Desierto de Gobi. China V

Mr. Li me despertó con un humeante cafelito y una sonrisa de satisfacción, porque yo había podido disfrutar aquel maravilloso cielo estrellado. Y el día estaba despejado, podría empaparme del amanecer.

El café y la manta me han sentado de maravilla para entrar en calor, por que al alba, en este desierto, el frío arrecia de escándalo.

La duna de enfrente comienza a tornar de color, es hora de subir a la cima. Esto es más alto y empinado de lo que parecía, pero llegaré y lo veré, a mi ritmito pero lo voy a conseguir.

La estrellita dorada comienza a teñir el cielo, las nubes, las montañas del horizonte, las dunas, está pintando todo el paisaje de lindos colores cambiantes. Y allí estábamos Mr. Li y yo, tumbados en casi vertical, asomando nuestras cabecillas por el borde de la duna y con la babilla brotando por la comisura del labio al contemplar semejante espectáculo.

Lo más divertido fue bajar aquella duna cantarina. No había tablas ni plásticos para tirarse así en plan sandboarding paletillo, pero la bajamos saltando y rodando como dos niños traviesos. Primero doy unos pasos para hacerle notar el sonido de la duna. Luego el, entre risas, pega un salto que hizo que aquello retumbara, yo creo que oyéndose casi en la ciudad. Entonces me hizo ver que era un fenómeno normal y salté yo también. Así comenzó el concurso de "quien da el salto más largo" y el "ruido más fuerte", hasta que, torpe de mí, en uno de los saltos caí y rodé un poco. Parece que a Li le gustó la idea y el resto de la duna lo bajamos rodando.

Después del ataque de risas, y sacudirnos los kilos de arena que se habían metido hasta por el último rincón de nuestro cuerpo, nos tomamos el último café. Estuvimos un par de horas paseando por los alrededores y jugando a dibujar cosas en la arena. Por último, recogimos el chiringuito, preparamos los dromedarios y ale, caminito de regreso.

La despedida de aquel hombre especial fue como la de un hermano al que estás estrechamente unido, pero hacía siglos que no veías y que probablemente no volverás a ver en tu vida. Rebosante de calma, pero con mucha energía, con un interior colmado de paz. Aquella corta, pero intensa experiencia me dejó bien recargadita para una temporada.

Compré mi billete de bus, comí algo y, cuando quise darme cuenta estaba echada en otro bus-cama que me llevaría a Turpan, la Ciudad de la Vid.

PD: Ya Sabéis el problema actual con las fotos de China, mis disculpas. En cuanto regrese actualizo todo esto y las añado.

8.11.09

Tonta del Bote III. Timos en Asia II.

Antes de entrar en el infierno (que sagerá que soy), una gorda gordísima que se me olvidó de Camboya y recuerdo que me costó un buen cabreo. Palacio Real en Phnom Phen. A la entrada te advierten de que tienes que llevar manga larga. Le digo que tengo mi pañuelo (como siempre) y vale, me venden el ticket. Me dirijo a los tornos, me pongo mi pañuelo atado en los puños a modo de mangas. He de decir que el pañuelo es enorme y que me cubre tanto o más que una chaqueta. Además es verde, o sea, que no se trasparenta. El hombre del torno, que me vio poner el pañuelo me frena el paso y me dice que está prohibido entrar sin mangas.

Vamos a ver chato, tú ves algún milímetro de la piel de mis brazos? (bueno, no se decir todo eso en inglés, pero le dije algo parecido). Insiste en que está prohibido ponerse el pañuelo, mostrándome un cartel con los dibujitos pertinentes. En la taquilla me han dicho que podía. Pues nada, va a ser que no se puede, pero, como amablemente me explicó el hombre, no hay problema porque ahí al ladito, dentro del recinto, te venden unas preciosas camisetas blancas (la talla más grande es XL vietnamita) con la colorista estampa del fastuoso palacio. En ese momento creí estallar de ira, pero no, me la comí. Regresé al hostal, que por suerte estaba cerca, con todo el martirio que supone ponerse una manga larga con nosecuantos grados a la sombra y nosecuanto porcentaje de humedad, que suda una solo de pensarlo, me cambié la camiseta y ahora si, llegué que parecía salir de una ducha vestida, pero entré sin pasar por el aro de comprar la horrible camiseta.

Sur de Vietnam, Saigón exactamente. Junio '09. Vamos a ir descendiendo entre las tinieblas, según subimos el país de sur a norte, hacia el lado más oscuro del ser humano. Primer hostal en el que me alojo. Tras un duro regateo conseguí mi habitación, que partía de 10$, por 6$ la noche, alegando que me quedaría unas tres noches o más. El tercer día empezaron con el boicot; que si no funciona la lavandería, que si restringen el horario de agua caliente, que si hay cortes inesperados de la red, que dieron paso a los cortes de luz, siempre en el momento más propicio. Resulta que cuando no tienen mucha clientela vale cualquiera para ocupar una habitación, pero empieza a subir la temporada y yo estoy ocupando el sitio de otro guiri que seguramente no regatee tanto. YA NO LES INTERESAS y se ponen tan contentos cuando dices que te vas a otro sitio.

Primer intento de viajar al Delta del Mekong. En la estación de autobuses, debí caerles gorda o algo, porque ni me dejaron subir a un bus cuasi vacío, ni me vendieron un billete de bus para el día siguiente. Discriminación por extranjera.

Desistí y decidí contratar una excursión de un par de días, eso ya fue la risa claro. Te cobran lo mismo si duermes en un hotel que si duermes con una familia local, en el suelo de una cabaña de madera a orillas del Mekong, de donde viene todo el agua que se usa en la "casa" y a donde van a parar todos los desechos (todos). El Mekong es también la ducha vespertina, que no sabes si es mejor meterte al agua o quedarte como estás. Claro que la convivencia con una familia local (que está hasta el moño de recibir turistas) no tiene precio.

Ya metiditos en el barco, y con el estómago lleno te dicen que el paseo por los canales de la ciudad no está incluido. O sea, que lo más interesante, una de las cosas que me motivaron a coger la excursión, resulta que tiene un precio adicional de 8$. Y claro, ya estás en el barco y eso es de lo más jugoso que tiene el tour, así que quién dice que no? NADIE. Todos a aflojar el extra.

Si te quedas en el hotel, ellos venden camas (no se cómo no lo aprendí entonces), con lo que a los que viajamos solos, nos usan de relleno de habitaciones. En esta ocasión me salió bien la jugada porque me cogí la excursión más barata y dije desde un principio que en habitación compartida, creo que por eso no me di del todo cuenta más adelante.

El segundo día de la excursión se va a visitar uno de los mercados flotantes que se hacen por allí, otra de las cosas más interesantes, y sobre la que me habían advertido que después de las 9:00 ya no hay nada (gracias Quique). La noche anterior, nos dice el guía que el desayuno se sirve a las 7:30 y que salimos a las 8:00 para tomar un barco que en una media hora, o algo más, nos lleva al mercado. Ves lo que te digo de la información previa, es más que conveniente en estos casos. Le digo que de eso nada de nada, que yo quiero desayunar a las 5:00 para estar en el mercado a las 6:30 como muy tarde, que es cuando se cuece todo el jolgorio de compra-venta, alegando que se, a ciencia cierta que a las 8:00 ya no queda nada interesante. O le dejo otra opción, que me den el desayuno a la vuelta, que todavía es pronto, y nos vamos antes. Ya me veía buscándome la vida para ir al mercado temprano, a pesar de haber pagado mi excursión, pero se me unieron otros tres viajeros y nos hicimos fuertes. Llegamos a un consenso horario con el resto de viajeros y pudimos disfrutar tanto del desayuno como del mercado en pleno auge. Aunque había que ver la carita de poema del guía, que le tocó madrugar más de lo que le apetecía.

Como habíamos madrugado, y éramos un grupo no muy amigo de hacer compritas y pararnos horas en las diversas fábricas donde te llevan con el único propósito de que consumas, resulta que llegábamos demasiado pronto a Ho Chi Ming, y nos tuvieron parados en alguna ciudad del camino, sin el menor interés, y sin ninguna explicación, durante más de hora y media. Más tarde nos enteramos que si llegan mucho antes de la hora correspondiente, les cae un buen puro por parte de la agencia, a parte de arriesgarse a que les toque hacer algún otro tour. Y claro los pobrecitos llegan demasiado cansados como para seguir trabajando.

Pero desde luego lo tienen montado más que bien. Los buses de largo recorrido no tienen ni estación, los turísticos claro, en los locales ya he dicho que me vetaron el acceso. No les hace falta porque te dejan (y recogen) en la zona turística de la ciudad, repleta de alojamientos, restaurantes, cafeterías y bares, perfectamente preparados para el turismo y, por supuesto a precio de turista (desorbitado). Prueba a salirte de esas cuatro manzanas de la ciudad y sentirás en tu propia piel los efectos de la discriminación más pura y descarada, sobre todo en cuanto al alojamiento se refiere.

Y, como las llama un amigo, las historias de terror del famoso y cruel Open Bus, las dejamos para el siguiente reporte.