15.10.05

Fuera de Ruta, día 4.

Viernes, 2/9/’05 -----Siwa

-----Hoy me he levantado mucho más animada, tengo la agradable sensación de que todo va a salir bien y, tras arreglarme y desayunar las cosillas que Sana me dio anoche, me lanzo a las calles de Siwa en busca de la oficina de turismo. Doy varias vueltas pero no la encuentro y un chaval, que ya me ha parado 3 veces para intentar ayudarme, se ofrece de nuevo y me acompaña hasta la oficina. Va delante de mi, se acerca a la puerta, la toca y me dice que está cerrada, que hoy es viernes y Mahdy (el tipo que lleva la oficina) no está hasta por la tarde??? Bueno decido creerle, no se muy bien porqué, creo que me cae bien.

-----Por supuesto él se ofrece amablemente a enseñarme todos y cada uno de los puntos turísticos de la ¿¿¿ciudad???? A mi esto me parece un pueblecito encantador pero se empeñan en llamarlo “Ciudad de Siwa”. Accedo, pues debo verla y no quiero perder tiempo, además Fathi me ha caído bien, me parece un espabiladillo, me apetece montar en carreta de burro y qué mejor que un guía local para enseñarme todo.



Fathi Jr.


-----Primer destino Shali. Para llegar hasta el pie de la colina pasamos por el mercado, hoy es viernes y está muy animado. Multitud de puestos y tenderetes, en su mayoría de frutas y verduras pero también hay pollos y gallinas vivos y otros de carne (de ternera y cordero). Casi todos los tenderetes son “grandes” carretas donde los siwis exponen sus productos. Soy la única turista que circunda por aquí y llamo mucho la atención a todos que me miran extrañados y les hace gracia. Algunos solo miran, otros sonríen, algunos mercaderes me ofrecen sus productos y un par de ellos me han regalado una pera y algunos limoncillos de esos enanos, Fathi dice que son muy refrescantes y se come uno pero yo de momento no me animo.

-----Subimos andando a Shali. Es la antigua ciudad de Siwa, está en lo alto de una colina. Según lo que he leído, las lluvias –escasas y torrenciales- de 1926, arrasaron la fortaleza construida de un barro hecho con diversos materiales (sal, piedras de roca y arena), y sus habitantes, los bereberes, tuvieron que reconstruir sus casas, con materiales más resistentes, al pie del montículo (la Siwa actual). Esto es como una ciudad fantasma que sigue presidiendo a la actual. Fathi me advierte que tenga cuidado pues en algunos puntos el suelo no es muy estable y podría fastidiar el resto de mis vacaciones.


-----En lo alto de Shali está “el cementerio”, una pared de la montaña rocosa con tumbas escavadas en ella. Entramos en algunas.....¡¡¡qué fresquito!!!... yo me quedo!!!.... y desde el interior de una de las tumbas me embeleso con la vista de todo el oasis. Es inmenso, mayor de lo que imaginaba, y maravilloso. Desde aquí veo manantiales, el lago salado, casitas y muchas, muchísimas palmeras repletas de dátiles. Una agradable sensación de tranquilidad y parsimonia comienza a invadirme.


Tumbas escabadas en la roca.

-----Allí nos quedamos un rato charlando...... mi primer contacto con el hachís (como ellos dicen), Fathi me comenta que ha estado toda la noche de fiesta, algo que puedo comprobar en su cara de cansancio y en sus verdes ojos (cual esmeralda), inyectados en sangre. Me pregunta si “fumo” y le digo que solo en ocasiones muy especiales. Tiene una china y me ofrece pero no quiero, le digo que ahora no me apetece. Parece estar muy contento por haber conseguido su pequeña “china”. Le cuento mis intenciones de ver Siwa hoy y salir mañana hacia Bahariya, que es por lo que quiero hablar con Mahdi en la oficina de turismo, para que me aconseje sobre algún "lobo del desierto" que haga el viaje mañana.

-----Tras el ratito de relax, bajamos la colina para coger la carreta que está en su casa. Ya al lado de Kiko, el burro, le pregunto si puede enseñarme su casa.....-“¿es que pensabas irte sin ver mi casa y conocer a mi madre?”, me dice.


Kiko.

-----Entramos, una gran sala con viejas alfombras en el suelo que da paso a 3 dependencias, un dormitorio con alfombras en el suelo y 2 colchones de espuma también en el suelo, con una sola sábana y una colchita a los pies. Otro dormitorio igual pero con un solo colchón muy grande en el centro, un pequeño y viejo armario y una especie de cómoda. La tercera dependencia no tiene puerta, comunica con un patio donde la madre de Fathi está haciendo pan. Se presenta, la verdad, no parece muy simpática, creo que está algo enfadada con Fathi, pero me recibe con los brazos abiertos. Me da un pan recién hecho (está delicioso) y me enseña el patio, con un viejo fogón de leña donde cocina y muchos trastos. Me lleva a otra dependencia chiquitita que tiene una alacena pequeña y baja de madera a la que le falta una puerta y se pueden ver todos los cacharros desordenados en su interior. Por encima de la alacena mogolló de cacharros de cocina y otros, todos amontonados. En frente de la alacena dos grandes bidones contenedores de todo tipo de prendas de artesanía siwi que ella misma y su hija hacen para vender a los turistas. La mujer comienza a sacar chales, camisolas, pañoletas, pulseras, colgantes multiusos, adornos para los burros y las carretas, en fin, cuando me quiero dar cuenta ha volcado en el suelo los dos contenedores, le he comprado un bolsito multicolor por 10 L.E. (1,50 €) y me ha regalado un adorno de los que ponen en las carretas y/o burros, con borlas de lana de mil colores.


Madre de Fathi Jr.

-----En este punto es donde me doy cuenta que la oficina de turismo, posiblemente no estaría cerrada.... Ja!!!....¡¡¡Qué listillo este Fathi!!!. Pero bueno, para mí ha merecido mucho la pena.

-----Ya salimos con la justa reprimenda de la madre de Fathi a éste pues debe llevar días sin aparecer por casa.... en fin madres e hijos, ya se sabe..... Me subo en la carreta tirada por Kiko y....”arreando”... nunca mejor dicho. Tenemos que atravesar el centro del pueblo para llegar primero a mi hotel, debo ponerme el bikini por si pudiera bañarme, y de nuevo para llegar a la pista que enlaza templos, fuentes y manantiales.

Segundo destino: Templo del Oráculo. Dedicado al dios Amón. Alejandro Magno consultó el oráculo en el 331 a.C. porque quería saber si era el hijo de Zeus (Amón), el dios de los dioses. La respuesta obtuvo la información que buscaba. Antes de morir, dejó dicho que quería ser enterrado cerca de su padre (en Siwa). El morir en Babilonia, su cuerpo se trasladó en procesión hasta Egipto, y Ptolomeo ordenó que se le diera sepultura en Alejandría, la ciudad que había fundado. Pero el misterio subsiste, pues la tumba de Alejandría no se encontró jamás. La entrada 20 L.E., la mitad si eres estudiante, no necesito presentar ningún carnet, con decirlo vale (10 L.E.= 1,50 €). Muy poco es lo que queda del templo, en algunos puntos restaurado (de mala manera). Lo mejor.... las vistas del oasis y el lago salado.... que invitan a la meditación. Se contempla desde aquí el antiguo pueblo abandonado de Aghurmi, primer asentamiento del oasis.


Aghurmi.

-----Al bajar, en las escalerillas que suben al templo, 4 o 5 niñas con sus mantas extendidas, repletas de abalorios de artesanía me están esperando. No puedo remediarlo, me miran con esa carita, he comprado dos pulseras por 2 L.E. (0,30 €) y me regalan un abanico/pay-pay hecho de hoja de palma..... ¡¡como me gustaría saber hacer esto!!!

-----Proseguimos por el caminito de tierra, entre palmeras, olivos y acequias, de echo son famosos los dátiles de Siwa, no muy grandes pero deliciosos y sus aceitunas, que son de las gordas y las preparan.... a su manera....pero también deliciosas, incluso tienen una prensa aceitunera. Tercera parada: Templo de Umm Obayd, dedicado a Amón, o más bien lo que queda de él: un muro, eso sí conserva algunos grabados. Parece ser que un terremoto dañó su estructura en 1877 y un oficial egipcio mandó dinamitarlo en 1897 y con los bloques de piedra que quedaron hizo construir un cuartel y una mezquita......¡¡¡a eso se llama reciclar!!!....unas fotitos muy divertidas y seguimos.


Templo de Umm Obayd.

-----Cuarta parada: “Los Baños de Cleopatra”, una piscina construida de piedra, con unos megapeldaños para entrar, a la que mana el agua fresca que se elimina por un sistema de acequias para el riego. OOOOOHHHH!!!.....QUE PENA!!!.....NO PUEDO BAÑARME!!!.... hay unos chabales bañándose y jugando a tirarse al agua unos a otros y Fathi me dice que mejor que no me bañe.... ni vestida!!!, que hay otros muchos otros manantiales más limpios, pues, entre jóvenes..... se puede liar, con lo que prefiero aguantarme las ganas que tengo de meterme al agua. También hay una cafetería súper, pero súper, súper rústica.....todo de caña, mobiliario incluido, con antorchas y todo para la noche, es chulísima pero....está cerrada....¡¡¡claro bruta....no recuerdas que es viernes!?!?!. Bueno, una paradita táctica para dejar descansar a Kiko. Nos comemos la pera y un par de limones....lo cierto es que si que refrescan un montón.... sentados a la sombrita y disfrutando de los juegos de los chavales.


"Baños de Cleopatra"

-----Tras el descanso de Kiko, seguimos hacia el pueblo pero por un camino distinto, más estrecho..... tanto que puedo alcanzar dátiles y aceitunas con la boca!!!!... Este desemboca en una llanura al pie del jébel Dakrur, majestuosa montaña de tres colinas que ofrece una vista espectacular: por un lado, el palmeral y el templo del Oráculo; por el otro, la inmensidad desértica que rodea el oasis. Casi a sus pies nace el gran lago salado. Se distinguen los estratos de piedra que la forman por divinos colores que comprenden toda la gama de rosas y ocres. Los siwis creen que esta montaña encierra una mina de esmeraldas.....¡¡¡¡como sus ojos!!!......custodiada por un djinn (un genio malo). En octubre, con la luna llena, todos los siwis (unos 6.000) hombres y niños (la mujeres no están invitadas......qué lástima!!!) se agrupan durante tres días sobre el yébel Dakrur para celebrar la principal fiesta el oasis: “el festival de Siaha” (del turismo). La fiesta tiene lugar al final de la cosecha de dátiles, y sirve para descansar y conversar alrededor de la mesa en la que se come....lógicamente una mesa bajita y sentados en el suelo......

-----Durante los 3 meses de verano, al pie del yébel Dakrur, algunos médicos siwis establecen unos campamentos de curas basadas en los baños de arena, que alivian los dolores de quienes sufren reumatismo....... y muchas otras cosas....el calor es muy beneficioso para infinidad de dolencias. Las curas duran de 3 a 10 días, según el paciente, al que se cubre de arena durante unos 20 minutos y, después, al resguardo de las tiendas, se envuelve en toallas calientes. Esto es lo que vino a hacer Sana, que pena no poder probar.... bueno... para la próxima.

-----Ya de vuelta al pueblo hacemos varias miniparadas; una en la que Fathi se para a saludar a un amigo que va en su bici y de cuya cesta saca una granada y dos peras y me las da; otra para saludar a su hermana y a su sobrinilla (de unos 9 ó 10 meses)... preciosas las dos, por cierto....¡¡¡qué tierno!!!, se le cae la baba con su sobrina; otra en una tienda para comprar unas riendas nuevas para Kiko y de paso me trae dos panes de pita para la comida???....... este chaval (tiene 18 añitos, o eso me ha dicho) es de lo más majete.


Luel (hermana de Fathi Jr.) con su hija.

-----Llegados al pueblo le pido que me lleve otra vez a la oficina de turismo... el reniega un poco pero..... al fin y al cabo ya me tiene ganada..... con lo que por fin me lleva. Allí hablo con el tal Mahdy que, la verdad, no me ha parecido tan simpático como dice mi trota. Me da un plano del oasis y el mismo folleto que tengo en Madrid (me lo dieron en la ofi. de turismo allí) y me pone muchas pegas para ir a Bahariya, me dice que vuelva mañana por la mañana para hablar con él. No se, lo cierto es que no me ha convencido mucho pero bueno, ya veré. Al salir entraban dos polis y....¡¡¡ADIVINA!!!.... uno de ellos era Mohamed, el hijo de Sana, que, todo sea dicho, es muy majete y con ese uniforme blanco impoluto, mejora bastante. Mantenemos un instante de conversación y luego seguimos cada uno a lo nuestro.

-----Regreso con mi pequeño guía local para que me lleve al hotel a comer y descansar.... pero...... por el camino, encontramos a un amigo suyo, bastante mayor que él, Fathi también, vaya!!!....¡¡¡cómo distinguirlos!!!... Bueno a partir de ahora serán Fathi Junior y Fathi Senior......, Con el que ha hablado esta mañana sobre mi excursión a Bahariya, y nos dice que si quiero ir de excursión con ellos, o sea, él y otros dos turistas que van en su Jeep. Un chico egipcio de Alejandría, aunque es rubio y con cara totalmente europea, y una chica polaca. Ok, me apunto y nos vamos los 5 en el Jeep, ni sé con que dirección.

-----La excursión ha sido muy chula, aunque agotadora por el calor......¡¡¡y sin comer!!!.... no se ni qué hora era pero mi sistema digestivo está pidiendo. Primero hemos ido a “EL HOTEL” y lo escribo así porque lo utilizan incluso para visitas turísticas. Se llama “Adrere Amellal" (la “Montaña Blanca” en siwi) y es alucinante todo, la arquitectura (construido de barro) que representa perfectamente la arquitectura bereber del oasis, la atención, la ubicación, al pie de la Montaña Blanca, en medio de un oasis, con un amplio palmeral orilla de un lago de agua dulce y con manantial propio, el mobiliario completamente artesanal y por supuesto EL PRECIO...... 400 € por persona y noche en habitáculos compartidos.......es el que vi en un artículo del País Dominical justo antes de venir...... y desde luego si alguien se lo puede permitir.... yo no tendría la menor duda.

-----Después vamos a visitar el otro lado de la Montaña Blanca desierto a través con el 4x4 cacharroso. Está llena de oquedades que en su día fueron tumbas. Fathi Senior nos enseña donde se encontró la última momia y también la que fue la tumba de su abuelo... o eso nos ha contado.... con este sol, con este calor y tras subir unos 150 m. de montañita.... cuando uno entra en una tumba no quiere volver a salir.... al menos hasta que se ponga el sol.....

-----La chica polaca tiene contratada otra excursión, creo que a las 16:30 con otro guía pero Fathi Senior dice que todavía hay tiempo para pasar un momento por su casa para decirle no sé qué a su madre..... bueno, pues vamos..... si nos da tiempo......

-----La entrada es una especie de salón.... o lo que ellos utilizan como salón..... o sea un habitáculo diáfano, grande, con alfombras (normalmente bastante viejas) tapizando todo el suelo, cojines (unas veces de esponja muy dura y otras de lana....... mas duros todavía) al pie de las paredes formando una fila de asientos y otra de respaldos, y una ( en este caso) o varias mesitas bajas (entre media pierna y rodilla). Fathi nos invita a sentarnos para esperar al fresquito mientras el habla con su madre. Al momento aparece con dos botellas de agua ¡¡¡helada!!!..... otro ratillo y aparece de nuevo con un té con menta para cada uno y un montón de dátiles....¡¡¡están deliciosos!!!.... y, como digo siempre.... rebozados con un poquito de hambre, mejor todavía. Vuelve a ausentarse otro ratillo y ya viene para marcharnos, no sin antes ofrecernos unos limoncillos que....... yo ya me como las alfombras si hace falta...... ciertamente muy refrescantes, bastante menos ácidos de lo que esperaba y con muchísimo zumo. Gracias Fathi Senior, nos has proporcionado un rato de agradable tertulia para recuperar la temperatura corporal.

-----Por fin nos marchamos hacia el pueblo. Llegamos y ya estaban esperando a la chica polaca, nos despedimos y se marcha. También me despido del otro turista egipcio y de Fathi Senior con el que me encontraré esta noche para hablar del viaje a Bahariya. Fathi Junior y yo cogemos a Kiko con su carreta, me lleva hasta mi hotel y me dice que me deja 2 horas para descansar, así podremos llegar a tiempo del ocaso en Fatnas, a ver si por fin me puedo bañar en un manantial y ver esa maravillosa puesta de sol en el lago salado.

-----En la habitación ni siquiera recuerdo que no he comido en condiciones, estoy demasiado emocionada pues todos mis objetivos se están cumpliendo. Escribo un ratito mi diario y me echo a dormir.

-----Me despierta el teléfono.... menos mal que lo puse...... me visto y salgo.... no veo a Fathi Junior y eso que suele ser muy puntual.... se habrá dormido..... Echo a andar hacia el centro escuchando como alguien intenta llamar mi atención pero, como estoy curada de espanto decido ignorar las llamadas hasta que las tengo al lado de mi oreja.... pobrecillo, era Fathi J. que yo no le había visto pero estaba esperándome. Me recoge, le doy la explicación de porqué le ignoraba con las correspondientes disculpas y seguimos camino de Fatnas.

-----Al llegar hay chavales bañándose con lo que tengo que declinar mi idea, al menos para más tarde. Sigo a Fathi J. que me lleva hacia el borde de la isla para contemplar el atardecer. Cerca del manantial hay 4 ó 5 turistas más, en una especie de terraza preparada para observar el acontecimiento, con sillas de caña y rodeados de palmeras.

-----Pero Fathi no se para allí, se descalza, hago lo mismo y continuamos atravesando un pequeño arrollo y unas tierras embarradas y, pasando unos 200 metros de lo que supongo que en invierno se cubre de agua, llegamos a un riachuelo, algo estancadillo y me dice que si quiero acercarme más tengo que cruzarlo, la verdad, no huele muy bien y no se ve la profundidad, además los mosquitos hacen alarde de su gran familia con lo que decido verlo desde allí y no cruzar. Decidimos avanzar un poquito en dirección al lago salado pues una montaña se interpone, a medias entre Ra y nosotros y ahora puedo observar cómo los turistas que estaban sentados en la terracita se han animado y se acercan hacia nosotros..... normal, la vista desde aquí, sentados en la arena salada, es mucho más impresionante.

Puesta de Sol en Fatnas.

-----Ya estamos bien ubicados y me abandono al deleite de tan grandioso espectáculo. Ra se refleja en el lago cual hermoso lienzo. Ambos, Ra y su reflejo, se están aproximando hacia la sutil franja de la Madre Tierra que impedirá su unión completa. Los dos tocan tierra, uno desde la inmensidad celeste en la que hace gala de un embriagador abanico de colores cual cola de pavo real, y el otro desde el agua salada del gran lago sobre el que flota. La Madre tierra convierte la escena en ese amor imposible de alcanzar hasta que declina por engullirlos sumiéndose en una oscura noche sin luna, pero con millones de estrellas como fuegos artificiales para celebrar el evento.

Ocaso en Fatnas.

-----Una paz absoluta ha invadido todo mi cuerpo y se apodera de él mientras mi bello se eriza. La energía del lugar y del evento es casi palpable, me encuentro completamente recargada....... todo me da calambre, ¡¡¡incluso en el calambre de Kiko se ha visto la chispa!!!!......

-----Nos disponemos a regresar y un turista que había por allí con pinta de mochilero y al que ya ví ayer en la oficina de turismo se dirige a mi para hacer los inevitables comentarios al respecto. Tras una corta charla nos vamos al manantial donde no queda nadie y....¡¡¡por fin!!!.... podré bañarme. Pregunto a Fathi J. si me baño vestida por si viene alguien y me dice que ni se me ocurra, que no pasa nada....jajaja... este espabiladillo quiere verme los michelines.... lo cierto es que no hay nadie, es de noche y volver al pueblo con la ropa mojada no me apetece nada con lo que decido quedarme en bikini para mi bañito. El agua del manantial está más limpia que en los “Baños de Cleopatra” y más bien calentita.... a mi es que me gusta el agua fría.... (ya sabéis “bicho raro”)..... bueno, vamos a dejarlo en templada.

-----¡¡¡Qué bien me ha sentado!!!..... ¡¡¡cuántas ganas tenía de bañarme en uno de estos manantiales!!!... no ha sido muy largo pero sí refrescante y satisfactorio. Salgo y me voy a unos “aseos” cercanos para cambiar mi bikini empapado por la ropa interior. Cuando salgo Fathi J. ya me está esperando con Kiko y su “calesa” para regresar al pueblo. Por el camino, que hacemos completamente a oscuras.... este Kiko lo debe conocer de memoria...... mi cuerpo ha sido literalmente devorado por una gran familia de mosquitos..... bueno igual ha sido uno solo pero se ha debido empachar porque me ha puesto tibia.... menos mal que “mujer precavida vale por dos”.... After Bite que te crió y adiós al picor.

-----Llegando al pueblo Fathi J. me pregunta si quiero cenar...... pues va a ser que sí chatín.... tengo más hambre que Carracuca (¿quién sería este pobre hombre???)....... por fin mi primera comida en Egipto fuera de una habitación de hotel, tren, autobús o vehículo de locomoción cualquiera.... ¡¡¡qué ganas tengo!!!.

-----Por fin vamos al restaurante. Un poco turístico pero de lo más típico.... aquí se gastan poco en muebles...... alfombras, mesitas bajas y cojines por doquier. A la luz de las velas y con musiquita árabe pero suave de fondo, desde luego un marco muy acogedor y apacible.

-----De la carta mejor ni hablar, prefiero que pida Fathi J. que, por supuesto, viene a cenar conmigo pues hemos quedado aquí con Fathi Sénior, que no tarda mucho en venir, aunque él no quiere cenar. Un pequeño error, dejar que un chaval de 18 añitos pida. Como es lógico les encanta la comida occidental, o por lo menos les llama la atención, así que ha pedido pechugas de pollo rebozadas con patatas fritas y una ensalada. Bueno, no es un plato muy típico pero tampoco son frutos secos.

-----Mientras cocinan nos traen un karkadé, luego la cena entre fotos y conversación y claro.... el té con menta.

-----Tras ultimar detalles sobre mis próximos 4 días por estas tierras y acordar precios, actividades y demás.... exactamente lo que yo quería hacer (pero organizado desde aquí, cosa que me sorprende).... parece que va a ser posible. Si sale bien, esto va mejor de lo que podía esperar.

-----La cena para dos con ronda de Karkadé para 3 y dos rondas de té con dulces para 3 también, 35 L.E. (5€).... la verdad, allí me pareció caro pero ahora que hago el cambio...¡¡¡Madre mía!!!... si está regalado!!!..... creo que me hice perfectamente a la idea de lo de la libra y conseguí pensar en L.E. y no en €, cosa que posiblemente me ha beneficiado en muchos sentidos.

-----Nos despedimos de Fathi Senior hasta mañana que hemos quedado a las 9:00 y Fathi Junior me deja en el hotel y no quiere poner precio a sus servicios!!!, con lo que miro mi Trota que dice que suelen cobrar 15 L.E. por medio día y le doy 30 L.E. (4,30€) por todo el día.... más que completo y no estoy segura pero creo que le ha parecido bien.

-----Antes he dicho “si sale bien” porque Mahdy se muestra muy preocupado, incluso enfadado porque me voy a cruzar los desiertos durante 3 días con un desconocido.... para él.... y le veo con mucho miedo. No nos engañemos, esta actitud me ha dado que pensar.... si no se apunta nadie más seré yo sola con un guía local, 3 días por el desierto........ Pero lo pienso poco pues Fathi Sénior infunde en mi confianza, hoy nos ha tratado muy bien a todos y, aunque me ha preguntado la edad, todavía no me ha hecho “la pregunta” de si estoy casada, en todo el día. Además, todos los que iban en la excursión confiaban bastante en él, incluso un egipcio, yo creo que no tendré problemas, prefiero pensar así, pero igual mañana les digo a Mahdy y a Fathi Senior que si quieren hablar entre ellos, así Mahdy se queda tranquilo, Fathi S. se pone las pilas y yo como una reina.

-----De todas formas echaré un rezo esta noche y la diré a mami que siga con las velas para que alguien más venga a la excursión con nosotros, esto siempre tranquiliza.



1 comentario:

  1. lo que estás haciendo es fascinante, tu blog es una aventura viva, una gozada

    mucha suerte

    santiago

    ResponderEliminar

Anímate a compartir tus pensamientos