10.10.05

Fuera de Ruta, Fin

-----Múltiples y diversos fueron los motivos que me hicieron abandonar la escritura de este diario, hace ya casi tres años.

-----Cada vez que pienso en la posibilidad de retomarlo, vibro de emoción. Fue para mi un viaje muy especial, no solo por el destino, que lo es en sí mismo, sino porque también constituyó mi bautismo como mochilera. Es el viaje en el que más he aprendido, el que más me ha aportado y el que recuerdo con más nostalgia, hasta la fecha.

-----Parece que ese momento de retorno, a la transcripción de mi diario de ruta, continúa sin llegar. Quién sabe? Igual algún ocioso día, quizá de esos que la jubilación nos regala, me decida a continuar con su redacción. Quizá me pueda surgir la publicación de un libro, y entonces me obligaría a reanudar el trabajo. Pero, ese momento, está por llegar.

-----Es por ello que quiero aparcar, de manera oficial, el ciclo Fuera de Ruta. Para esto, recopilando información distribuida por la red y dispersa por mi "disco duro fisiológico", paso a resumir algunas anécdotas y recuerdos.

-----*En Cairo.

------ El protagonismo lo adquiere mi, vamos a llamarle amigo, Mahdi. Este personaje que me regañaba por todo; por hacer mi viaje en solitario, por viajar con Fathi, por utilizar el metro en Cairo, por pretender ver "La Ciudad de los Muertos" (el afirmaba que estaba prohibido), por querer llamar al taxista Aladino (bien recomendado desde España), por irme al Sinaí con otros hombres, por hacerle fotos (que me borró de la cámara)....... En fin por casi todo me regañaba.

-----Incluso me encerró en el piso para que no saliera sin él. Era mi última mañana allí y había quedado a las ocho con unos conocidos, con los que me iba a la península del Sinaí. Yo me levanté, ducha, último repaso de la mochila y me disponía a salir cuando Mahdi despierta. Me dice que le espere y le digo que no, que no hace falta que me acompañe, mis amigos esperan abajo (son las ocho menos cuarto). No habló más, cerró la puerta y se guardó la llave. Ya podía yo decir lo que dijese, por sus santos coj... me iba a acompañar. Nunca me he sentido tan menospreciada. Pero fue un instante, rápidamente hice uso de mi empatía y comprendí que son años de cultura social y religiosa pesando sobre sus espaldas, lo que le llevaron a hacer eso. Eso que él entendía que debía hacer. Decidí ahorrar energías para seguir disfrutando de mi viaje, en vez de gastarlas en una pataleta que, justificada o no, de nada me habría servido. Y solo me costó un retraso de cinco minutos.

-----A mi regreso a España, ya avanzada la publicación de mi Fuera de Ruta, el destino quiso informarme sobre la causa del malestar permanente de Mahdi. Resulta que tenía una novia española, hacía ya dos años, a la que, evidentemente, estaba engañando. Solo espero, por el bien de esta chica, que terminase aquella maltrecha e interesada relación.

------ Una mención muy especial para el taxista Aladino. Sí, me cobró el primer día, tras un arduo regateo, pero hicimos buenas migas. Recorrido del día: Dashur (pirámides Roja y Romboidal), Ciudad de los Muertos, con paso fúnebre incluido, y un mercado local, que nada tiene que ver con el turístico Halili. Me invitó a pasar el día de su cumpleaños con su familia (sus dos mujeres y sus cinco hijos), navegando por el Nilo, en su pequeño barquito. Dado que trabaja en las taquillas del espectáculo de luz y sonido de las pirámides, me regaló la entrada. Me trató como a una hija, incluso a mi regreso al Cairo, desde el Sinaí, y sin saber lo del robo que sufrí, me llevó al aeropuerto, me regaló dos cartuchos de plata y una llave de la vida, y me compró zumos y chuches para el viaje, sin cobrarme por nada de ello.


Tarjeta de Aladino.


-----* En Sinaí.

------ En el largo viaje hasta Santa Catalina hicimos varias paradas: Ayum Musa, "Las Fuentes de Moises"; Hamman Farum Mal'un, "Los Baños del Faraón Maldito" (altamente recomendable); y Serabet El-Khamen, "Templo de Hathor".

------ Ascendimos el Yebel Musa, monte de Moises, por la tarde, para ver la puesta de sol. Dormimos arriba, al raso y vimos amanecer. Esta experiencia, más que recomendable, yo la calificaría de imprescindible.


-----* En Dahab.

------ Ras Abú-Galú (no se cómo se escribe, así lo pronunciaban ellos). Paradisíaco poblado beduino, para el snorkel, la pesca y la cata de esos coloridos peces.


Ras Abú-Galú

------ Cañones Coloreado y Blanco. Preciosa y activa excursión por el interior del desierto del Sinaí.


Cañón Coloreado.


Cañón Blanco.

------ Nadar y jugar con delfines indómitos, en su propio habitat, en el golfo de Aqaba, en otro poblado beduino cercano a Nuweiba.

------ Un robo. Yo me estaba duchando y alguien aprovechó la coyuntura para entrar en mi habitación del hostal-camping por la ventana y arrasar con todo lo que pudo. Menos mal que siempre llevo el pasaporte encima, incluso a la ducha. Lo cierto es que me descuidé. Llevaba 17 días viajando por Egipto y, en ningún momento sentí que esto pudiera suceder, más bien todo lo contrario. Me confié y dejé la ventana de un bajo abierta de par en par, y todas mis cosas dispersas por el cuarto. Y claro, sucedió. Pero, salvo por las fotos, casi lo agradezco. No, no es masoquismo, es que aprendí mucho gracias a esta situación. Me encontraba sin un céntimo, a 5 días y 600 km de mi vuelo a casa. Por supuesto el hostal se hizo cargo de mi alojamiento y alimentación, pero yo necesitaba volver al Cairo en 5 días, dormir allí una noche y llegar al aeropuerto. Y quería hacer las excursiones y actividades que me había propuesto. De nada me serviría lloriquear y lamentarme. Al salir de comisaría llegué a un trato con el dueño del hostal. Así ofertamos masajes a los turistas,(aquí y en otros hoteles). Nadie piense mal, soy fisioterapeuta. Con esto conseguí algo de liquidez. También traté con el chaval de una agencia de turismo y conseguí las excursiones, también a cambio de masajes. De modo que currando tres o cuatro horas al día logré todos mis objetivos.

-----A modo de complemento de este resumen, os dejo el vídeo que monté para el concurso de la vuelta al mundo.




2 comentarios:

  1. El video precioso y oirte hablar es un punto la verdad, le da un toque diferente

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sirio.

    Creo que al final quedó un poco cursi, pero ya sabes que fue un viaje muy especial para mi, y es difícil disimular tan intensos sentimientos de tan fantásticos recuerdos.

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos