28.3.06

Diario Jordania, día -1

----- Lunes 06.03 Madrid.

-----Todavía no se muy bien por qué, pero me he decidido a aceptar la hospitalidad de Ahmed.

-----Por la tarde vamos a verle a su restaurante para decírselo. El hace una llamada de teléfono y me dice que está todo arreglado, que me recogerá su suegro en el aeropuerto a la hora prevista de llegada.

-----Claro, me he visto en la "obligación" de decirle si quería que llevase algo a su familia y, sin pensarlo un segundo, nos dice que si tenemos 15 minutos, que tiene que hacer unas compras. "No hay problema, nos quedamos a cenar y mientras haz lo que necesites."

-----Lo peor, lo que siempre todos (y yo la primera) desaconsejamos, volar con "equipaje" ajeno, estoy a punto de hacerlo por primera, y hasta la fecha, única vez en mi vida.

-----Pasado un buen rato me invita a pasar a la trastienda, para que yo misma pueda comprobar lo que mete en una pequeña maleta. Me la enseña vacía y me dice que si la quiero inspeccionar. Le he echado un vistazo, pero también me daba un poco de corte mostrar demasiada desconfianza. Ha metido un montón de cosas, me ha dado 300€ para ellos, 4000 liras sirias para mis gastos del primer día, para que no tenga que cambiar dinero, y esa maleta llena de regalos para su familia. Además de un montón de explicaciones y consejos.

-----No puedo negar la lógica intranquilidad que sufriría cualquier atisbo de sensatez, pero, no tengo muy claro por qué, me ha dado suficiente confianza para hacerlo, así que mañana volaré a Siria facturando una maleta que no es mía... Que sea lo que Dios quiera.


D., Ahmed y yo, en el restaurante de Ahmed.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos