17.10.05

Fuera de Ruta, día 2.

Miércoles, 31/9/05 -----El Cairo - Alejandría

-----Olvidé poner el despertador anoche, con lo que me despierta el intenso tráfico que ruge bajo mi balcón, sobre las 7:30, tarde para mis pretensiones de aprovechar todo el día en Alejandría, pero bueno, estoy de vacaciones.

-----SOS.... la ducha es un gotero..... tardo mogollón en ducharme con este cuentagotas, pero lo consigo.

-----Segunda pelea: las mochilas. Ayer se me rompió la bolsita de mano en el aeropuerto y tuve que comprar una mochila. Compré la más pequeña que encontré pero ahora a ver como me apaño...Cambio cosas, reubico... otra vez... la pequeña por delante..... no, mejor atrás...otra vez...tras mil vueltas y pruebas decido adosar la mochila pequeña a la grande reubicando algunas cosas para equilibrar el peso. Sea como sea, esta maldita mochila pesa como mil demonios.... ¡¡¡Dios mío!!!...¿¿¿seré capaz???.... y quería comprarme una más grande.... Mahdy va a tener un poquito de razón, debo estar loca. (Solo de recordarlo me duele la espalda).

-----Por fin, mochila a la espalda, salgo. En recepción me dan mi pasaporte y me dicen que el precio son 50 L.E., menos el descuento por reservar por internet, 45 L.E. (incluyendo las dos botellas de agua y un pequeño desayuno con un panecillo, un quesito, una mermelada, un huevo duro y el café), unos 6,50 €, les doy 8€, pues todavía no he cambiado, y se quedan tan contentos, incluso se ofrecen a sacarme el billete para Alejandría y llevarme la mochila a la estación, pero les digo que no, aunque me cueste prefiero hacerlo yo misma. ¡¡¡VAYA, PUES NO ME HAN CLAVADO!!!, es justo lo que dice mi guía de viaje (en adelante "mi trota" ya que es la guía "Trotamundos" de Salvat).

-----En arabenglish me explican cómo ir a la estación de trenes y con toda decisión y muchas ganas de mi aventura con el tren me lanzo a la calle. Bajo andando, no recordaba que ayer me subieron en ascensor.... 5 plantas y por fin la jauría..... Bullicio total en pleno centro de la ciudad... muchísimos coches, buses, micro y minibuses, muchísima gente, muchísimo ruido y muchísimo calor y..... eeeessssta mochiiiiiila.

-----Llego perfectamente a la estación que está a media vuelta de manzana. Lo primero a la oficina de información para preguntar por mi ventanilla, solo para confirmar que las indicaciones de mi trota son exactas. De allí a la ventanilla correspondiente (cada destino tiene una serie de ventanillas con sus letreros en árabe). Pido mi billete y ¡tonta de mi!, no aceptan €...olvidé cambiar dinerito.....¡¡ále...ahora al banco!! En la estación hay algún cajero y no se si banco (si lo hay no es para cambiar moneda) con lo que pregunto a un policía que me indica el banco de cambio más cercano. Yo pensaba que todos los bancos cambian moneda, pero no en todos lo hacen. Bueno, pues allá que voy. Cargada hasta las pestañas y dispuesta a comerme el mundo.

-----Llegar al banco supone cruzar 2 avenidas de unos 3 ó 4 carrilles (no se ven las rayas del asfalto) cada una, pero de veras que no me parece tan complicado. Para iniciarme, y dada la carga que llevo, me uno a la jauría que se hacen cómplices, me rodean y cruzamos todos juntos, cuando llegamos al otro extremo se dispersa todo el mundo sin darme apenas tiempo de dar las gracias.

-----En el banco ningún problema. Guardo a buen recaudo mi justificante del cambio y el fajo de billetes. He pedido que me den uno de 100 en billetes más pequeños y me lo han dado todo en billetes de 10, más los otros 6 de 100 (he cambiado 100€ / 706 L.E). Casi no me caben en el monedero y eso que traje uno grandecito porque ya me esperaba algo parecido.

-----Con todo mi fajo de libras regreso a la estación. Esta vez un poli fortuito ha parado el tráfico para que yo cruce..... si lo que de verdad me apetece es mezclarme y cruzar como pueda..... bueno, para la próxima. En la estación saco mi billete para el primer tren a Alejandría, que sale a las 12 y no queda primera clase con lo que iré en segunda con todos los cairotas y alejandrinos, genial, esto es lo que me gusta.

-----Me queda una hora y media, podría darme una vuelta pero la mochila pesa como 1.000 demonios, estoy cansada pues no he dormido muy bien y aquí hay cosas que me llaman la atención... decidido, me quedo. Busco mi andén, mejor dicho, pregunto por mi andén (los letreros están en árabe), me coloco cerca de donde creo que parará el tren, mochila al suelo, me siento sobre la parte del saco de dormir y a observar.

-----En mi andén de la estación, sentada sobre mi saco, me dedico a observar al personal. Saco mi diario para escribir un poco pero todo alrededor me distrae.

-----Me siento un poco "bicho raro" pues algunas miradas son espeluznantes, incluso de algunas mujeres. Uno de los consejos leídos era no mirar a los hombres a los ojos....lo que yo más temía pues me encanta hacerlo (con todas las personas), es más, no me gusta que no me miren a los ojos por ejemplo cuando me hablan,..... la mirada transmite mucho de cada uno y sobre todo de sus intenciones, ¿cómo podré evitarlo? ¿no sabré quien viene a ayudarme o quién a incordiar?.............lo siento, intento evitarlo, lo consigo en ocasiones, pero en otras....... soy observadora por naturaleza, mi debilidad es leer en los ojos, o al menos intentarlo.

-----Algunas mujeres son cómplices, otras envidian no sí si la vestimenta, no creo que la mochila (si no que prueben a cargarla), igual sí envidian lo que esta imagen supone..........LIBERTAD, INDEPENDENCIA, CAPACIDAD???, otras tienen mirada acusadora..... prefiero no pensar de qué.

-----En repetidas ocasiones (ya me están cansando un poco) algún que otro poli se acerca para ofrecerme su ayuda y a pesar que les digo que no necesito nada, se empeñan en ver el billete del tren, confirmarme que estoy en mi sitio e incluso alguno me invita a tomar un té que, aunque me apetece, prefiero eludir de momento, todavía guardo algo de desconfianza infundada en España, porque aquí, de momento todo el mundo me está tratando fenomenal.

-----Llega mi tren, me preparo, hay mucho alboroto y ningún turista. Un chico se ofrece a ayudarme con la mochila (anda que si se la suelto): -"no, gracias, puedo con ella (todo en inglés)....pero, perdona, ¿mi vagón y mi asiento?. El coge mi billete, me dice que es el mismo que el suyo y que le siga....... tarea difícil si el caballero cede el paso a la señorita.

-----Llegamos al vagón y a mi asiento, me ayuda a subir la mochila al maletero y se sienta a mi lado. Yo pienso: "¡¡¡Vaya casualidad!!!.... ¿será este su asiento de verdad o aquí cada uno se sienta donde quiere?...... pues eso, es como antiguamente en España, es decir, vas a tu asiento, si otro te viene mejor lo pillas y si alguien lo tiene asignado, pues vuelves al tuyo. Aparece un hombre, poli casualmente, que tiene el asiento de mi lado con lo que el chico, cuyo nombre no recuerdo) desaparece sin decir ni pío.

-----Nos encontramos alguna vez en el entrevagón para fumar pero no mediamos palabra. Por cierto, cada vez que voy al entrevagón a fumar, ya sea el revisor o cualquier otra persona, me ofrecen siempre un asientito que hay, pero yo quiero estirar un poco las piernas.

-----1ª parada: Sidi Gaber. Me espero porque sé que no es la mía pero estoy confusa, ya baja todo el mundo y veo al chico de antes al final de la cola. Vuelve a sentarse conmigo y me confirma que es la siguiente estación. Charlamos un rato, dentro de nuestras posibilidades o, mejor dicho, las de nuestro inglés. El va a trabajar, pero no he conseguido enterarme en qué trabaja. Llegamos a nuestra estación en el centro de Alejandría "Mars" en Midan El-Gumhuriya. Me ayuda con la mochila, me acompaña hasta un taxi y le da las explicaciones pertinentes y acuerda el precio (10 L.E.), me parece caro para lo cerca que está pero bueno, es el primero. Nos despedimos con mis correspondientes agradecimiento (que no propina).....ASÍ DA GUSTO.....pero......ha cometido "EL ERROR"..... ¿tienen todos que preguntarme si estoy casada?..... ¡¡¡Por favor, que llevo una alianza!!!!...... pues ni por esas.

-----El taxista me lleva al hotel que busco y me cobra lo pactado, sencillamente correcto, no hay propina, considero que esta hay que ganársela.

-----Por la callejuela busco el Hotel Normandía por la agradable acogida de la que habla mi trota pero en mi búsqueda me asalta un abuelete insistiendo enérgicamente en que vaya al hotel que el me dice, Union Hotel, que está muy limpio y es muy barato. Insiste tanto que decido acompañarle, no sé porqué pero me parece encantadora su forma de asediarme. Subimos a un quinto piso, planta en la que se encuentra el hotel. Vamos a recepción y me piden 80 L.E. (11,50 € aunque yo ya no hago el cambio, funciono en LE) por una habitación con baño, ventilador y vistas al mar, pero después de lo de anoche (que fueron 45 L.E.) me parece carísimo (ahora me parto de la risa). Me dan la opción de otra con ventilador pero baño común fuera y sin vista al mar por 45 L.E. (6,50 €) La veo, está limpia y el baño también, así que me la quedo. Trámites en recepción, 2 L.E. de propi para el abuelete y me voy a la habitación.

-----Ya en la habitación del hotel suelto la bendiiita mochila y me dispongo a salir. Indumentaria: piratas y manga cortita. Armada con bandolera (por supuesto con cartelito de la web, que no lo he dicho pero llevo uno en cada trasto; uno grande en la cabecera de la mochila de viaje; y uno pequeñito, doble, con mis datos en el interior, como las etiquetas de las maletas para los aeropuertos, plastificado y a modo de llavero en mochila de mano, bandolera de mano y bolsito de señorita para salir). Bueno como decía, armada con bandolera de mano, cámaras (fotos y vídeo), botellón de agua, en su correspondiente bolsa térmica, y lógicamente gafas de sol y cuidando no dejar nada de valor en la habitación, me lanzo a las calles de Alejandría.

-----Primer objetivo: conseguir mi billete de bus para Siwa, sé que debo sacarlo con un día de antelación y quisiera irme mañana, si hay nocturno mejor (me ahorro una noche de hotel). Primero voy a la Oficina de I. y Turismo, que me pilla muy cerca, y recojo toda la información posible sobre Alex (Alejandría) y sobre el bus para Siwa. Sinceramente no me han dicho nada que no sepa ya gracias a mi trota y a internet, aquí tenemos muy buena información de aquello, aunque me han dado un plano de Alex en árabe e inglés que, en cuanto aprenda, subiré a la web.

-----Necesito un taxi que hable inglés y pienso que la mejor idea es acercarme a la estación de tren, que también pilla cerca, para encontrar uno.

-----Por el camino empiezo a sufrir el asedio masculino. Decido no mirar a nada ni a nadie aunque me siento como un robot sin rumbo fijo. Disimulo mirando mi plano e intentando no perderme, pero el asedio aumenta por momentos. Por fin llego a la plaza que, aunque también está llena de tenderetes, está bastante más despejada y es más fácil de transitar. Ahora debo cruzar otra avenida y el parque para llegar a la estación. Hasta aquí he cruzado un montón de calles, unas más anchas y otras menos, y sin ni siquiera pensarlo, esto es más fácil de lo que contaban en la página, yo no me he dado ni cuenta cuando las cruzaba, solo hay que echarle morro, asegurarte de que te han visto y cruzar intentando no estorbar demasiado, si ellos no piensan para te avisan claramente.

-----Llego a la estación y hay tantos taxis que elijo uno con los ojos cerrados....PROMETO QUE LA PROXIMA LO HAGO CON ELLOS ABIERTÍSIMOS......más tarde entenderéis el porqué. Acordamos el precio para Sidi Gaber y vuelta, 20 L.E. (3 €), el tipo parece majo, aunque asusta de lo feo que es. En Sidi Gaber hay dos terminales de buses, ambos del año de María Castaña, la de Superjet y West Delta Bus Company, con algunos destinos distintos y distintos horarios. Para Siwa tengo que ir a West Delta.

-----En la taquilla de la terminal una fila considerable para sacar el billete que además no avanza nada. Intento hablar con alguien para asegurarme que es allí lo que quiero pues todos los carteles están en árabe, pero nadie habla inglés. Sólo hay una fila (una taquilla) y el taxista me dijo que era allí con que no me queda otra, a esperar. A los pocos (4 ó 5) minutos se me acerca un hombre con cara de querer ayudarme. Me dice que le siga pero yo desconfío, entonces el me dice en inglés que me dará mi billete, que dónde quiero ir., acepto y le sigo.

-----Me pasa detrás del mostrador, allí, delante de todos los egipcios que esperaban cola, me dice los horarios y ¡¡Mierda!! no hay bus nocturno, bueno pues el de las 14:00 y aprovecho la mañana en Alex. Me vende mi billete destino Siwa por 27 L.E. (4 €). Después me hace escribir mis datos en una especie de libro de registros solo para turistas pues había de todas las nacionalidades menos árabes y.... YA.......MISIÓN CUMPLIDA.... mañana viajaré a mi primer oasis....y, por cierto..... ¡¡¡VIVA LA DISCRIMINACIÓN POSITIVA!!! tanto para la mujer como para la inmigración.

-----Regreso a mi taxi para que me lleve al centro. El tipo parece interesado en explicarme cada cosa que llama mi atención. Debido a su amabilidad, a que chapurrea inglés (peor que yo y ya es decir) y dado que solo me queda esta tarde y mañana por la mañana, decido pedirle que me enseñe la ciudad (creo que aquí no hay costumbre de hacer esto como en El Cairo), y dice que sí.

-----Primero me lleva a ver la playa de La Cornisa, auténtica de los cairotas y alejandrinos. Me bajo para hacer unas fotos y observo que muy pocas mujeres están en el agua bañándose y las que lo hacen, completamente vestidas. Los hombres que hay bañándose lo hacen en pantalón corto (ni siquiera bañador) y la mayoría con camiseta, cuando menos curioso de ver. El Mediterráneo es todavía más sucio que en el Levante español y el día está algo nublado con lo que luce todavía menos.

Fuerte Qaitbey



-----Regreso al taxi y me invita a subir delante, algo que he hecho siempre en El Cairo, acepto encantada pues el video sale mejor desde este sitio y las fotos también. De allí a la Fortaleza del sultán Qaitbey, que está en la entrada del puerto, frente al mar, en el emplazamiento del famoso faro de Alejandría, una de las 7 maravillas del mundo, lástima que varios terremotos lo hundieran. En la Fortaleza hay un pequeño museo oceanográfico con expositores de cartón piedra, peces disecados, un esqueleto enorme de ballena, esponjas, grabados, fósiles de peces y esas cosas. Abre de 9:00 a 16:00 y de 17:00 a 23:00 en verano y la entrada cuesta 15 L.E. (2 €) por la mañana y 25 L.E. (3,50 €) por la tarde , curioso verdad, la mitad para los estudiantes y no te piden documentación, con decir que lo eres vale, al manos a mi. En esta fortaleza termina el paseo marítimo y empieza el puerto. Los hombres vienen a pescar, las gentes a pasear y hay puestos con peces disecados y esas cosillas turísticas......todo me recuerda muchísimo al levante español.

-----De nuevo al taxi, nos dirigimos hacia la Columna de Pompeyo, ¡¡qué divertido!!, cuando no nos entendemos sacamos nuestras guías nos enseñamos las fotos del siguiente monumento y alé, para allá que vamos.

-----De repente, por el rabillo del ojo percibo algo fuera de lo estrictamente normal.... creo que se está tocando...esto empieza a no gustarme nada......miro y ¡¡¡QUÉ COÑO TOCANDO!!!....¡¡¡EL TIPO SE HA SACADO LA MINGA!!!....¡¡¡SI, SI, SE HA SACADO LA MIGA, EL PENE, LA COLA, ....VAMOS LA POLLA!!! ....inmediatamente y en un perfecto inglés que no sé de donde me ha salido le digo que no me gusta nada lo que hace y que pare YA.... me contesta que mi hotel está más adelante....-"STOP NOW, STOP, STOP, STOP NOWWWWW", O ME PONGO A GRITAR COMO UNA LOCA........ -"No problem, no problem, dice el tío parando el taxi. Abro la puerta casi en marcha y literalmente me tiro del taxi mientras le oigo decir: "30 pounts"..... 30 hostias te voy a dar como no te marches..... me alejo sin hacerle ni caso, a paso bien ligero con dirección a mi hotel.

-----Poco a poco, camino del hotel, voy decelerando y pienso: "si me encierro en mi habitación ahora, con todo el disgusto, me va a costar un triunfo salir a la calle más tarde"..... No llego a subir, decido pasar de largo. No tengo miedo, solo siento asco, ¿por qué siempre tienen que pasarme a mi este tipo de cosas?. Poco a poco le voy restando importancia mientras continúo paseando.

-----Encuentro una plaza gigantesca, Midan El-Tahrir, con un grandísimo bazar que se desparrama por todas las calles contiguas a la plaza de forma temática; libros, papelería, ropas, tejidos, alimentos, de todo y sobre todo productos turísticos para los cairotas que veranean aquí... y lógicamente todos los demás turistas. Muchos sitios con comida, no sé qué hora es pero tengo muchísima hambre. Con lo que me gustan los bazares y el regateo debería encontrarme como pez en el agua pero todo me parece muy agobiante, tanto que ni siquiera me atrevo a comprar algo de comer con el hambre que tengo. Sobre todo los hombres, hasta me parece verles con cara de pene . Creo que no puedo seguir, he caminado demasiado y ya tengo una ampollita en el pie. Decido volver al hotel pero sigo diciéndome que mañana va a ser peor para salir de allí con lo que tomo una calesa que me asedia por el camino, pensando que si este también "se la saca" por lo menos no le veré ya que voy detrás.


Paseando por Alejandría.

-----Turistada total pero me siento un poquito más segura. Me lleva a dar una vuelta, hasta la Columna de Pompeyo, que era mi destino anterior, y volver. El camino discurre por el bazar de tejidos. Mucha gente me saluda y me dicen cosas, sobre todo cuando voy grabando, se dirigen a la cámara y me hace mucha gracia. Se nota que estoy mucho más tranquila. Unas fotos a la Columna u vuelta. Ha debido ser como una hora y media pero se me antoja eterna, creo que era mi obsesión pero me parecía un caballo muy lento, no se si es que quería hacer tiempo para cobrarme más. Total 20 L.E. y 2 de propi (3 €).


-----Camino un poquito hacia mi hotel por el paseo marítimo y compruebo que los hombres ya tienen cara de persona, es evidente que se me ha pasado el disgusto, comienzo a reírme conmigo misma, la verdad no era para tanto, solo una anécdota más, desaprensivos hay en todas partes y si te toca, saber afrontarlo y punto, ahora me siento mucho más fuerte y capaz. Creo que he hecho muy bien regañándole y no pagándole, incluso después me han dicho que debí avisar a la poli, pero la verdad, no tengo ganas de líos aunque puedo asegurar que ni su cara ni su cola se borrarán de mi memoria jamás, jajaja.

-----Ya hace un rato que anocheció, me voy a mi hotel, no sin antes comprar agua, y recuerdo que hoy no he comido, pero estoy verdaderamente cansada con lo que tiro de frutos secos que traje y barritas de sésamo con miel, que están deliciosas, sobre todo rebozadas con un poco de hambre. Más adelante descubriré que aquí las venden por todas partes, ¡¡¡qué bien, porque me encantan!!!

-----Tras las llamadas y SMS pertinentes a la familia y a Mahdy, por supuesto sin contarles nada de lo ocurrido, me dispongo a acostarme en una cama regular (aquí todos los colchones son de esponja), otra vez sin sábana encimera y con la almohada como una piedra (esto será así el resto del viaje). MAÑANA SERÁ OTRO DÍA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos