15.3.06

Diario de Jordania, Día 13

Domingo 19.03.06 ----- Aqaba - Wadi Rum.

-----Nuevo cambio de planes. Hoy pensaba viajar desde Aqaba hasta Damasco de tirón, pero de nuevo Rebhe me convende con la golosina de otra noche de desierto... no puedo resistirlo, me encanta el desierto.

-----Hemos hecho algunas compras para el camping en el mercado de Aqaba y puesta a punto del jeep, previo a nuestro regreso al campamento de Wadi Rum.

-----Por el camino, ya en el desierto, nos hemos cruzado con un cuñado de Rebhe, que conduce una excursión a caballo y claro, ¿cómo no iba yo a apuntarme? El ayudante del cuñado se marcha con Rebhe al campamento y yo me quedo de excursión a caballo.

-----Antes de terminar la excursión, me dejan en casa de no se quién, que me va a llevar al campamento en dromedario. Por variedad que no quede.

-----Comida y siesta en el camping.

-----Ya por la tarde ayudo a preparar unaa cena típica beduina, Mensaf, porque esta noche viene "el abuelo" a contar historias, y aquí es como todo un acontecimiento.

-----Cena con especialidad beduina.... lógicamente, viene "el abuelo"... Mensaf es el nombre de este plato que cocinan para ocasiones especiales. Es carne de cordero sobre una base de arroz y piñones, rociado con una salsa de yogourt y lo que suelta el cordero y todo ello coronado con la boquiabierta cabeza del cordero. Lo sirven en una gran fuente y todos estamos sentados alrededor.

-----Primero pasan dos tipos con una palangana y una jarra de agua para lavarnos la manos. Después se come "aquello" a puñados (solo con la mano derecha) escurriendo el sobrante de salsa en la misma fuente para no "chorrear". Los ojos deben considerarse como algo super exquisito, porque se ofrecen siempre al invitado de honor... o sea, en este caso al abuelo... uffff, menos mal!!! Lo cierto es que está muy rico, recomiendo que lo probéis si tenéis ocasión.

-----Todo se le ofrece primero a los invitados de Mayor Honor, que son los beduinos más ancianos, después las mujeres y luego los de la casa.

-----Al terminar pasan de nuevo con el agua para lavarnos las manos, y comienzan las interminables rondas de café arabe (estremadamente fuerte y de sabor... vamos a decir especial) Lo sirven en pequeños cuenquitos, solo uno o dos deditos de café que se toman de un trago. Cuando uno no quiere más tiene que batir la mano, como en semicírculos, enérgicamente, con el microbasito. Si nos limitamos a extender el brazo para entregarlo, nos servirán otro café (me costó tres cafés aprenderlo (creo que no voy a dormir en un mes).

-----Después de las rondas de cafés comienzan las rondas de te y las "historias del abuelo", que se pasa horas contando cuentos para que los jóvenes aprendan de la vida. Así nos dan las tantas de la madrugada y, menos el abuelo que, cuando se le caía la cabeza se ha retirado a su tienda, todos los demas nos quedamos allí mismo a dormir. Dos guías, dos de otro campamento, tres beduinos más (que no se de donde han salido) Aúda, Rebhe (los dueños) y yo... o sea, en una jaima beduina compartida con 9 beduinos.

-----Antes de dormir me han traducido al inglés alguna de las historias del anciano.

-----Sin duda alguna... EL MEJOR DÍA DE TODO MI VIAJE... con diferencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate a compartir tus pensamientos